Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Lo "políticamente correcto"

Excmo. Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

RAMON PASTOR QUIRANT
EXPONE

Que ha visto como a la entrada de la sede de MUFACE en Alicante hay colgado desde hace un tiempo un cartel alusivo a los malos tratos, en el cual aparece un niño diciendo a su madre: ?Mamá, hazlo por nosotros, actúa. Ante el maltratador, tolerancia cero?,

Ante lo cual, SOLICITA

Su inmediata retirada por los siguientes motivos:

PARTE PRIMERA, de la igualdad entre sexos.
a) Tanto este cartel como los otros dos de la campaña incumplen el artículo 14 de la Constitución Española, que habla de la igualdad entre sexos.

Publicado el

PARTE PRIMERA, de la igualdad entre sexos.

a) Tanto este cartel como los otros dos de la campaña incumplen el artículo 14 de la Constitución Española, que habla de la igualdad entre sexos. El Ministerio de la “Igualdad” y MUFACE dan por sentado que los malos tratos sólo son del hombre contra la mujer, ya que no han editado ningún cartel en el sentido contrario y de hecho sólo mencionan la palabra “maltratador” dirigido a una señora, nunca “maltratadora” dirigido a un señor. (Puede consultarse su página web al efecto, donde aparecen los tres carteles de la campaña, así como todos los spots propagandísticos realizados en diferentes medios de comunicación, que corroboran lo dicho). Con ello, olvidan conscientemente e injustamente que también existen los malos tratos –sobre todo psicológicos- de la mujer hacia el hombre, así como asesinatos de hombres (el 20% del total según datos estadísticos oficiales) y malos tratos físicos de mujeres a hombres, que aunque inferiores en número no por ello dejan de existir.

El artículo 9.2 de la Constitución establece que “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integran sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. Si se interpreta este artículo como vía libre a la discriminación positiva a favor de la mujer, en aras de remover los obstáculos que impidan su igualdad, nunca se puede presuponer o interpretar que ello equivalga a la discriminación de otro grupo o sexo. La lucha contra la discriminación no se consigue provocando otra discriminación, ni que sea indirectamente, habiendo muchas leyes, como las aquí especificadas, que denuncian este hecho.

Se trata de evitar que se discrimine a un sexo para favorecer al otro, tal como está haciendo precisamente la campaña al plantear una sutil pero inequívoca unidireccionalidad de los malos tratos: la mujer es inevitablemente siempre la víctima, el hombre el maltratador (incluso de los hijos, tal y como puede también interpretarse en cartel con una lectura más amplia, cuando todas las estadísticas oficiales, fácilmente consultables, afirman sin lugar a dudas que la mayor parte de los malos tratos hacia los hijos provienen de las madres, y nadie en su sano juicio ha propuesto legislar discriminatoriamente contra ellas por este hecho).

Estos conceptos injustos hay que rechazarlos de plano en una sociedad democrática.