Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Lo "políticamente correcto"

Excmo. Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

RAMON PASTOR QUIRANT
EXPONE

Que ha visto como a la entrada de la sede de MUFACE en Alicante hay colgado desde hace un tiempo un cartel alusivo a los malos tratos, en el cual aparece un niño diciendo a su madre: ?Mamá, hazlo por nosotros, actúa. Ante el maltratador, tolerancia cero?,

Ante lo cual, SOLICITA

Su inmediata retirada por los siguientes motivos:

PARTE PRIMERA, de la igualdad entre sexos.
a) Tanto este cartel como los otros dos de la campaña incumplen el artículo 14 de la Constitución Española, que habla de la igualdad entre sexos.

Publicado el

PARTE SEGUNDA, del respeto a la infancia.

h) La Ley Orgánica de 1/1996, de 15 de enero, relativa a la Protección Jurídica del Menor, modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su artículo 5 habla del derecho de los menores a recibir información:

”1. Los menores tienen derecho a buscar, recibir y utilizar la información adecuada a su desarrollo.

2. Los padres o tutores y los poderes públicos velarán porque la información que reciban los menores sea veraz, plural y respetuosa con los principios constitucionales.

3. Las Administraciones públicas incentivarán la producción y difusión de materiales informativos y otros destinados a los menores, que respeten los criterios enunciados, al mismo tiempo que facilitarán el acceso de los menores a los servicios de información, documentación, bibliotecas y demás servicios culturales. En particular, velarán porque los medios de comunicación en sus mensajes dirigidos a menores promuevan los valores de igualdad, solidaridad y respeto a los demás, eviten imágenes de violencia, explotación en las relaciones interpersonales o que reflejen un trato degradante o sexista.

4. Para garantizar que la publicidad o mensajes dirigidos a menores o emitidos en la programación dirigida a éstos, no les perjudique moral o físicamente, podrá ser regulada por normas especiales.

5. Sin perjuicio de otros sujetos legitimados, corresponde en todo caso al Ministerio Fiscal y a las Administraciones públicas competentes en materia de protección de menores el ejercicio de las acciones de cese y rectificación de publicidad ilícita." La lectura de este artículo nos lleva a conclusiones evidentes: el cartel, de carácter público (incluso se han hecho spots en televisión), y por lo tanto de fácil acceso para los menores, no promueve en absoluto lo referido en el apartado 3, y sí todo lo contrario por su carácter sexista y degradante hacia el padre. Respecto al apartado 4, el pedirle que entre en el terreno de la pura delación por supuesto que les perjudica moralmente. Por último, el apartado 5 nos lleva a exigir el cese y la rectificación de esa propaganda ilícita.

i) La Ley de Enjuiciamiento Civil, en su artículo 770.4, establece que la edad a la cual pueden ser oídos los hijos judicialmente es a partir de los doce años, y la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, en su artículo primero habla que esta ley es para exigir responsabilidad penal a las personas mayores de catorce años. Sin embargo, el niño de la foto es muy probable que no tenga esa edad ni la madurez necesarias para ser oído por un juez. No es lícito dejar en la boca y en la mente de un niño recomendaciones penales y civiles, con posibles consecuencias muy graves, a nadie, ni siquiera a la madre.

Los niños deben estar para ir al colegio, aprender y los demás derechos y deberes relacionados con su edad, no para delatar a nadie o pedir que se delate por circunstancias que en muchas ocasiones, a pesar de parecer claras, pueden escapar perfectamente a su entendimiento inmaduro.

j) Con ese cartel, pagado por todos los españoles y no sólo por determinadas mujeres para su uso personal, se ha generalizado una situación con excesiva ligereza. Todas las generalizaciones son peligrosas de por sí. Ésta, por sus gravísimas implicaciones a todos los niveles (social, familiar, judicial, etc.), es sencillamente deleznable.

Un niño –y más de la edad del representado-, por serlo, desconoce cuáles son las implicaciones de un acto como el que sugiere el cartel en cuestión. No sabe que con las leyes actuales cualquier denuncia puede conllevar un alejamiento de su padre durante un largo período de tiempo, un alejamiento que muy probablemente no hubiera deseado pues él tal vez no tenía ningún problema con su padre y lo que había entre ellos era una perfecta relación y cariño mutuos. Que un hombre discuta o incluso maltrate a su mujer, o viceversa, no nos tiene que llevar a pensar de forma tan simplona como que eso deba afectar necesariamente a los hijos.

Las relaciones entre adultos son un mundo, y las de ellos con los hijos puede ser perfectamente otro mundo. En la Edad Media se castigaba a los hijos por los delitos de los padres, ¿hacemos ahora lo mismo? Bien poco ha avanzado el ser humano en la inteligencia y la civilización si sigue por ese camino, y mal haríamos en consentirlo.