Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Dan la custodia de los hijos al padre porque la madre trabaja por las tardes y no puede atenderlos

Sábado, 17 de mayo de 2003
Efe BARCELONA.
La Audiencia de Barcelona ha invertido la tendencia de otorgar la guarda de los hijos a la madre en caso de separación y en esta ocasión se la ha dado al padre porque dispone de más tiempo para atender a los niños ya que la madre trabaja por las tardes, cuando los críos ya han salido del colegio.

Publicado el

En su sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal afirma que, con esta decisión, no se está castigando a la madre por el hecho de tener que trabajar al señalar que «la atención personal a los menores es importante, pero el trabajo lo es incluso más porque constituye el medio de vida imprescindible, al que todos debemos aplicarnos de manera ineludible».

En la sentencia, el tribunal reitera que, al conceder la guarda al padre, no se está poniendo en cuestión el papel de la madre ni que haya actuado mal con sus hijos pues, agregan, «las cosas son más sencillas: el padre tiene más tiempo para encargarse de los hijos».

El caso era especialmente delicado pues la mujer acusaba al padre de poner a sus hijos en su contra al decirles que era una mala madre para ellos, mientras que el hombre acusaba a su ex mujer de no prestar la atención debida a los niños, dejándolos muchas veces al cuidado de los abuelos.

Un tercer aspecto valorado por los jueces es que el hijo mayor, A., ha dicho repetidamente que quiere por igual a sus padres pero «prefiere estar con su padre».

«Debe perfectamente claro -dicen los jueces- que la voluntad del niño no es el factor más determinante en este caso, dada su corta edad, ni su madre debe pensar que ha sido la voluntad del niño el factor decisivo, ni debe transmitirse al menor ninguna sensación de responsabilidad en este punto, porque sería especialmente pernicioso ya que daría al niño una sensación de poder que sería completamente contraproducente para su adecuada formación».