Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

ESTUDIOS ESPAÑOLES sobre violencia de pareja

(La realidad de la violencia de pareja en España)

Aunque apenas han recibido atención mediática, los estudios españoles sobre violencia de pareja que tienen en cuenta los comportamientos de hombres y mujeres son relativamente numerosos. En esta página se reseñan 38 estudios de ese tipo realizados en España. Como puede verse, los resultados de esos estudios empíricos son absolutamente incompatibles con el postulado ideológico en que se basa la legislación española vigente en la materia (Ley Orgánica 1/2004), que sólo prevé la violencia unidireccional del hombre contra la mujer.

  1. Cáceres Carrasco, J. (2004): Violencia física, psicológica y sexual en el ámbito de la pareja: papel del contexto (Clínica y Salud, vol. 15: 33-54) - Estudio basado en una muestra clínica de 166 personas (76 hombres y 90 mujeres) derivadas a un centro de salud mental por haber experimentado algún tipo de trastorno psicopatológico relacionado con problemática de pareja o proceso de separación. El 16,41% de la violencia física fue sufrida por las mujeres, y el 10,33% por los hombres.

  2. Cáceres Carrasco, J. (2011): Abuso y violencia en las relaciones de pareja(Behavioral Psychology / Psicología Conductual, Vol. 19, Nº 1, 2011, pp. 91-116) - Se analiza el grado de abuso/violencia de pareja en 433 personas (219 mujeres y 214 hombres; edad media, 48 y 51 años; años de matrimonio, 24 y 23 años como promedio) que acudieron al Departamento de Psicología del Centro de la Red de Salud Mental de Navarra por dificultades en las relaciones de pareja en el período comprendido entre los años 2003 y 2009. En lo que respecta a la violencia física, el 5,7% de los hombres y el 4,95% de las mujeres de declaran agresores; y el 4,9% de los hombres y el 10,1 de las mujeres se declaran víctimas. El 1,3% de los hombres y el 6,7% de las mujeres declaran haber requerido asistencia médica.

  3. Cáceres, A. y Cáceres, J. (2006): Violencia en relaciones íntimas en dos etapas evolutivas (International Journal of Clinical and Health Psychology, Vol. 6, Nº 2, pp. 271-284) - En este estudio se analiza la frecuencia y la intensidad de violencia física, psicológica y sexual de la que manifiestan haber sido objeto hombres y mujeres en el contexto de una relación íntima. La muestra consta de 15 parejas de novios universitarios y 15 parejas de casados derivados a un centro de salud mental tras haber experimentado algún tipo de estrés relacionado con problemas de pareja. "Las medias de puntuaciones de violencia física y psicológica son bajas entre los novios, pero muy elevadas entre maridos y mujeres ... Sin embargo, ninguna dimensión es diferente con significación estadística, entre hombre y mujer." (Pág. 278 y tabla 3).

  4. Calvete, E., Orue, I., Gamez-Guadix, M. y López de Arroyabe, E. (2014): Social Information Processing in Dating Conflicts: Reciprocal Relationships With Dating Aggression in a One-Year Prospective Study (Journal of Interpersonal Violence, DOI: 10.1177/0886260514564160) - Estudio basado en una muestra de 1.272 alumnos de enseñanza secundaria (653 chicas y 619 chicos) de Vizcaya, de edades comprendidas entre los 13 y los 17 años. Se midieron las agresiones de pareja en dos fases (T1 y T2) separadas por un intervalo de un año. Las chicas presentaron tasas más altas de agresión psicológica en T1 y T2 y de agresión física en T2, mientras que los chicos presentaron tasas más elevadas de agresión sexual tanto en T1 como en T2.

