Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Una mujer deberá ayudar a pagar la pensión de la hija de su pareja

Un juez argumenta que el sueldo de ella es "otro ingreso" del padre

PERE RÍOS - Barcelona EL PAÍS - 19/06/2008

Las nuevas parejas de los hombres divorciados deben contribuir a pagar la pensión de alimentos de ellos. Se trata de una interpretación novedosa y sin precedentes que acaba de dictaminar el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Girona. Los ingresos de la nueva pareja del padre "coadyuvarán a la sufragación de la pensión", dice la resolución, a pesar de que ni siquiera viven juntos. (se atropella el sentido común y el Derecho)

Publicado el

La sentencia fue dictada el pasado 2 de junio por el magistrado Carlos Peinado Domínguez después de que la ex esposa de Rafael Zarco Murillo presentase demanda de divorcio. El pleito debía dilucidar los asuntos habituales de estos casos, como el régimen de visitas, la cuantía de la pensión de alimentos y la custodia compartida que reclamaba el padre de la única hija del matrimonio. La niña cumplirá cinco años en unos días.

La pareja se separó en 2004 y entonces firmaron un convenio de mutuo acuerdo por el que el padre debía pagar 240 euros mensuales de pensión de alimentos. Un tiempo después la redujeron a 120 euros, también de mutuo acuerdo, a la espera de que el hombre pudiera vender el piso que ocupa y saldar así la deuda acumulada.

Más adelante, la mujer reclamó 300 euros al padre, que tiene unos ingresos mensuales de 900 euros como empleado de mantenimiento y otros 300 euros brutos como árbitro. Ella tiene un empleo mejor retribuido: 2.000 euros brutos al mes.

El juez otorga la custodia a la madre, con el argumento habitual de que la pareja no tiene una relación fluida, y sentencia que el padre ha de seguir pagando los 240 euros iniciales, aunque en la sentencia alude en dos ocasiones a los ingresos de la nueva pareja de esta manera: "Otro ingreso con el que cuenta la parte demandada es la retribución que percibe su pareja sentimental y que el propio demandado cuantificó en unos 900 euros al mes".

Más adelante, el juez rechaza el argumento del padre de que no puede asumir el pago de la pensión porque tiene nuevas cargas, pero añade: "Sí debe ponderarse, por el contrario, que la parte demandada no sólo cuenta en la actualidad con su nómina, sino que su pareja sentimental también obtiene ingresos que coadyuvarán a la sufragación de la pensión".

La nueva pareja, Elena Porras, tiene 37 años y percibe 900 euros del subsidio de desempleo desde marzo, tras ser despedida de la agencia de viajes en la que trabajaba. Los dos, además, viven en pisos separados. Ella en un apartamento de alquiler de 40 metros cuadrados en el municipio gerundense de Llagostera y él en Platja d'Aro, a unos 20 kilómetros.