Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Mamá y papá, qué bien suena

La disparidad de las medidas legislativas en diferentes comunidades autónomas en relación con la guarda y custodia compartida

ÁNGEL LUIS CAMPO IZQUIERDO JUEZ DE FAMILIA DE GIJÓN

Desde hace tiempo, cada vez que pongo la televisión, oigo la radio o leo algún periódico, no dejo de oír la palabra IGUALDAD. Que si se van a realizar planes por la igualdad de los hombres y las mujeres, cartas por la igualdad, proyectos por la igualdad, cursos por la igualdad?

Es como si de repente la Real Academia de la Lengua Española hubiera introducido en su diccionario una nueva palabra, «IGUALDAD».

Publicado el

Pues bien, por si alguien no se había dado cuenta, esa palabra la tenemos en nuestro idioma desde el principio de los tiempos y según el DRAE significa «ante la ley. 1. f. Principio que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos». Pero es mas, si vamos a nuestra Constitución española, que es de 1978, vemos que en su art 14 dice «los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna (es decir, ni positiva ni negativa alguna) por razón de nacimiento, SEXO, raza, religión., opinión?». Pero es más, a la hora de contraer matrimonio civil, de lo cual algo sabré pues estuve celebrándolos en Oviedo durante 15 años como encargado del Registro Civil, al leer a los contrayentes los artículos procedentes del código civil, se les decía y se les dice, art 66: «Los cónyuges son IGUALES en derechos y deberes»; y el art 68: «Los cónyuges... deben compartir las responsabilidades domesticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes de su cargo».

Vemos que en todos estos artículos no se habla de hombre o mujeres; sino que se utilizan términos genéricos para referirse a todos ellos en general, imponiéndoles ambas normas una plena igualdad en derechos y deberes.

Pues bien, pese a todo ello, y por insistencia de un sector minoritario de la sociedad, se nos pretende bombardear con que:

1.- Los hombres, por el hecho de ser hombres, son malos padres y presuntos maltratadores.

Y 2.- Las mujeres, por el simple hecho de serlo, son buenas madres y las propietarias de los hijos. Y hablo de sector minoritario, pues es evidente que los hombres, al menos la mayoría, no comparten estas premisas; y en el sector de las mujeres, cada vez son más las que están en contra de esas ideas, y abogan por trabajar conjuntamente hombres y mujeres para que esa IGUALDAD sea una realidad; y trabajar conjuntamente todos ellos para conseguir eliminar o al menos disminuir los casos de violencia familiar y compartir de verdad esa responsabilidad parental que implica ser papa o mama.

Creo que ya se han dado los primeros pasos. En Aragón ya tienen su Ley de Igualdad en las Relaciones Familiares ante la ruptura de convivencia de los progenitores, estableciendo como medida principal la guarda y custodia compartida.

En Cataluña están a las puertas de adoptar una medida similar.

En el País Vasco ya hay movimientos serios en esa dirección. En La Rioja, IU ha presentado una iniciativa en tal sentido que se ha admitido a trámite, y creo que en poco tiempo veremos más iniciativas. Llamativamente, en Aragón, la ley se aprobó casi por unanimidad: tuvo 66 votos a favor y uno en contra.

Me pregunto: si en estas comunidades los partidos políticos están a favor de esa Guarda y Custodia Compartida, ¿por qué no son capaces de hacer una ley o reforma legislativa, de ámbito nacional, en tal sentido? ¿Qué es, que los progenitores y sus hijos tiene que convivir y relacionarse de una forma u otra por el simple hecho de tener una determinada vecindad civil en relación a una Comunidad Autónoma de las llamadas histórica o con derecho foral? ¿Alguien se ha dado cuenta de que se puede dar el caso de que un juez de Asturias puede celebrar en un mismo día tres juicios sobre guarda y custodia y tener que aplicar tres criterios legales diferentes, pese a ser todos los litigantes españoles? Véase, primer caso: los litigantes tienen vecindad civil de Aragón, el juez debe aplicar el criterio preferente de la guarda y custodia compartida; en el segundo caso, si ambos son catalanes y sale adelante la reforma legal de dicha comunidad, el juez tendrá potestad para acordar esa guarda y custodia compartida, sin estar vinculado por el informe favorable del MF; y por último el tercer caso: dos asturianos tienen limitada el acceso a la guarda y custodia compartida si no se ponen de acuerdo a que exista un informe favorable del MF y además tiene en contra el carácter restrictivo de nuestra pequeña jurisprudencia.

¿Dónde está la igualdad para esos niños/as y sus progenitores?