Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

ESTUDIOS ESPAÑOLES sobre violencia de pareja

(La realidad de la violencia de pareja en España)

Aunque apenas han recibido atención mediática, los estudios españoles sobre violencia de pareja que tienen en cuenta los comportamientos de hombres y mujeres son relativamente numerosos. En esta página se reseñan 38 estudios de ese tipo realizados en España. Como puede verse, los resultados de esos estudios empíricos son absolutamente incompatibles con el postulado ideológico en que se basa la legislación española vigente en la materia (Ley Orgánica 1/2004), que sólo prevé la violencia unidireccional del hombre contra la mujer.

  1. Cáceres Carrasco, J. (2004): Violencia física, psicológica y sexual en el ámbito de la pareja: papel del contexto (Clínica y Salud, vol. 15: 33-54) - Estudio basado en una muestra clínica de 166 personas (76 hombres y 90 mujeres) derivadas a un centro de salud mental por haber experimentado algún tipo de trastorno psicopatológico relacionado con problemática de pareja o proceso de separación. El 16,41% de la violencia física fue sufrida por las mujeres, y el 10,33% por los hombres.

  2. Cáceres Carrasco, J. (2011): Abuso y violencia en las relaciones de pareja(Behavioral Psychology / Psicología Conductual, Vol. 19, Nº 1, 2011, pp. 91-116) - Se analiza el grado de abuso/violencia de pareja en 433 personas (219 mujeres y 214 hombres; edad media, 48 y 51 años; años de matrimonio, 24 y 23 años como promedio) que acudieron al Departamento de Psicología del Centro de la Red de Salud Mental de Navarra por dificultades en las relaciones de pareja en el período comprendido entre los años 2003 y 2009. En lo que respecta a la violencia física, el 5,7% de los hombres y el 4,95% de las mujeres de declaran agresores; y el 4,9% de los hombres y el 10,1 de las mujeres se declaran víctimas. El 1,3% de los hombres y el 6,7% de las mujeres declaran haber requerido asistencia médica.

  3. Cáceres, A. y Cáceres, J. (2006): Violencia en relaciones íntimas en dos etapas evolutivas (International Journal of Clinical and Health Psychology, Vol. 6, Nº 2, pp. 271-284) - En este estudio se analiza la frecuencia y la intensidad de violencia física, psicológica y sexual de la que manifiestan haber sido objeto hombres y mujeres en el contexto de una relación íntima. La muestra consta de 15 parejas de novios universitarios y 15 parejas de casados derivados a un centro de salud mental tras haber experimentado algún tipo de estrés relacionado con problemas de pareja. "Las medias de puntuaciones de violencia física y psicológica son bajas entre los novios, pero muy elevadas entre maridos y mujeres ... Sin embargo, ninguna dimensión es diferente con significación estadística, entre hombre y mujer." (Pág. 278 y tabla 3).

  4. Calvete, E., Orue, I., Gamez-Guadix, M. y López de Arroyabe, E. (2014): Social Information Processing in Dating Conflicts: Reciprocal Relationships With Dating Aggression in a One-Year Prospective Study (Journal of Interpersonal Violence, DOI: 10.1177/0886260514564160) - Estudio basado en una muestra de 1.272 alumnos de enseñanza secundaria (653 chicas y 619 chicos) de Vizcaya, de edades comprendidas entre los 13 y los 17 años. Se midieron las agresiones de pareja en dos fases (T1 y T2) separadas por un intervalo de un año. Las chicas presentaron tasas más altas de agresión psicológica en T1 y T2 y de agresión física en T2, mientras que los chicos presentaron tasas más elevadas de agresión sexual tanto en T1 como en T2.

