Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

El "mujerismo"

Fernando, yo no estoy de acuerdo en nada con este articulo; este señor desconoce por completo a las mujeres; confunde "criticonas" (esa es la palabra justa) con mujeres a las cuales les gusta reunirse o ver programas del corazón.

Las revistas a las que alude son eminentemente "feministas", ponen a los hombres a caer de un burro y se pasan media revista hablando de sexo.

Publicado el

Es cierto que hay mujeres que critican a otras ferozmente, es mas, cuanto menos "mona" es una mujer mas habla de la que es mas agraciada, pero eso no es mujerismo, eso es envidia.

El que una mujer acepte que le gusta ser femenina, que le gusta llorar a moco tendido viendo "lo que el viento se llevó", que le gusta arreglarse, que disfruta criando a sus hijos (a veces, que todo cansa y toda persona necesita un respiro), que le divierten los programas del corazón, que le gustan las plantas o ir de compras, no significa en ningún caso que renuncie a su independencia como ser humano, ni que esté en contra de otras mujeres.

El que una mujer hoy en día admita que sus gustos y comportamientos son distintos de los de los hombres, que no le importa ser ama de casa, que tiene tiempo para reunirse con amigos y familiares y no le da la real gana dejar que sus hijos los críen chachas o abuelos, que no anda siempre corriendo de un lado a otro (eso demuestra lo importante que es y lo ocupada que está), eso está seriamente penalizado; no entra dentro de los modelos de mujer que quieren imponernos.

Mujeres "criticonas" y envidiosas las hay de todas las ideologías, feministas o machistas, amas de casa, abogadas, políticas o médicas, porque el mal sentir no va unido a ninguna ideología, clase social, sexo ni ocupación, eso pertenece a los sentimientos íntimos de cada ser humano.

De hecho son las feministas las que se contradicen, defienden la libertad, pero penalizan a la mujer que desea quedarse en casa, coartan su libertad por no querer ser tan esclavas como ellas de la ambición, del stres, de la competencia del mundo laboral; ensalzan la maternidad, pero nos penalizan por ser madres y encontrarnos a gusto en ese papel. Si te obligan a ser libre no te dejan serlo, y esa es su incongruencia; el verdadero respeto se basa en dejar que cada uno elija su camino sin criticas ni coacciones.

Son las feministas las que parecen tenerle un miedo cerval a que se muestre la belleza femenina, las que se escandalizan cuando en un anuncio aparece un cuerpo desnudo porque aducen que se utiliza el cuerpo de la mujer como reclamo; de alguna manera parecen viejas de pueblo de esas que te critican cuando te pones una minifalda.

La mujer que realmente no tiene complejos no ve en esto una ofensa, como tampoco lo ve en un cuerpo denudo cuando este es masculino ¿Que importancia tiene que una marca de ron enseñe el cuerpo bellísimo de una mujer para vender su producto? es como acusar a Goya de querer vender mas cuadros por pintar La maja desnuda, o a Rubens por pintar Las tres Gracias. Es un puritanismo absurdo que pretende que las mujeres volvamos a esconder nuestros cuerpos como si fueran un pecado los dones que la naturaleza nos ha dado generosamente.

A las mujeres quieren robarnos nuestra recién adquirida independencia, durante siglos los hombres nos han protegido en exceso y tratado como a menores de edad eternas, no se si realmente por ansia de dominación o porque estaban convencidos de nuestra debilidad y delicadeza, ahora tenemos que soportar que los progresistas, las feministas y los que dicen entendernos y defendernos sigan por el mismo camino; dicen que tenemos que ser autosuficientes, pero nos despojan de nuestra esencia, de nuestra naturaleza, nos repiten que somos débiles, que hay que protegernos; pretenden convencernos que no nos gusta hacer aquellas cosas en las que encontramos placer porque no están dentro de sus expectativas, quieren crear un nuevo ser humano que no es una mujer.

Creo que algunas mujeres necesitamos un nuevo movimiento que nos reivindique, que reafirme nuestro derecho a ser como somos. Yo digo que me gusta ir de compras, y pintarme, y hablar con mis amigas, y tomarme un café y criar a mis hijos, y ver programas del corazón, me encanta pegarme una buena llantina viendo una película de amor; pero además, me gustan los debates políticos, me gusta estar bien informada, disfruto leyendo, me gusta aprender, no me asusta hablar de sexo, no me turba un cuerpo desnudo sea este femenino o masculino, no me siento débil ni creo que nadie tenga que protegerme, aunque reconozco que necesito tener personas a mi alrededor, porque soy humana y los humanos vivimos en clanes desde la prehistoria; y lo mas importante, respeto igual a un hombre que a una mujer, a un amo o ama de casa que a un príncipe, profesora o médico.

Esas mujeres también existimos, somos la mayoría y quiero reivindicarlas; y no somos ni feministas ni mujeristas, somos mujeres a secas, que es ser mucho.

Un saludo

Rosana