Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

CAMBIO DE CUSTODIA A FAVOR DEL PADRE

Audiencia Provincial de Baleares, Sec. 4.ª

Tema: CAMBIO DE GUARDA Y CUSTODIA.
MANIPULACIÓN MATERNA

Clase de resolución: Sentencia
Fecha: 31 de mayo de 2010
Ponente: Ilma. Sra. D.ª Maria Del Pilar Fernandez Alonso

Resumen: Se acuerda el cambio de custodia a favor del padre dado que se ha detectado que las hijas tienen problemas de relación con el padre haber estado manipuladas por la madre, han cambiado constantemente de domicilio y el servicio de protección de menores detectó absentismo escolar.

Igualmente se sospecha que la madre pueda padecer algún trastorno psicoafectivo que está afectando a su comportamiento y relación con los demás y en especial en la relación con sus hijas, siendo necesario que pueda recibir apoyo médico.

Publicado el

SEGUNDO.-
Se alega por la recurrente que ella en ningún caso ha descuidado a sus hijas, sino que al contrario, siempre las ha cuidado y las ha atendido, negando rotundamente que no sea capaz de hacerse cargo de las menores, para quienes dada su corta edad, 6 y 8 años, se hace imprescindible la presencia diaria de la figura materna.

También alega que ella ha seguido siempre el convenido regulador, que dedica todo el trabajo que puede hacer como ama de casa y a sus hijas, que si ha fallado alguna visita o entrega ha sido porque las niñas están enfermas, que ella ha sufrido malos tratos y amenazas por parte del Sr. Evangelina y que éste quiere castigarla por el simple hecho de estar muy enferma, discrepando absolutamente del informe psicosocial.

También alega que no está conforme con los 150 € que tiene que abonar como pensión de alimentos, pues tiene graves problemas económicos pues sufre una discapacidad que le impide desarrollar actividad laboral, percibiendo únicamente una pensión mínima de 336´35 €.

En definitiva, se alega por la madre recurrente error en la valoración de la prueba practicada.

TERCERO.-
Pues bien, del resultado de la prueba obrante en las actuaciones, en especial, expediente seguido por servicio de Protección de Menores y del informe psicológico ratificado en juicio por su autora, Dª Marí Trini, psicóloga adscrita al Juzgado de Familia, se desprende la corrección maternal y forma del cambio en el sistema de guarda y custodia decretado por la juez "a quo".

Después de la separación de los litigantes, ambos mantuvieron un trato cordial y llegaron a acuerdos respecto al cuidado y educación de las menores. Las dificultades de entendimiento surgieron cuando el padre inicia una nueva relación de pareja.

La madre empieza a denunciar al padre -estando todas las denuncias archivadas- y a incumplir los términos del convenio regulador de divorcio.

La madre dejó de llevar a sus hijas a la escuela los días en que le toca al padre recogerlas del centro escolar. Se inicia un periodo de absentismo escolar y el padre deja por un tiempo de ver a sus hijas.

Dicho periodo lo utiliza la recurrente para tramitar un cambio de colegio para sus hijas sin consultar al padre, quien debe acudir a la Consellería de Educación y ser informado de las gestiones practicadas.

Interviene Protección de Menores que abre expediente y hace seguimiento de la situación familiar durante el verano, periodo en que la madre no respeta el periodo vacacional con el padre.

Bajo supervisión de Protección de Menores Marina y Alba logran pasar unos periodos quincenales con uno y otro progenitor.

Las menores, por esta situación presentaban un estado de ansiedad generalizada, sobre todo Marina, que les provoca una falta de concentración y atención con repercusiones a nivel académico. También tienen problemas de relación y para poder establecer un vínculo con su padre por haber estado manipuladas en contra por la madre.

El servicio de Protección de Menores ha constatado que cuando las niñas están con el padre se muestran contentas, no presentan problemas y cumplen tanto el horario escolar como las visitas a L´USMIJ.

Cuando se quedan en el domicilio materno no tienen normas ni límites claros, faltan a clase o llegan tarde sin motivo suficientemente justificado, el estado de ansiedad es más elevado y muestran "rebuig envers el pare" sin causa ni poder dar motivos.

El padre tiene un trabajo estable e ingresos mensuales fijos desde hace 7 años. Vive con su actual pareja desde hace unos 10 meses. Mantiene un día de trabajo y 3 libres.

Su pareja trabaja como técnico sanitario con horario de 8 a 15 de lunes a viernes.

Tiene un domicilio establece con buenas condiciones de habitabilidad e higiene correcta, tiene soporte familiar.

La madre efectúa cambios de domicilio constantes, actualmente vive en casa de su cuñada Sra. Lorena y junto a sus dos hijos de 5 y a 3 años, además de sus dos hijas Marina y Alba cuando están con ella.

No dispone de domicilio propio.

Se dedica a la venta puntual con ingresos inestables e insuficientes para hacer frente a los gastos de vivienda y necesidades de las menores. Cuenta con poco soporte familiar.

Las dos hijas Marina y Alba no parecen mantener ningún problema para relacionarse con su padre. Ambas desean ver y estar con su padre y parecen ser conscientes de que su madre no quiere ver a su padre. Las dos aceptan tanto a su padre como a su madre y desean poder relacionarse con ambos.

Tanto el servicio de Protección de Menores, como la psicóloga adscrita al Juzgado aconsejan revisar el convenio regulador y que el padre asuma la guarda y custodia de las menores por que es quien mejor garantiza que las niñas se puedan estabilizar y mejorar progresivamente.

Como decimos, el interés de las niñas, aconseja mantener al padre como titular de la guarda y custodia de las niñas, dado los incumplimientos de la madre, la influencia negativa sobre las niñas, la situación de ansiedad y angustia que presentan las dos menores y la falta de medios adecuados para proporcionar a las niñas la seguridad material y afectiva que precisan, existiendo sospechas o indicios de que puedan presentar algún trastorno psicoafectivo que está afectando a su comportamiento y relación con los demás y en especial en la relación con sus hijas, siendo necesario que pueda recibir apoyo médico.