Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

CONTUMACIA

ATLÁNTICO DIARIO R.S. - vigo - 15-07-2008

El juez imputa un delito de desobediencia a Míguez al negarse a decir dónde está la niña de Moaña

El fiscal pidió prisión provisional para la presidenta Alecrín, que reclama un acuerdo entre los abogados de la familia

Ana Míguez en el ojo del huracán. La presidenta de Alecrín fue el objetivo ayer de todos los focos al revelar que declaró como imputada en el caso de la menor de Moaña en paradero desconocido, desde el intento dramático de entregárse al padre y la negativa de esta niña que se aferró a la familia materna.

El Ministerio Fiscal había pedido prisión provisional para ella, pero finalmente el juez no la decretó y se le dio un plazo de tres días para que dijese donde estaba la niña.

Míguez mantiene el secreto porque no está de acuerdo con la sentencia. Mientras, la familia del padre pidió la custodia de la menor.

Publicado el

VER VIDEO EN: este enlace http://www.youtube.com/watch?v=SfA4eseqBaQ

El juez imputó un delito de desobediencia a la presidenta de Alecrín, Ana Míguez, por afirmar públicamente que conoce el paradero de una menor de Moaña que tenía que haber sido entregada a su padre en cumplimiento del régimen de estancia dictado por un juez, con el que además se había mostrado en desacuerdo. El delito de desobediencia puede conllevar penas de seis meses a un año.

Míguez fue citada a declarar el pasado viernes ante el juez, pero no sabía que iba en calidad de imputada. También ese día se encontró con que el Ministerio Fiscal había pedido para ella prisión provisional como medida cautelar, pero la juez sustituta lo desestimó, decretó para ella libertad provisional y le otorgó un plazo de tres días naturales hasta que facilitase el paradero de la madre y de la hija.

Ana Míguez volvió a decir ayer en rueda de prensa que no pensaba decir dónde estaban, y que continuará con su vida normal mientras no decidan otra cosa la jueza y la Fiscalía.

Alecrín pide que los abogados de las partes sigan negociando y se pongan de acuerdo para que la niña pueda integrarse poco a poco con la familia del padre, como se había propuesto en un primer momento con el fin de facilitar las cosas a la menor y preservar su salud mental. Sin embargo, el juez había ordenado que la menor fuese directamente con el padre, con quien pasaría un mes, y que se entregase en el mismo lugar en el que hace unos días se negó a ir con el padre, todo ello en una sentencia que Alecrín tilda de ’demoníaca’.

El meollo de la cuestión para Alecrín es que el juez basa su decisión en el Síndrome de Alienación Parental (rechazo del menor al padre), que fue ideado sin base científica por un ’pre-pedófilo’ y no está reconocido ningún organismo mundial, según afirmó.

’Al padre no le importa el trauma que pueda suponer para la niña, lo único que busca es vengarse de la madre’, aseguró tajante Ana Míguez. Alecrín hace suyas las acusaciones de la madre, por las que habría sufrido malos tratos del padre pero no lo denunció en su día por miedo y ahora no tiene forma de demostrarlo. Ana Míguez manifestó que los agresores no se rehabilitan e insistió en que el padre busca venganza