Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Golpe a la discriminación

DIARIO DE BURGOS
Burgos Capital : 31/08/2002
El nuevo CEIS comienza su andadura con la incorporación de seis mujeres
Es uno de los primeros centros de acogida de carácter mixto que existen en España

Publicado el

«No quiero que esto se entienda como una crítica a los albergues ni mucho menos porque creo que han hecho un trabajo impresionante pero sí que es cierto que son necesarios más centros como el nuestro y más programas con el objetivo de la integración».

En cuanto a los resultados que se obtienen con los programas, en el CEIS calculan el nivel de éxito por el grado de cumplimiento de los objetivos que cada interno se plantea:
«No somos muy amigos de los datos fríos.
Si alguien se marca como objetivo acudir diariamente a los talleres y lo cumple, eso ya es un éxito. Ahí manejamos una cifra de un 55%, que no quiere decir que más de la mitad de los internos salga y haga una vida normal, ni mucho menos», asegura Miguel Santos.

PARA OTRA VEZ, CONSENSO POLÍTICO PREVIO. El anuncio de la construcción del Centro de Integración Social en el G-3 hizo brotar una de las reacciones xenófobas más importantes de las que se ha tenido conocimiento en la ciudad. Los vecinos se negaban a vivir junto a un lugar de estas características y así lo hicieron saber mediante manifestaciones muy ruidosas.
Luego, aprovechando la campaña electoral del 99, se hicieron con la promesa socialista de cambiar de ubicación el CEIS que finalmente -y al contrario de lo que suele ocurrir con las promesas electorales- fue cumplida para enfado de quienes recibieron aquel proyecto «maldito», los habitantes del Gamonal Norte.

El director, Miguel Santos, dice que aún no puede creerse que la población burgalesa sea tan insolidaria como se vio entonces:
«También creo que nosotros no supimos informar bien a la población del alcance que tenía este lugar. Creo que lo intentamos pero una vez que la gente decide no escuchar ya no puedes hacer nada.
De todo esto pienso que se saca una lección muy clara: la próxima vez que se vaya a hacer un centro social, hay que conseguir un consenso político previo».