  5. Corral, S. (2009): Estudio de la violencia en el noviazgo en jóvenes universitarios/as: cronicidad, severidad y mutualidad de las conductas violentas(Psicopatología Clínica Legal y Forense, Vol. 9, pp. 29-48) - En el estudio participaron 1081 estudiantes universitarios/as solteros/as, con edades entre 18 y 30 años de la provincia de Bizkaia. Mediante las Escalas Revisadas de Tácticas para Conflictos (CTS2) se midió la cronicidad, la severidad y la mutualidad de las agresiones. En cuanto a la cronicidad (número de veces que se realizan las agresiones), los resultados son bastante similares para todos los tipos de agresiones, salvo la victimización por violencia grave, que las mujeres se atribuyen en mayor proporción. En cuanto a la gravedad de las agresiones, los hombres registran mayores niveles de victimización, tanto para la violencia leve como para la violencia grave (ver anexo 1). En lo que respecta a la mutualidad de la violencia física, los porcentajes de perpetración unilateral declarados por los hombres son muy inferiores a los declarados por las mujeres, tanto para la violencia total (hombres: 11,9%; mujeres: 40,9%) como para la violencia grave (hombres: 13,3%; mujeres: 45,7%). Y los porcentajes de victimización unilateral declarados por los hombres son claramente superiores a los declarados por las mujeres, tanto para la violencia total (hombres: 22,5%; mujeres:10,7%) como para la violencia grave (hombres: 46,7 %; mujeres: 22,9%). La autora concluye que "las mujeres tienen 8.10 veces más probabilidades que los hombres (IC=2.97–22.12) de estar en una relación en la que el perpetrador de violencia física son ellas mismas, comparado con una relación en la que el perpetrador es solamente la pareja".

  6. Corral, S. y Calvete, E. (2006): Evaluación de la violencia en las relaciones de pareja mediante las escalas de tácticas para conflictos: estructura factorial y diferencias de género en jóvenes (Psicología Conductual, Vol. 14, Nº 2, 2006, pp. 215-233) - En el estudio participaron 1.130 estudiantes universitarios/as de diversas universidades del País Vasco, todos ellos del Campus de Bizkaia, con edades comprendidas entre los 18 y 30 años. En cuanto a la violencia física total, los porcentajes obtenidos para mujeres y hombres en victimización fueron similares (18,7% para las mujeres y 16,8% para los hombres), pero no lo son para violencia ejercida, dónde las mujeres reconocieron en mayor número de casos haber ejercido este tipo de violencia física hacia sus parejas (27,7% para las mujeres y 14,4% para los hombres). La misma pauta se refleja en las tasas de victimización por agresiones físicas graves, que son del 4% para las mujeres y del 3,5% para los hombres; y en las tasas de perpetración de agresiones físicas graves, que son del 5,8% para las mujeres y del 2,4% para los hombres.

  7. Cuenca Montesino, M.L. (2012): Agresión recíproca en las relaciones íntimas heterosexuales (Tesis doctoral, Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid) - La muestra total del estudio estuvo compuesta por 1.180 participantes (590 parejas), con edades comprendidas entre 18 y 80 años de edad pertenecientes a población comunitaria de Madrid. En cuanto a la violencia física menor, el 11,9% de los hombres y el 9,6% de las mujeres se declararon perpetradores; y el 9,7% de los hombres y el 8,3% de las mujeres se declararon víctimas. En cuanto a la violencia física grave, el 1,7% de los hombres y el 3,1% de las mujeres se declararon perpetradores, y el 4,4% de los hombres y el 2,5% de las mujeres se declararon víctimas. En cuanto a lesiones, el 1,4% de los hombres y el 0,8% de las mujeres se declararon causantes de lesiones leves a sus parejas, y el 2,7% de los hombres y el 2,5% de las mujeres se declararon víctimas de ese tipo de lesiones. En lo que respecta a lesiones graves, el 1% de los hombres y el 0% de las mujeres declararon haberlas causado, y el 0,8% de los hombres y el 0,5% de las mujeres declararon haberlas sufrido. (Tabla 4.3, pág. 160) "La ausencia de diferencias significativas en el uso y victimización de agresión psicológica y física en hombres y mujeres en la mayor parte de las escalas y subescalas de la CTS2, nos permite vislumbrar el posible carácter bidireccional o recíproco de la agresión en la pareja". (Pág. 162). En cuanto a la frecuencia de las agresiones, "la frecuencia media en el uso y victimización de agresión psicológica y física en hombres y mujeres en las escalas de la CTS2, nos permite vislumbrar el posible carácter bidireccional o recíproco de la agresión en la pareja." (Pág. 162).

