Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Capitulaciones matrimoniales

(más vale prevenir que curar)

¿Porqué este folleto?

Surge de la pregunta que me quedó tras vivir una separación espantosa en 2007: ?¿qué podría haber hecho yo para evitar esto?? También porque sé que con el tiempo me volveré a enamorar de una muchacha de ojos negros y me preocupa saber cómo evitar que este nuevo romance me acabe costando los hijos, la casa, la mitad del sueldo, procesos judiciales interminables, falsas denuncias y demás.

Porque veo que nadie a mi alrededor conoce la posibilidad de evitar este horror simplemente firmando un papelito en el momento en que van bien las cosas.

Y porque creo que el actual marco legal es un monstruo anacrónico que acabará desapareciendo con los años. Que se rige por patrones obsoletos -la mujer hoy también trabaja, y el hombre no es ese negado que no sabe cambiar un pañal o freír un huevo- y que crea mucho dolor y causa víctimas, que humilla al hombre, que embrutece a la mujer que toma ese oscuro camino y que empobrece la infancia de los hijos

Publicado el

Transcripción del discurso de Pilar Morales en la manifestación de Madrid de 10 de Febrero de 2008 a favor de la custodia compartida:

“Quiero hacer un llamamiento muy especial a todas las mujeres. Un llamamiento a todas las mujeres a que renuncien a los privilegios que nos otoga el sistema judicial español por el hecho de ser mujeres. Yo lo he hecho, yo he firmado capitulaciones matrimoniales, acordando la custodia compartida de los hijos en caso de separación o divorcio y acordando un reparto equitativo de los bienes si algún día nos divorciamos. Y quiero animaros a que hagáis lo mismo, y por eso quiero explicaros los motivos que me han llevado a hacerlo.

Lo he hecho por Coherencia Personal, por Amor y por Dignidad:
Mi dignidad como persona me hace renunciar a unos privilegios que considero injustos aunque estén reconocidos jurídica y socialmente. Mi dignidad como mujer me hace renunciar también a unos privilegios que se basan en la creencia de que por el hecho de ser mujer soy más débil y por eso necesito la protección del Estado, y eso es mentira.

Por respeto a todas las mujeres que lucharon por la igualdad en momentos de desigualdad absoluta.

Por respeto a todos los niños varones, a vuestros hijos, a los niños que hoy tienen unos derechos que en la situación actual van a perder cuando lleguen a la mayoría de edad por el único hecho de haber nacido con sexo masculino.

Por respeto a mi padre y a mis abuelos, al hombre que amo y a todos los hombres maravillosos que hay en mi vida.

Por respeto a mi madre y a mis abuelas y a todas las mujeres que me han educado haciéndome sentir orgullosa de ser mujer y haciéndome capaz de estar con un hombre únicamente por amor y no por depender de él económicamente.

Y os animo a todas a que hagáis sentir nuestra voz y a romper el engaño de esas otras mujeres que dicen que hablan en nombre de todas las mujeres, porque la voz del abuso no es mi voz ni la vuestra, ni la voz de las madres de los hombres que están viviendo esta situación, ni la voz de las hijas, ni de las hermanas, ni de las segundas esposas...

Que se oiga también nuestra voz: La voz de las mujeres justas”