Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Carta abierta de un condenado

Bilbao 11-7-08

Estimados y admirados señores de Amnistía Internacional:

Mi nombre es Óscar Alberdi Sáinz. El motivo de que os escriba es que después de leer en la prensa vuestro informe sobre la repercusión tras tres años de la ley de violencia de género, me sienta mal.

Primero por hombre y segundo por haber sido condenado por maltrato. Que os diga que fui y soy inocente entra en el terreno de lo creíble o no, aparte de en lo personal.

Pero aquello, aparte de servirme para vivir una pesadilla que aun colea, ya que después de tres años de orden de alejamiento (entre la preventiva y la definitiva aplicada la sentencia en firme) que ha servido para extorsionarme y acosarme; pero como decía , esta situación me ha valido para vivir al otro lado del espejo, que de no haber sido así me hubiera comportado como el resto de personas bien pensantes y vería el tema del maltrato hacia las mujeres con la indignación pero desde la distancia con que la vive toda la sociedad.

Publicado el

Esta carta no es para poner a parir a las mujeres ni dudar de que la violencia hacia ellas no exista. Únicamente que echo en falta en ese informe noticias sobre los hombres.

¿No sufrimos maltrato? No sólo por parte de de nuestras compañeras y la sociedad. Sufrimos maltrato y discriminación por parte de la administración y los jueces.

Ser denunciado por maltrato doméstico implica que pierda mis derechos constitucionales. La presunción de inocencia desaparece y se conculcan otros derechos como la custodia efectiva por parte del juez. Nadie habla de la denuncia falsa. No sabéis lo que eso implica socialmente, anímicamente y moralmente. María Sanahuja, jueza decana de Barcelona la situó en el 70% de las denuncias presentadas en Cataluña en el año 2006.

¿Por que? Por aquel entonces la ley de divorcio y la de maltrato doméstico favorecían descaradamente tanto en lo económico y en la custodia de los hijos y para obtener con menos procedimientos administrativos y de tiempo el divorcio. El año 2005 según esta jueza 150.000 hombres fueron detenidos en España de los cuales solo unos 7.000 casos pasaron a tramitarse; ¿que ocurrió con los otros 143.000 hombres.

Éstos fueron detenidos en su ámbito social, es decir ante sus amigos, o en su ámbito familiar, delante de sus hijos, padres, hermanos, vecinos; en su ámbito laboral, ante sus empleados, compañeros de trabajo, jefes y clientes. ¿Que ocurre con la repercusión social de estos hechos? Estas personas a pesar de haber sido puestas en libertad para siempre van a sufrir la estigmatización y ser señalados toda la vida por esa duda razonable que tendrá sobre su persona la sociedad.

Encima os ponéis nerviosos y os quejáis de que las absoluciones han aumentado. Animad más a los jueces y a los fiscales, cuando éstos ya sufren la presión tanto social, mediática y por parte del ministerio de justicia, y persiguen mas allá de lo razonable este delito; y emiten sentencias como la mía, que a falta de pruebas periciales y de testigos se basó en que el testimonio de mi ex compañera resultaba mas creíble para el juez que el mío; cuando en otros delitos ante la duda razonable el juez no condena...¿No defendéis en todo el mundo la libertad de los jueces y tribunales?, ¿las garantías procesales?, ¿los derechos del reo?.

¿Por qué las cifras del ministerio de justicia, del poder judicial, del ministerio del interior y del observatorio para el maltrato doméstico no coinciden? Y no solo este año, sino que desde el año 2003 viene siendo habitual que no coincidan ninguna.

¿Por que no se ofrecen públicamente datos de hombres muertos?; ¿no los hay?, ¿que raro? Que sean menos no implica que algo se mueva trágicamente y hacia mal destino. Según tengo entendido, y ya que estos datos solo se obtienen casi extraoficialmente y si me equivoco me corregís, en el año 2006 fueron 38. (Mujeres 78).

Otra cosa que no habéis calculado es el de las estadísticas de suicidios de hombres que en mitad o después de un proceso de separación convulso, se han quitado la vida. El año 2006 anduvieron sobre los 400 y el año pasado creo que fueron 638. El de mujeres es de una cifra muy inferior y casi anecdótica. (Esto ultimo suena fatal pero espero que lo interpretéis con la honestidad con que lo he detallado).

Tampoco habéis comprobado la cantidad de hombres que teniendo un convenio regulador para ver a sus hijos y cumpliendo escrupulosamente en lo económico no ven a sus hijos; y los jueces a pesar de darles la razón y dictar sentencias nada pueden hacer ante lo tozudez de una mujer. Ya sé que se están produciendo sentencias favorables ahora hacia los hombres en este ámbito, pero ¿sabéis el peregrinaje que ha de emprender un hombre para conseguir ver a su hijo?, ¿la sangría económica que le supone en abogados, procuradores y juicios; y la emocional, el desgaste de años?

¿Por qué la custodia de los hijos siempre ha de ser de la mujer? Esta se te concede si ella esta de acuerdo, es decir, para que un juez te la otorgue pregunta antes a la madre y si ella esta de acuerdo puedes obtenerla. Según el articulo 138, creo, del nuevo código penal, un hombre condenado o que haya sido imputado por maltrato domestico, jamás, pero jamás de nunca, podrá solicitar ningún tipo de custodia sobre sus hijos. (corregirme si me equivoco)

Vuestro informe lo he leído desmenuzado en la prensa y corriendo en el trabajo de vuestra pagina Web. ¿Habláis de los derechos del niño a criarse en contacto con sus dos progenitores?

