Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Entrevista a D. Francisco Serrano

 

on una hora de retraso comienza la entrevista. Iba a empezar a las once, pero Francisco Serrano tenía que

 

cumplir con su cargo de Vicesecretario del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla por lo que tuvo que acudir a la reunión en la que se renovó el contrato con el bar. En esta reunión, donde también estaban el Presidente y la Vicepresidenta, además, decidieron dónde tenían que servir las cervezas (si en vaso o en copa), con cuánta cantidad y a qué precio.

 

Al terminar la reunión, poco a poco van saliendo las personas. Estaban en el despacho del Presidente del Mercantil en su sede deportiva. El despacho tiene dos puertas de acceso en dos paredes. En una de esas paredes hay, además, un gran ventanal que, sin embargo, tiene las cortinas cerradas. De las otras dos paredes cuelgan multitud de cuadros de la entidad (de deportistas y sus logros). Un escritorio, una mesa alargada con sillas y dos banderas, una de España y otra de Andalucía, completan la sala.

 

Conocido por su inhabilitación tras cambiarle el régimen de

 

visitas a un niño para que pudiese salir en la Semana Santa

 

de Sevilla. Francisco Serrano defiende una ley de género

 

igualitaria que no inculpe “al hombre por el hecho de ser

 

hombre”. Por

 

 María Sánchez

.

 

 

Sentado en la mesa alargada, Francisco

 

Serrano, abogado, escritor, hombre de familia

 

y amante de Sevilla, comienza a hablar

 

acompañado por el sonido de la

 

cámara fotográfica.

 

 

 

¿Por qué decidió ser juez?

 

 

 

Porque tenía

vocación desde que empecé la carrera de

 

derecho. Entendía que la vocación de servicio

 

que supone la adjudicatura (hacer

 

justicia desde la independencia y desde la

 

objetividad) era mi auténtica vocación.

 

Vocación que primero hay que tener para

 

hacer la carrera de derecho. Pero luego

 

hay que tener una vocación adicional para

 

ser juez. Y si me añades, también hay que

 

tener una vocación adicional para ser juez

 

de familia ya que entraña una especialidad

 

al ver el mundo de los sentimientos de las

 

personas, afecta también al interés de los

 

niños…en fin, es un poco más de lo que

 

es el mundo jurídico.

 

 

 

Publicado el

 

Las gotas de lluvia empiezan a caer fuera

 

y Francisco Serrano empieza a subir el

 

tono de su voz. Cuando hablas con una

 

persona que sabe sobre un tema bien porque

 

lo ha profundizado o bien porque lo

 

ha estudiado y que, además, le gusta el

 

tema, lo notas. Este es el caso de F. Serrano

 

(o Paco como le llaman sus amigos).

 

Al hablar sobre la igualdad de géneros o

 

su inhabilitación, sube su tono de voz, se

 

le ve erguido y echado para alante. Fue inhabilitado

 

durante diez años por cambiarle

 

el régimen de visitas a un niño para que

 

pudiese salir en su hermandad de Semana

 

Santa de Sevilla.

 

Es imposible reunirse con Francisco Serrano

 

y no hablar sobre este tema. Afirma

 

que fue muy lamentable su inhabilitación

 

ya que él estudió y se llevó trabajando 21

 

años en los juzgados, y que lo llevaba perfectamente

 

incluso consiguió tener prestigio

 

en la carrera judicial. Sostiene que no

 

había nada por donde cogerle por lo que

 

se inventaron una causa para expulsarle de

 

la carrera judicial. Acaba diciendo que

 

“para alguien que cree en la justicia como

 

yo, es muy triste comprobar que por razones

 

ideológicas te puedan expulsar de

 

aquello en lo que crees”.

 

El Tribunal Supremo ha rechazado anular

 

su condena, ¿qué opina sobre ello?

 

Eso era una estrategia más dentro del propósito

 

de lo que ya estaba planificado que

 

era la condena. Ten en cuenta que

 

quien tenía que resolver sobre esa

 

nulidad eran los mismos magistrados

 

que habían hecho la condena.

 

Igual que me sorprendió muy desagradablemente

 

la resolución,

 

ahora ya no me ha sorprendido porque

 

son los mismos.

 

Usted ha escrito varios libros, hace poco

 

publicó su libro: “La dictadura de género.