  5. Corral, S. (2009): Estudio de la violencia en el noviazgo en jóvenes universitarios/as: cronicidad, severidad y mutualidad de las conductas violentas(Psicopatología Clínica Legal y Forense, Vol. 9, pp. 29-48) - En el estudio participaron 1081 estudiantes universitarios/as solteros/as, con edades entre 18 y 30 años de la provincia de Bizkaia. Mediante las Escalas Revisadas de Tácticas para Conflictos (CTS2) se midió la cronicidad, la severidad y la mutualidad de las agresiones. En cuanto a la cronicidad (número de veces que se realizan las agresiones), los resultados son bastante similares para todos los tipos de agresiones, salvo la victimización por violencia grave, que las mujeres se atribuyen en mayor proporción. En cuanto a la gravedad de las agresiones, los hombres registran mayores niveles de victimización, tanto para la violencia leve como para la violencia grave (ver anexo 1). En lo que respecta a la mutualidad de la violencia física, los porcentajes de perpetración unilateral declarados por los hombres son muy inferiores a los declarados por las mujeres, tanto para la violencia total (hombres: 11,9%; mujeres: 40,9%) como para la violencia grave (hombres: 13,3%; mujeres: 45,7%). Y los porcentajes de victimización unilateral declarados por los hombres son claramente superiores a los declarados por las mujeres, tanto para la violencia total (hombres: 22,5%; mujeres:10,7%) como para la violencia grave (hombres: 46,7 %; mujeres: 22,9%). La autora concluye que "las mujeres tienen 8.10 veces más probabilidades que los hombres (IC=2.97–22.12) de estar en una relación en la que el perpetrador de violencia física son ellas mismas, comparado con una relación en la que el perpetrador es solamente la pareja".

  6. Corral, S. y Calvete, E. (2006): Evaluación de la violencia en las relaciones de pareja mediante las escalas de tácticas para conflictos: estructura factorial y diferencias de género en jóvenes (Psicología Conductual, Vol. 14, Nº 2, 2006, pp. 215-233) - En el estudio participaron 1.130 estudiantes universitarios/as de diversas universidades del País Vasco, todos ellos del Campus de Bizkaia, con edades comprendidas entre los 18 y 30 años. En cuanto a la violencia física total, los porcentajes obtenidos para mujeres y hombres en victimización fueron similares (18,7% para las mujeres y 16,8% para los hombres), pero no lo son para violencia ejercida, dónde las mujeres reconocieron en mayor número de casos haber ejercido este tipo de violencia física hacia sus parejas (27,7% para las mujeres y 14,4% para los hombres). La misma pauta se refleja en las tasas de victimización por agresiones físicas graves, que son del 4% para las mujeres y del 3,5% para los hombres; y en las tasas de perpetración de agresiones físicas graves, que son del 5,8% para las mujeres y del 2,4% para los hombres.

  7. Cuenca Montesino, M.L. (2012): Agresión recíproca en las relaciones íntimas heterosexuales (Tesis doctoral, Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid) - La muestra total del estudio estuvo compuesta por 1.180 participantes (590 parejas), con edades comprendidas entre 18 y 80 años de edad pertenecientes a población comunitaria de Madrid. En cuanto a la violencia física menor, el 11,9% de los hombres y el 9,6% de las mujeres se declararon perpetradores; y el 9,7% de los hombres y el 8,3% de las mujeres se declararon víctimas. En cuanto a la violencia física grave, el 1,7% de los hombres y el 3,1% de las mujeres se declararon perpetradores, y el 4,4% de los hombres y el 2,5% de las mujeres se declararon víctimas. En cuanto a lesiones, el 1,4% de los hombres y el 0,8% de las mujeres se declararon causantes de lesiones leves a sus parejas, y el 2,7% de los hombres y el 2,5% de las mujeres se declararon víctimas de ese tipo de lesiones. En lo que respecta a lesiones graves, el 1% de los hombres y el 0% de las mujeres declararon haberlas causado, y el 0,8% de los hombres y el 0,5% de las mujeres declararon haberlas sufrido. (Tabla 4.3, pág. 160) "La ausencia de diferencias significativas en el uso y victimización de agresión psicológica y física en hombres y mujeres en la mayor parte de las escalas y subescalas de la CTS2, nos permite vislumbrar el posible carácter bidireccional o recíproco de la agresión en la pareja". (Pág. 162). En cuanto a la frecuencia de las agresiones, "la frecuencia media en el uso y victimización de agresión psicológica y física en hombres y mujeres en las escalas de la CTS2, nos permite vislumbrar el posible carácter bidireccional o recíproco de la agresión en la pareja." (Pág. 162).