Un extranjero sin su situación regularizada si es denunciado (solo con ser denunciado) se vera inmerso en otro procedimiento: el de expulsión del país.....

Tampoco habéis realizado algún estudio sobre los hombres que tras separarse o divorciarse acaban recurriendo diariamente a los comedores sociales. en Bilbao creí leer que el 75% de los hombres de entre 30 y 60 años y de nacionalidad española que acuden a dichos servicios son hombres separados.

¿Que opináis de que mujeres accedan a ayudas económicas después de poner la denuncia? Basta solo la denuncia para recibir ayudas de ayuntamientos, diputaciones o gobiernos autonómicos. Muchas, por la situación en el ámbito familiar en la que quedan tras la ruptura no dudo que las necesiten; pero no es menos cierto que esto se ha de producir no por la denuncia, ya que de esa manera parece que estamos sustentando y alimentando que se levanten falsos testimonios.

La violencia masculina siempre ha sido desgraciadamente física. Y socialmente está aceptado que las mujeres son más de usar el goteo lento pero igual de duro de la psicológica. Pero es curioso que esta esté tipificada sólo contra los hombres. Es decir que una mujer puede denunciar a su pareja o ex compañero por esta y que el peso de la ley caiga de igual modo que si fuera física (sobre todo cuando todos sabemos que estos extremos son muy difíciles de probar); y que un hombre no pueda interponer por el mismo motivo la misma denuncia contra su compañera o ex.

Además si ella usa la violencia y golpea a un hombre se considerara un delito de faltas e irá por la vía civil con una condena que será una multa económica. Si un hombre hace lo mismo conocemos las consecuencias judiciales. Pero si un hombre insulta a su pareja, en un momento que le pierde la boca, se considerará que los insultos son menoscabo y este es violencia psicológica y por lo tanto estará bajo procedimiento penal y enfrentándose a una sentencia que puede ser de cárcel.

Bueno, estableced vosotros el baremo de si esto es justo y de si por el mismo delito no se establecen distintos raseros dependiendo quién y sobre quién se cometa el delito. Para esto es lo que necesitamos un Ministerio de la Igualdad (pero que no sea solo exclusivo para las mujeres); para que haga cumplir la Constitución en la que se comenta algo sobre la igualdad de las personas al margen de su religión, credo, ideas políticas y su sexo…

Hombres inmaduros, con problemas psicológicos, con las drogas y el alcohol, con una educación hacia la mujer inadecuada y trasnochada (o sencillamente idiotas) los ha habido siempre. Pero no me puedo creer que todos los hombres nos volvamos locos y nos dediquemos gratuitamente a maltratar o a asesinar a nuestras ex compañeras y que en muchos casos son las madres de nuestros hijos.

¿Habéis buceado en las posibles causas de este aumento, pero sin culpar al gobierno ni a los jueces?. No me habléis de que encima el sistema funciona mal y hay casos de desatención hacia las victimas mujeres por parte de policía y personal de los juzgados. Se produce en otros casos (recordar el caso de la niña Mari luz). Pero no es sólo exclusivo por parte de las mujeres; todos los ciudadanos la sufrimos. Yo, como hombre me he encontrado en la situación de que siendo objeto de acoso físico y telefónico por parte de mi ex (teniendo yo una orden de alejamiento y queriendo cumplirla escrupulosamente) he querido interponer una denuncia.

Lo quise hacer en el juzgado de guardia de Bilbao. Después de escucharme se me pregunto que por qué no la interponía en la ertzaina (el día antes me presente en la comisaría cercana a mi domicilio y después de oírme me aconsejaron que "la dijera que no volviera" ; buen consejo sobre todo si tengo una orden de alejamiento que me prohíbe bajo pena de 8 meses a 12 meses de cárcel comunicarme con ella).

Después de contarle esto también al funcionario del juzgado, se me recomendó que visitara la 4ª planta en la que esta instalado el juzgado nº 1 de violencia de genero.

Obediente subí y después de volver a contar mi vida y los motivos por los que me encontraba allí, la chica que amablemente me escucho me dijo que la "encargada de eso y la que sabia como tramitarlo no estaba, que lo intentara en el nº 2"; por suerte era el de al lado.

Allí volví a explicar todo, y dos veces ya que la chica que me atendió primero me pidió que esperara y se lo volviera a contar a la que sabía (que en este juzgado no estaba ausente).

Ésta me escucho atentamente y cuando acabó me sentenció que me entendía pero no podía tramitar mi denuncia ya que era "hombre" y esos dos juzgados eran específicos para mujeres....

Dais datos de que 600.000 mujeres han sufrido maltrato y solo un 21% los ha denunciado. ¿Cómo habéis conseguido concretarlo de esa manera tan implacable? ¿A través de una encuesta telefónica?, ¿encargándoselo a un grupo de psicólogos y sociólogos que han elaborado una cifra alarmante que esté en consonancia con el estupor social?

Siempre os he admirado por vuestra labor de conciencia social, por denunciar la injustita en cualquier parte del planeta. Pero existimos hombres invisibles aquí. Hombres cotidianos que no sobrevivimos en una celda olvidada en recóndito país del tercer mundo. Vivimos las inclemencias del primer mundo. Y somos ignorados, despreciados, perseguidos y tratados injustamente por nuestra condición sexual de hombres.

Óscar Alberdi Sainz

http://blogs.elcorreodigital.com/komantxe/2008/7/11/carta-abierta-un-condenado-