Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Capitulaciones matrimoniales

(más vale prevenir que curar)

¿Porqué este folleto?

Surge de la pregunta que me quedó tras vivir una separación espantosa en 2007: ?¿qué podría haber hecho yo para evitar esto?? También porque sé que con el tiempo me volveré a enamorar de una muchacha de ojos negros y me preocupa saber cómo evitar que este nuevo romance me acabe costando los hijos, la casa, la mitad del sueldo, procesos judiciales interminables, falsas denuncias y demás.

Porque veo que nadie a mi alrededor conoce la posibilidad de evitar este horror simplemente firmando un papelito en el momento en que van bien las cosas.

Y porque creo que el actual marco legal es un monstruo anacrónico que acabará desapareciendo con los años. Que se rige por patrones obsoletos -la mujer hoy también trabaja, y el hombre no es ese negado que no sabe cambiar un pañal o freír un huevo- y que crea mucho dolor y causa víctimas, que humilla al hombre, que embrutece a la mujer que toma ese oscuro camino y que empobrece la infancia de los hijos

Publicado el

¿Para qué este folleto?

Para que la separación de unas personas que un día se quisieron y que han decidido seguir caminos divergentes no se convierta en una guerra.

Para que no afecte a los hijos que tienen derecho a seguir disfrutando de su padre y de su madre. Y para no tirar por la borda todos los buenos recuerdos de años vividos y cambiarlos por un pesado lastre de rencor.

¿Cómo, dónde?

La jugada sería imprimir el documento que se encuentra al final del folleto y llevarlo a un notario explicándole lo que queréis hacer. Él se lo quedará, lo pasará a papel oficial con los retoques que considere oportunos o los que le indiquéis y os dará cita para al cabo de 15 días. Acudís allí el día indicado cada uno con su DNI y él os lo lee, y después lo firmáis en su presencia. Al cabo de unos días lo podéis ir a recoger.

Algo así debería costar alrededor de 120 €. Se puede firmar al tiempo de contraer matrimonio, antes o después del mismo. También -con la cabecera presentada en el documento anexo- como pareja de hecho, aunque no estéis registrados como tal.

El modelo que presentamos está contrastado con dos bufetes de abogados de familia y es suficiente y exhaustivo.

A pesar de eso, tendréis que adaptar cosas. Pensad que los detalles pequeños no hace falta pactarlos ahora. Para eso está, llegado el caso, el proceso de mediación.

¿Qué validez tiene?

Puede y debe tener carácter vinculante. Para tumbarlo el juez deberá demostrar que es dañoso para los hijos, gravemente perjudicial para uno de los cónyuges o que ha existido error o vicio en el consentimiento. Así como está la justicia en España puede ocurrir cualquier cosa, pero al menos ofrece unas garantías bastante sólidas.

Si en el momento en que se produjera la separación se viera que las circunstancias son tales que lo pactado no fuera la mejor opción, pueden por mutuo disenso, manifestar ambos su intención de privar de efecto las capitulaciones anteriormente otorgadas.

El artículo 1091 del Código Civil dice: “las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes y deben cumplirse al tenor de los mismos”, y el artículo 1278 del dicho C.C: “los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez”.

También el C.C. en su artículo 1328 dice: “será nula cualquier estipulación contraria a las leyes o a las buenas costumbres o limitativa de la igualdas de derechos que correspondan a cada cónyuge”.

¿Qué más podemos hacer?

Envía este pdf a cuanta gente creas que le pueda ser útil, imprímelo y repártelo. Todos deberíamos saber que esta posibilidad existe. Hagamos que sea algo normal, que se convierta en un regalo más que se hace a la feliz pareja que va a tener un crío, o un detalle hermoso que tiene la mujer con el hombre al que quiere.

Socialmente, hay que exigir que la custodia sea compartida por defecto, la mediación obligatoria y gratuita, la justicia justa e igualitaria -concediendo los mismos derechos y obligaciones a ambos progenitores indistintamente de su sexo- y exigir a la fiscalía que persiga de oficio las falsas acusaciones. Y condenar las actitudes nacidas del resentimiento y la revancha de tantas y tantas “mujeres avispa” que se aprovechan de unas leyes injustas para hacerse durante 15 años con una casa que no es suya, con una pensión que es para los menores, pero que se pueden gastar en zapatos o en vino porque nadie les pide cuentas, que no dudan en acusar falsamente de malos tratos o abusos deshonestos a su ex-pareja para conseguir prebendas, y que usan a los niños para castigar al padre, privándole de contacto con sus hijos (y a los hijos del padre, que nadie se olvide).