Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

La otra cara de la

Todos estamos asistiendo al bombardeo que los medios de comunicación, asociaciones, colectivos y demás instituciones públicas están llevando a cabo en la lucha contra los maltratos que reciben muchas mujeres por parte de su pareja.

....................................

Luchemos pues contra la violencia!!, pero hagámoslo de una forma justa y racional, luchemos contra todo tipo de violencia. Elaboremos leyes adecuadas para todos, porque cualquiera de nosotros, sea hombre o mujer, puede ser víctima de una persona violenta.

Estrella Marín Bonilla

Publicado el

Lo que en un inicio se planteó como una fuerte apuesta por defender los derechos y la integridad de las mujeres que son fruto de la violencia tanto física como psicológica por parte de su cónyuge, se ha salido de todo rumbo lógico convirtiéndose en una lucha desenfrenada y caótica contra la violencia de género que ha sido abanderada por aquellos a los que les encantan la posturas radicales, convirtiendo los tribunales de justicia en un campo de batalla sin sentido, y donde han conseguido cargarse de un plumazo uno de los derechos fundamentales de todo individuo, “la presunción de inocencia”.

Creo que estás personas han olvidado que el fin no justifica los medios, creo que implantar una ley en esos términos exclusivamente para ayudar a este porcentaje de mujeres a salir de esa situación, se ha convertido en una terrible trampa, en un arma de doble filo, que deja un enorme vacío legal, invitando de forma desenfrenada a otro porcentaje aún mayor de mujeres que no son victimas sino verdugos que se mofan de sus nuevos y extralimitados derechos adquiridos para arruinarle la vida a sus ex parejas de forma gratuita en beneficio propio y nunca mejor dicho, con todas las de la ley.

Este cada vez mayor porcentaje de mujeres, que parecen no tienen nada más provechoso que hacer, se pasean por los pasillos de juzgados y dependencias policiales repartiendo a diestro y siniestro falsas denuncias por delitos graves con toda la seguridad de que pueden hacer con esta nueva ley prácticamente lo que se les antoje.