Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

La insoportable levedad del ser

Cartas al Director LA VOZ DE GALICIA

¿Soy un personaje de ficción?

Autor del comentario:
JOSE RAMON RODRIGUEZ MEJUTO (socio)

Miércoles 02 de abril de 2008

De niño me gustaba imaginar a los personajes de los cuentos compartiendo mi realidad. Aunque no se podían ver físicamente ahí estaban, en mi cabeza. Hace poco tiempo me he dado de cuenta que yo y otros hombres, en circunstancias similares, tendemos a convertirnos en un personaje de ficción de un libro de Milan Kundera. En, ?La insoportable levedad del ser? Kundera escribe: ?El juez otorgó el niño a la madre y condenó a Tomás a pagar por él un tercio de su sueldo

Publicado el

Al mismo tiempo garantizó que tendría derecho a ver al niño un domingo de cada dos.

Pero cada vez que tenía que ver a su hijo, la madre inventaba alguna excusa. Si le hubiera llevado costosos regalos, seguramente habría habido menos obstáculos para los encuentros.

Comprendió que tenía que pagarle a la madre, y pagarle por anticipado, por el cariño del hijo …//…

Un domingo, cuando la madre volvió a anular en el último momento una cita con su hijo, decidió de repente que ya no quería volver a verle nunca en la vida”. Estas frases, esta historia, esta ficción, se publicaron hace más de veinte años y sin embargo lo viven, de una forma similar, muchas personas de hoy en día. Personas que intentan no convertirse en personajes de ficción para sus hijos.

El Día del Padre no pude pasarlo con los míos porque mi ex mujer así lo decidió. No he estado ni un solo día de toda la Semana Santa con ellos. No importa si he intentado hablar con la madre por teléfono varias veces, si he llamado a tres números distintos o si he ido a buscarlos a dos casas, las puertas están cerradas y los teléfonos no responden. Incluso si por ley, firmado y ratificado ante un juez en un convenio regulador, tengo derecho a verlos ese fin de semana, de nada vale ya que al final es la madre la que decide.

Denunciar es la alternativa, me aconsejan, pero ir el Día del Padre a hablar con un policía aburrido de tomar nota a padres de “ficción” no me garantiza que los vea ese día ni que los pueda ver en el futuro. La sociedad y las leyes deben cambiar poco a poco para que nuestros hijos no pierdan a sus padres y madres por antojo del otro congénere. Yo, personalmente, ya no sé qué hacer.

Quizá algún especialista y conocedor de las leyes, pueda explicarme por qué no puedo ver a mis hijos fuera de la hora y media a la semana y dos días de cada quince, ni tan siquiera puedo hablar por teléfono con ellos. Por el contrario cualquier persona, amigo o familiar, que le caiga bien a mi ex mujer podrá estar con mis hijos el tiempo que desee.

¿Por qué tengo que perder a mis hijos y por qué han sido ellos condenados a no tener padre ni familia paterna?

Creo que me estoy convirtiendo en un personaje de ficción al que mi ex mujer borrará, con la ayuda de las leyes y la sociedad, de la memoria de mis hijos con la goma del rencor y el odio.