Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

VIVIENDA FAMILIAR. DESAHUCIO POR PRECARIO

La demanda sólo debe dirigirse contra la nuera, no es necesario demandar a los nietos.

Audiencia Provincial de Asturias Sec. 6.ª

Tema: VIVIENDA FAMILIAR. DESAHUCIO POR PRECARIO

Clase de resolución: Sentencia

Fecha: 1 de diciembre de 2008

Ponente: Ilma. Sra. D.ª Maria Elena Rodríguez Vígil Rubio.

Resumen: Se rechaza la excepción de litisconsorcio pasivo necesario fundada en no haber sido llamada a juicio de desahucio por precario la hija de la demandada, actualmente mayor de edad, que ocupa la vivienda junto con su madre

Publicado el

En aplicación de la precitada doctrina se concluye en la ya citada del TS de 26 de diciembre de 2005, seguida por esta Sala en la suya de 12 de mayo de 2008,- como no podía ser de otra forma dado el valor relevante que a la misma reconoce el art. 1.6 del CCivil, en la función que le es propia de procurar una interpretación uniforma del ordenamiento jurídico al aplicar las leyes-, que " para solucionar aquellas reclamaciones efectuadas por los progenitores de uno de los cónyuges, acerca de la reivindicación de los inmuebles que les hubiesen cedido habrá de examinar, en primer lugar si existió un contrato entre ellos y aplicar los efectos propios de ese contrato, pero en el caso de que no hubiera existido, la postura de los cesionarios del uso del inmueble es la de un precarista".

Igualmente en tal sentencia se reitera la jurisprudencia, ya recogida en las precedentes de 21 de mayo de 1990 y 31 de diciembre de 1994, en orden a que ese titulo de precario no se altera por la atribución judicial de su uso en el proceso de separación matrimonial, dado que tal atribución no genera per se un derecho antes inexistente y si solo protege el que la familia ya tenia, de forma que el argumento de protección de la vivienda familiar a que responde esa atribución, "... es absolutamente aceptable cuando se trata de las relaciones entre cónyuges, pero no puede afectar a terceros que nada tienen que ver con el matrimonio que se disuelve y que no son parte, porque no pueden serlo, en el procedimiento matrimonial".

Jurisprudencia que ha sido nuevamente reiterada en la reciente sentencia del TS de 2 de octubre de 2008, resolviendo precisamente un recurso de casación por interés casacional en la que en su parte dispositiva se fija como doctrina la siguiente: " La situación de hecho de quien ocupa una vivienda cedida sin contraprestación y sin fijación de plazo por su titular para ser utilizada por el cesionario y su familia como domicilio conyugal o familiar es la propia de un precarista, una vez rota la convivencia, con independencia de que le hubiera sido atribuido el derecho de uso y disfrute de la vivienda, como vivienda familiar, por resolución judicial"

Proyectada la misma a esta supuesto debe llegarse a la misma conclusión que la recurrida de su calificación como precario en este caso y con ello al rechazo de este motivo de impugnación, pues la ocupación inicial de la vivienda por el matrimonio en el año 1984, ha de estimarse lo fue en concepto de precario, al no constar acreditado ni invocarse hubiera existido otro titulo que la mera cesión tolerada de su propietaria sin pago de renta o merced, que es lo que constituye su esencia, y como una de las consecuencias de tal calificación es que el titular dominical del inmueble cedido puede poner fin a esa ocupación meramente tolerada mediante el adecuado procedimiento, que lo es el presente, por cuanto se razonó en el fundamento de derecho primero de esta resolución, dado que el disfrute en precario es una de las causa de desahucio prevista en el art. 250 1 2º de la L.E.Civil, es claro la procedencia del mismo en este caso