Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Información a los hijos

Es necesario informar a los hijos de la futura separación. ¿Cómo hacerlo?. El Gabinete SEIVA nos proporciona una guía.

Publicado el

INFORMACIÓN A LOS HIJOS SOBRE EL DIVORCIO INMINENTE DE LOS PADRES

Es deseable que los padres que han decidido divorciarse se reúnan de antemano con sus hijos para ponerles en antecedentes de lo que va a suceder. Es apropiado preparar el encuentro con los hijos entre 7 y 10 días antes de la ruptura familiar si tienen menos de 5 años, uno o dos meses antes si la edad es entre 5 y 8 y con más antelación si los hijos son más mayores. En esta reunión debe hablarse de los siguientes puntos:
1.- Los padres ya no pueden convivir de forma pacífica el uno con el otro y por tanto han decidido divorciarse y vivir en casas separadas. Dejarán de ser marido y mujer. El divorcio no se produce por nada que los hijos hayan hecho; ellos no son responsables de la situación.
2.- Los padres tienen la intención de seguir funcionando de forma estable como padre y madre para sus hijos durante el resto de sus vidas. (incluso en el caso de que se vuelvan a casar y tuvieran hijos en el nuevo matrimonio.)
3.- Los hijos vivirán la mayor parte del tiempo con la madre (o con el padre si éste detentara la custodia) y visitarán al padre de forma regular todas las semanas. Los padres desean que los hijos sigan manteniendo una buena relación con ambos. Ellos saben que los hijos necesitan un vínculo estable con los padres para poder tener un desarrollo y crecimiento saludables.
4.- El divorcio es permanente. Incluso si en el futuro los padres se llevaran de forma amigable el uno con el otro, continuarían viviendo separados.

 5.- Los padres piensan que quizás los hijos se opondrán al divorcio, esa decisión no está en sus manos y nada pueden hacer ellos para alterarla.
6.- Los padres comprenden que los hijos reaccionen a esta mala nueva con miedo, confusión, ansiedad, inseguridad o cólera. Los padres les ayudarán a resolver estos sentimientos y manejarlos.
7.- Habida cuenta la alta tasa de divorcios, los hijos no deben sentirse avergonzados porque sus padres se hayan divorciado. Se trata de un problema privado, pero a los hijos les será más fácil superar la situación si pudieran hablar con sus amigos íntimos, con sus profesores y conseguir orientación y apoyo.
8.- Es importante que los hijos no traten de intervenir en las peleas entre los padres. Los hijos no deben tomar partido. Los padres ya no se aman, pero ambos continúan amando a sus hijos y les seguirán amando en el futuro. Cada padre hará lo que esté en sus manos para que los hijos puedan seguir amando al otro padre.
9.- Los padres no desean que los hijos se conviertan en portadores de mensajes entre ellos. Prometiendo no utilizarles para enviarse mensajes.
10.- Los padres desean explicar estos problemas en detalle, y bien juntos o bien por separado retomarán en algún otro momento de la siguientes semanas la discusión. Los padres saben que para los hijos será difícil comprender y aceptar los hechos, y que les llevará una cierto tiempo aceptar la ruptura y reajustarse a la nueva situación.