Publicado el

  1. Fernández-Fuertes, A.A. y Fuertes, A. (2010): Physical and psychological aggression in dating relationships of Spanish adolescents: Motives and consequences (Child Abuse & Neglect, 34, 183–191) – Estudio basado en las declaraciones de 567 alumnos de enseñanza secundaria de 15 a 19 años de edad (promedio: 16,6 años) de cinco institutos de enseñanza media de Salamanca (España), a los que se preguntó por su experiencia en una relación calificada por ellos como "seria". Los datos se obtuvieron durante los meses de enero y febrero de 2006 mediante cuestionarios autocompletados, y se refirieron a relaciones actuales o mantenidas durante los doces meses anteriores. Los datos sobre violencia verbal o emocional fueron casi idénticos para ambos sexos. En cambio, la niveles de perpetración de violencia física fueron superiores en el caso de las chicas: el 16,1% de los chicos y el 30,2% de las chicas se declararon perpetradores de agresiones físicas; y el 26,3% de los chicos y el 17,5% de las chicas se declararon víctimas de agresiones físicas.

  2. Fernández-Fuertes, A.A., Fuertes, A. y Orgaz, B. (2008): Prevención del comportamiento agresivo en las relaciones de pareja de los adolescentes: una propuesta educativa (INFAD Revista de Psicología, Nº 1, 2008. ISSN: 0214-9877. pp: 141-152 - International Journal of Developmental and Educational Psychology, Nº 1, 2008. ISSN: 0214-9877. pp: 141-152) - La muestra ascendió a un total de 601 adolescentes de nueve centros educativos públicos de Salamanca, de 15 a 19 años de edad. El 21,5% de los chicos y el 28,0% de las chicas admiten que han perpetrado agresiones físicas; y el 25,1% de los chicos y el 22,6% de las chicas afirman que han sufrido ese tipo de agresiones.

  3. Fernández-González, L., O'Leary, K.D. y Muñoz-Rivas, M.J. (2012): We Are Not Joking : Need for Controls in Reports of Dating Violence (Journal of Interpersonal Violence, vol. 28, Nº 3, págs. 602–620) – Estudio basado en una muestra de 863 alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) de Madrid que cumplían los dos requisitos de mantener en ese momento una relación de pareja heterosexual y de tener entre 14 y 17 años de edad. En lo que respecta a la violencia de pareja, los resultados mostraron que las chicas eran bastante más agresivas físicamente que los chicos. En concreto, el 42% de las chicas se declararon perpetradoras de agresiones físicas contra sus parejas, y sólo el 32% de ellas se declararon víctimas de violencia física ejercida por sus parejas masculinas. En cambio, los chicos declararon niveles muy similares de violencia física perpetrada (28,4%) o sufrida (29,8%) en sus relaciones de pareja.

  4. Fernández González, L. (2013): Prevención de la violencia en las relaciones de noviazgo: Aplicación y valoración de un programa para adolescentes (Tesis doctoral, Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid) - El estudio sobre comportamientos violentos en la pareja se basó en una muestra de 516 alumnos de centros públicos de la Comunidad de Madrid, de edades comprendidas entre los 14 y los 17 años. "Las mujeres informaron de la perpetración de un número mayor de comportamientos de agresión física y psicológica que los hombres. En concreto, el 44,5% de las mujeres y el 29,4% de los hombres informaron haber perpetrado al menos un acto de agresión física" (pág. 182). A su vez, el 36,7% de las mujeres y el 32,8% de los hombres se declararon víctimas de agresiones físicas (tabla 4.3). "De entre los participantes que se habían implicado en al menos un acto de agresión física en sus relaciones de noviazgo, en torno a dos tercios de los mismos (70,1% de las mujeres y 58,7% de los varones) informaron de agresiones bidireccionales (i.e., haber perpetrado y haber sido víctimas de algún acto de agresión física). Por lo que respecta a los patrones unidireccionales, el 23,1% de las mujeres y el 16,3% de los hombres informaron ser exclusivamente agresores; mientras que el 6,7% de las mujeres y el 25,0% de los hombres informaron ser exclusivamente víctimas" (Pág. 183).

  5. Fernández-González, L., O’Leary, K.D. y Muñoz-Rivas, M.J. (2013): Age-Related Changes in Dating Aggression in Spanish High School Students (Journal of Interpersonal Violence, vol. 29, no. 6, 1132-1152) - Estudio basado en una muestra de 2.016 alumnos de secundaria de diferentes zonas de Madrid, de 14 a 20 años de edad. Las tasas de perpetración de agresiones físicas fueron del 48,4% para las mujeres y de 38,5% para los hombres; y las tasas de victimización por agresiones físicas fueron del 42,1% para las mujeres y del 39,4% para los hombres. Asimismo, más mujeres (20,5%) que hombres (13,7%) se declararon exclusivamente perpetradoras de violencia; y más hombres (15,5%) que mujeres (8,6%) se declararon exclusivamente víctimas de agresiones físicas. En cuanto a las lesiones sufridas, no hay diferencias entre ambos sexos desde los 14 a los 17 años, pero entre los 18 y los 20 años las diferencias son significativas: 14,9% para las mujeres y 3,0% para los hombres.