 

Una amenaza contra la justicia y la

 

igualdad". ¿Cómo afronta el problema

 

del género en este libro?

 

 

El problema de

género lo planteo desde el rigor, los datos

 

y la información, para que la gente sepa

 

cuáles son los orígenes y las bases filosóficas

 

de esta ideología de corte fanático

 

entre cuyos objetivos principales está acabar

 

con la familia. Lo trato desde un aspecto

 

económico, estadístico, filosófico,

 

humanista, jurídico… Lo trato desde todos

 

los aspectos y además con ejemplos. Y,

 

como termino diciendo en la primera parte

 

del libro, no es cuestión de creerse o no

 

creerse que esto se esté viviendo en España,

 

es cuestión de decir si se está de

 

acuerdo o si no se está de acuerdo con esa

 

perversión moral, con esa estafa que está

 

precisamente constituyendo un fraude gravísimo

 

contra la sociedad y especialmente

 

contra la mujer.

 

Y en la segunda parte del libro lo que

 

cuento es la persecución personal que he

 

sufrido porque, como toda dictadura,

 

siempre persigue al disidente.

 

En la presentación de este libro, Serrano

 

defendió la abogacía libre. Para él la principal

 

virtud de un juez es la libertad y la

 

independencia. Si a un juez le tiembla el

 

pulso a la hora de firmar una resolución

 

por miedo o por presiones, “deja de ser independiente

 

y, por tanto, deja de ser juez.

 

Yo prefiero”, dice con un tono de voz elevado,

 

“ser un abogado libre que defienda

 

aquellos casos en los que realmente crea

 

que se puede hacer justicia a no ser un juez

 

que sienta miedo a la hora de firmar una

 

resolución”.

 

 

 

En otro de sus libros “Un divorcio sin

 

traumas”, analiza los procesos de divorcios.

 

¿Cómo se afrontan los divorcios por

 

ambas partes?

 

 

Un divorcio no es agradable

para nadie. Yo creo que un divorcio se

 

tiene que ver como algo difícil y complicado.

 

Primero para la pareja, pero también

 

para los niños que son muchas veces las

 

víctimas. Pero el divorcio también se debe

 

plantear como una solución. Para ello tendríamos

 

que tener los recursos adecuados

 

como la mediación, la negociación, la conciliación,

 

el ver que en el divorcio no hay

 

ni vencedores ni vencidos. Que todas las

 

partes en conflicto, padres e hijos, lleguen

 

a una solución consensuada donde tengan

 

todos la voluntad y la finalidad clara de

 

saber que sigue siendo una familia, una familia

 

de padres separados o divorciados

 

con unas obligaciones y responsabilidades

 

todavía comunes que es el cuidado y la

 

educación de los hijos. Por eso soy partidario

 

de la custodia compartida.

 

 

 

¿Cree que los abogados presionan a sus

 

clientes para obtener más beneficios en

 

los divorcios?

 

 

No, son los clientes los que

presionan a los abogados, a los malos abogados

 

para obtener privilegios y mientan

 

en los procedimientos. Eso a la larga es

 

malo para todo el mundo ya que todos

 

pierden. Muchas veces nos planteamos

 

 

 

Francisco Serrano, una mente inquieta

 

Madrileño

 

 

 

de nacimiento, llegó a Sevilla con once años. Estudió la carrera

de derecho. Trabajó como juez de familia durante 21 años. Ahora va a

 

comenzar una nueva etapa como abogado libre. Ha aprovechado todo su

 

bagaje cultural para, durante todo este tiempo, escribir varios libros como

 

 

La dictadura del género. Una amenaza contra la justicia y la igualdad

 

 

;

Un

divorcio sin traumas

 

 

; Relaciones paterno-filiales; y

A la sombra de la

Giralda

 

 

 

.

 

 

Forma parte de la directiva

 

 

 

del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla

en la función de Vicesecretario. También forma parte de la Orden de los

 

Santos Inocentes. Como amante de Sevilla y de la Semana Santa que es,

 

pertenece, además, a la Hermandad de San Isidoro

 

 

>

 

“SI A UN JUEZ LE TIEMBLA

 

EL PULSO POR MIEDO,

 

DEJA DE SER JUEZ