Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

La ignorancia (¿manipulada?) de los indignados

Me causa espanto el movimiento del 15-M por su ignorancia y por su superficialidad.

Sólo cuando parte de la población siente que va a perder los privilegios de vivir en una sociedad del bienestar, sale a la calle a hacer política. Neocapitalismo en estado puro. ¿dónde estaban los indignados en 2004 cuando se aprobaba una ley en España que hacia desaparecer derechos civiles y políticos, e incluso los derechos humanos de muchos ciudadanos?

Publicado el

Pues comprando casas a precios desorbitados y pidiendo hipotecas que nunca podrían pagar. Otras comprando coches que estaban muy por encima de sus posibilidades, o redecorando sus viviendas, haciendo viajes a crédito que sólo se podían permitir hasta entonces poca gente.

Compraban y compraban tirando de tarjetas de crédito y préstamos varios. Todos sabían que en su pueblo algunos políticos de ambos sexos, robaban a espuertas de sus ayuntamientos, comunidades autónomas y demás.

Se creaban puestos de trabajo sin futuro e improductivos. Se subvencionaban proyectos a favor de amiguetes, y de empresas sin pedir nada a cambio.

Y las zonas verdes de pueblos, ciudades y costas desaparecían sin mas.

Y los indignados, ora miraban a otro lado, ora, participaban en todo ello. Nadie se preocupó de que la presunción de inocencia desapareciera en España en 2004, o que en le BOE salía una ley que establecía que pertenecer al sexo masculino, era simplemente un delito.

Nadie se preocupó que un gobierno que hablaba de cruces de civilizaciones, machacaba con leyes derechos humanos tales como, la inviolabilidad del domicilio, el derecho a ser asistido por un abogado, el derecho a ser informado de sus derechos, el derecho a la presunción de inocencia, o el acceso al habeas corpus (ser puesto a disposición judicial), o el derecho a no declarar contra sí mismo.

También nadie movió un dedo cuando se aprobaron leyes que obligaban a medios de comunicación a decir las noticias de una forma, y a censurar otras por ley. Así se aprobó que los medios debían de informar de determinadas noticias siguiendo la doctrina gubernamental o se les prohibió publicar determinadas noticias, so pena de perder ora la licencia gubernativa, ora un porcentaje que rondaba el 20% de los ingresos por publicidad: la publicidad institucional.

Pero ¿dónde estaban los indignados cuando se estableció oficialmente que vivir en pareja era un peligro para las mujeres, dado que era donde el hombre explotaba a la mujer?

Y ¿dónde estaban los indignados, sindicatos y demás cuando se modificó la constitución sin contar con el pueblo? ¿dónde estaban los indignados cuando se nos metió en una guerra para garantizar el suministro de petróleo libio? ¿dónde estaban los indignados cuando se aprobó que el estado puede litigar contra el ciudadano de forma gratuita y al ciudadano litigar contra la administración le cuesta dinero?

¿dónde estaban los indignados cuando se aprobaron leyes contra nuestra intimidad en aras de una seguridad ciudadana? ¿dónde estaban los indignados cuando se contrataba a un inmigrante por un salario de explotación y miraban hacia otro lado?

¿dónde estaban los indignados cuando se aprobó la intervención de nuestras comunicaciones sin orden judicial para garantizar el dinero de autor de unos pocos?

¿dónde estaban los indignados cuando se aprobaron proyectos educativos que fomentaban el odio contra los que no apoyaban el pensamiento único y el enfrentamiento social?

¿dónde estaban los indignados mientras nuestros dirigentes se movían en valores tales, como tener el coche mas grande, el insulto, el desprecio, la violencia verbal, la amenaza, la imposición de ideas, etc.? No son las políticas de recortes económicos y de los engaños varios las que nos debe indignar, en mi opinión. No es el sistema capitalista el que ha entrado en crisis.

Es la desaparición de los derechos humanos los que nos deben preocupar. Porque lo que está en crisis es el sistema democrático.

Indignado estoy, con los que nos indignan y no son merecedores de nuestra confianza, pero también estoy indignado con los indignados que sólo han salido a la calle cuando han sentido que sus privilegios están en decadencia y peligro.

Mientras tanto en el movimiento 15-M se han introducido grupos talibanes defensoras de la limitación de derechos civiles y políticos. Por eso no voy a las plazas y lucho a mi manera. Denunciando a las que engañan, a los que aprovechan un movimiento social, unas manipulando u otros, simplemente ignorando la realidad de neofascismo imperante, donde todos caen en la provocación de creerse mejor que los demás. No digo que mi opinión valga más que otra, simplemente opino.

Sevilla 15 de mayo de 2012.-
José Luis Sariego Morillo Abogado y Mediador Familiar