Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Golpe a la discriminación

DIARIO DE BURGOS
Burgos Capital : 31/08/2002
El nuevo CEIS comienza su andadura con la incorporación de seis mujeres
Es uno de los primeros centros de acogida de carácter mixto que existen en España

Publicado el

Hace ya mes y medio que los usuarios de las nuevas instalaciones del Centro de Integración Social (CEIS) comenzaron a ocuparlas cerrando, así, una travesía de más de cuatro años de polémicas y obras «interminables».

[Angélica González/Burgos ].
En los próximos meses el Centro de Integración Social, ubicado en la calle Manuel Altolaguirre, comenzará a recibir a mujeres «sin techo».
La configuración mixta es una de las singularidades de este recurso social que fue inaugurado el pasado 17 de junio y que trabaja por la reinserción de aquellas personas que se han quedado «fuera» de la sociedad.
En la actualidad hay seis mujeres conformando una lista de espera.
Estos casos se comenzarán a estudiar en breve.

La dinámica de trabajo que va a seguirse con el sector femenino es idéntica a la que se lleva a cabo desde el principio con cualquier usuario masculino, según explicó el director del centro, Miguel Santos.
En principio se desarrollará un periodo de observación en el que tanto la interesada como los trabajadores del CEIS constatarán si es adecuado el ingreso y si ella se acomodará a la dinámica de trabajo.
Desde el primer momento participarán en los talleres y en la actividad habitual; posteriormente, tras un informe del asistente social y el psicólogo se tomará una decisión.

El CEIS de Burgos se convertirá así en uno de los primeros centros de acogida mixtos que existen en España:
«Hasta ahora, el local que ocupábamos no permitía esta diferenciación pero ahora, como tenemos cuatro alas, una de ellas la vamos a destinar al ingreso de mujeres, que suponen un diez por ciento de los «sin techo» que existen en España.
Este espacio nos va a permitir también poder atender a un perfil más variado de usuarios e incluir a personas con enfermedad mental».

El nuevo edificio tiene una capacidad de 46 plazas de las que, por el momento, están ocupadas 30. Santos cree que lo ideal para su buen funcionamiento es que no se encuentre saturado. Por otro lado, asegura que está prestando servicio a la práctica totalidad de la población a la que va dirigido:
«Es verdad que hay gente que se queda fuera pero suponen un porcentaje mínimo. Hay personas que no se adaptan porque el CEIS no es un centro de baja exigencia sino que, al contrario, busca la inserción y esto pasa porque tienen que someterse a un horario, abandonar prácticas insanas y para ellos esto es muy difícil».

fin de los transeúntes. Miguel Santos considera que el transeuntismo -una práctica que solo se da en España- está llegando a su fin.
La existencia del centros como el que dirige, que buscan la integración, evita que los «sin techo» vayan de una ciudad a otra, circunstancia que se producía por la negativa de los albergues a alojarlos más de tres días y el impedimento de que volvieran en los tres meses siguientes, por lo que no les quedaba otra opción que cambiar de ciudad.