  6. Froján Parga M. X., Vázquez Heredia B., Dumont Sañudo M., Calero Elvira A., Fidalgo Montaño M. (2007): Estudio preliminar de las variables relacionadas con episodios de maltrato en una muestra de hombres y mujeres (Fundación Mapfre - Mapfre Medicina, vol. 18, nº 2, 114-133) - La muestra de este trabajo está formada por 31 mujeres de albergues para maltratadas, a los que han acudido como víctimas de violencia doméstica; y por 36 hombres, reclusos de penitenciarías de Granada y Madrid, que han sido denunciados por violencia contra la pareja. Las edades de los entrevistados abarcan de 18 a 73 años de edad (edad media: 37 años), y la media del tiempo total de relación es de 14 años. "Con respecto a la violencia ejercida en el último año de convivencia los hombres reconocen agredir en un 63,8%, mientras que las mujeres se sitúan por debajo con un 51,6%, diferencia que no es estadísticamente significativa. Si analizamos la violencia ejercida a lo largo de toda la relación, sorprendentemente encontramos que el 9,7% de las mujeres dice ejercer violencia contra sus parejas, frente a un 2,8% de los hombres, siendo en este caso significativa la diferencia." (Pág. 129).

  7. Garrido Genovés, V. y Casas Tello, M. (2009): La prevención de la violencia en la relación amorosa entre adolescentes a través del taller «La Máscara del Amor» (Revista de Educación, 349. Mayo-agosto 2009, pp. 335-360) - Este estudio forma parte de un programa cuya idea directriz es "prevenir la violencia contra la mujer en las relaciones afectivas [...] sin que los alumnos varones se sientan estigmatizados". La muestra se compuso de 564 alumnos de 4º de ESO del municipio de Telde (Gran Canaria), de una edad media de 15,5 años y en la que el 57'9% fueron chicas. El programa fue aplicado por monitoras de la Concejalía de la Mujer del Ayuntamiento de Telde. Las chicas se declararon víctimas de abuso psicológico (insultos, humillaciones) en mayor proporción que los chicos. En cambio, los chicos sufrieron niveles notablemente superiores de agresiones físicas (bofetones y patadas). Los autores concluyen que "los chicos presentan un mayor abuso físico, probablemente porque en la cultura juvenil está muy mal visto ejercer la violencia física con las chicas, mientras que éstas hallan en la bofetada una conducta socialmente más apropiada. Como ya sabemos, en la edad adulta las tornas se cambian, y la violencia física más grave la pasan a ejercer los varones (Garrido, 2001)." [La fuente de autoridad citada es la publicación: GARRIDO, Vicente: Amores que matan: Acoso y violencia contra las mujeres].

  8. González Lozano, M. P. (2009): Violencia en las relaciones de noviazgo entre jóvenes y adolescentes de la Comunidad de Madrid (Tesis doctoral presentada en la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, páginas 235 y ss.) - Para el presente estudio se contó con la participación de un total de 5.355 adolescentes y jóvenes de ambos sexos (63,3% mujeres y 36,7% hombres) con edades comprendidas entre los 16 y los 26 años (edad media de 19.67 años) (Página 240). En cuanto a la violencia física leve, las tasas de perpetración fueron del 36,3% para las mujeres y del 34,1% para los hombres, y las tasas de victimización fueron del 33,6% para las mujeres y del 33,2% para los hombres. En cuanto a la violencia física grave, las tasas de perpetración fueron del 1% (mujeres) y del 1,4% (hombres), y las tasas de victimización fueron del 1% (mujeres) y del 1,9% (hombres). (Pág. 258). En cuanto a lesiones causadas, las mujeres causan más lesiones que los hombres en todos los tramos, desde contusiones leves (15,2% m. vs. 7,4% h.) a lesiones que han requerido tratamiento médico (2,1% m. vs. 1,7% h.) (Pág. 266)