Publicado el

  1. González Lozano, M.P; Muñoz Rivas, M.J.; Peña Fernández, M.E.; Gámez Guadix, M.; y Fernández, L. (2007): Análisis de las conducta agresivas en las relaciones de noviazgo en una muestra juvenil de la Comunidad Autónoma de Madrid (Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol.7, 2007, pp. 97-111) - Estudio transversal con una muestra de estudiantes universitarios formada por 154 mujeres y 67 hombres, de edades comprendidas entre los 18 y 27 años (edad media: 21,8 años). No se facilitan porcentajes globales, sino sólo desglosados por comportamientos. En cuanto a las agresiones físicas declaradas, "no hay diferencias significativas entre mujeres y hombres". En lo que respecta a la victimización declarada por hombres y mujeres, "si se comparan los datos obtenidos según las diferentes conductas agresivas según el sexo, no se constatan diferencias significativas en la distribución de la victimización de la muestra estudiada".

  2. González Méndez, R. y Santana Hernández, J.D. (2001): La violencia en parejas jóvenes (Psicothema, vol. 13, nº 1, 127-131) - En el estudio participaron 1146 estudiantes de centros de enseñanza media de Tenerife, La Palma, Hierro y Gomera, con edades comprendidas entre los 16 y 18 años, a los que se hicieron preguntas relacionadas con el contexto familiar (violencia interparental) y la violencia ejercida en la pareja. Según los resultados del estudio, "el 12% de los jóvenes ha presenciado, al menos una vez, cómo sus padres agredían físicamente a sus madres (empujar o pegar). Sin embargo, sólo el 6% ha observado la misma conducta en sus madres." En cambio, "el porcentaje de jóvenes de ambos sexos que dicen haber llevado a cabo las conductas más agresivas es muy similar. Así, por ejemplo, el 7.5% de los chicos y el 7.1% de las chicas señalan haber empujado o pegado a su pareja, al menos una vez." (Pág. 128).

  3. Graña, J.L., Andreu, J.M., Peña, M.E. y Rodríguez-Biezma, M.J. (2013): Validez factorial y fiabilidad de la “Escala de tácticas para el conflicto revisada” (Revised Conflict Tactics Scale, CTS2) en población adulta española - Estudio llevado a cabo para analizar la validez y fiabilidad de la “Escala de tácticas para el conflicto revisada” (Revised Conflict Tactics Scale, CTS2; Straus, Hamby, Boney-McCoy y Sugarman, 1996) para ser utilizada con población española adulta. La muestra se compuso de 2330 hombres y 2220 mujeres pertenecientes a la Comunidad de Madrid y con edades comprendidas entre los 18 y 80 años de edad (edad media: 42,53 años). En la tabla 4 se describe la prevalencia de la violencia en la pareja y las diferencias por sexo. En lo que respecta a la violencia física total, las tasas de agresión son del 12,4 para los hombres y del 11,5 para las mujeres; y las tasas de victimización son del 12,6 para los hombres y del 11,5 para las mujeres. En lo que respecta a la violencia física grave, las tasas de agresión son del 2,9 para los hombres y del 3,2 para las mujeres; y las tasas de victimización son del 4,6 para los hombres y del 4,2 para las mujeres. Los daños infligidos (2,4 para los hombres y 2,2 para las mujeres) y sufridos (3,5 para los hombres y 3,6 para las mujeres) son también muy similares en ambos sexos.

  4. Graña, J.L., Cuenca Montesino, M.L., Redondo, N. y O’Leary, K.D. (2015): Can You Be Hit by Your Partner and Be Intensely in Love? (Journal of Interpersonal Violence, DOI: 10.1177/0886260515573573) - Estudio basado en una muestra de 2.988 parejas heterosexuales adultas de la Región de Madrid, de edades comprendidas entre los 18 y los 80 años (edad media: 40,44 años en los hombres y 39,73 en las mujeres). Durante el año inmediatamente anterior, los hombres perpetraron el 14,2% de las agresiones físicas y el 60,3% de las agresiones psicológicas; y las mujeres perpetraron el 15,3% de las agresiones físicas y el 63,7% de las agresiones psicológicas.

  5. Graña Gómez, J.L. y Cuenca Montesino, M.L. (2014): Prevalence of psychological and physical intimate partner aggression in Madrid (Spain): A dyadic analysis (Psicothema 2014, Vol. 26, No. 3, 343-348) - Estudio basado en una muestra de 3.578 parejas heterosexuales de la región de Madrid, agrupadas en tres rangos de edad: 18-29 años, 30-50 años y mayores de 50 años. En lo que respecta a la violencia física, el 4% de las parejas declararon agresiones físicas del hombre contra la mujer, y el 4,5% de las parejas declararon agresiones físicas de la mujer contra el hombre. Los datos son también muy similares para hombres y mujeres tanto en lo que respecta a los niveles de agresiones físicas y lesiones graves y leves (cuadro 3) como de agresiones psicológicas (cuadro 4). Los autores concluyen que "estos resultados contradicen la tendencia general de los medios de comunicación en países como España, que consideran que la agresión en la pareja es predominantemente masculina". Añaden que los estudios de este tipo "son un importante punto de referencia para contrarrestar creencias erróneas y realizar la intervenciones terapéuticas o preparar los informes psicológicos forenses con mayor objetividad". (Página 347).

  6. Graña Gómez, J.L., Rodríguez Biezma, M.J. y Peña Fernández, M.E. (2009):Agresión hacia la pareja en una muestra de la Comunidad de Madrid: análisis por género (Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol. 9, 2009, pp. 7-28.) - La muestra total de estudio estuvo compuesta por 1.897 adultos (51,1% mujeres y 48,9% hombres) de edades comprendidas entre los 18 y los 80 años (edad media: 39,76 años) y pertenecientes a población comunitaria de Madrid. En lo que respecta a la violencia física total, las tasas de perpetración fueron del 15,5% para los hombres y del 13,2 para mujeres; y las tasas de victimización fueron del 16% para los hombres y del 13,4 para las mujeres. En cuanto a la violencia física grave, las tasas de perpetración fueron del 3,4% para hombres y mujeres; y las tasas de victimización fueron del 4,8% para los hombres y del 5% para las mujeres. Por último, en lo que respecta a las lesiones, las tasas de perpetración fueron de 2,6 para los hombres y 3,5% para las mujeres, y las tasas de victimización fueron del 3,3% para los hombres y del 4,6% para las mujeres.

  7. López-Cepero, J., Lana, A., Rodríguez-Franco, L., Paíno, S.G. y Rodríguez-Díaz, F.J. (2015): Percepción y etiquetado de la experiencia violenta en las relaciones de noviazgo juvenil (Gaceta Sanitaria, 2015; 29(1):21–26) - Estudio basado en una muestra de 3087 estudiantes españoles (36,4% varones y 63,6% mujeres) de 19,7 años de edad, como promedio. "Toda forma de violencia de pareja fue más perpetrada por las mujeres. La mayor diferencia según sexo se encontró en «castigo emocional» (sufrido por el 20,9% de los varones y el 7,6% de las mujeres) y en «violencia física» (6,6% y 2,3%, respectivamente)."

  8. Mohamed Mohand, L.; Herrera Torres, L.; Carracedo Cortiñas, S. (2014).Violencia de pareja en jóvenes estudiantes universitarios de diferente origen cultural. DEDiCA. REVISTA DE EDUCAÇÃO E HUMANIDADES, 5 (2014) 223-236 - Formaron parte de la muestra 100 estudiantes de la Facultad de Educación y Humanidades del Campus Universitario de Granada en Melilla, con un rango de edad de 18-25 años y una edad media de 22,14 años. No hay desglose cuantitativo de resultados por sexos. "Los hombres señalan una mayor frecuencia de aparición de conductas y actitudes negativas en sus relaciones por parte de la pareja que las mujeres. Por el contrario, son las mujeres las que expresan un mayor grado de malestar que los hombres ante su presencia, real o hipotética, dentro de sus relaciones de pareja". (Página 234).