Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Cambio de custodia por absentismo escolar

ABSENTISMO ESCOLAR

Cambio de guarda y custodia ante la reiteración de la falta de asistencia del menor al colegio.

Del informe Psicosocial elaborado en el procedimiento a través de entrevistas individualizadas, se deduce que ambos padres necesitan de la ayuda de terceras personas para el cuidado y atención del hijo común Alejandro, por cuanto el primero trabaja conduciendo camiones, permaneciendo fuera del domicilio toda la semana, excepto los miércoles y fines de semana, y Doña María Inmaculada regenta un bar.

Publicado el

A la vista de lo expuesto –señala la sentencia-, no puede cuestionarse que, cuando menos, en cuanto a su educación el menor no está debidamente atendido, y que Doña María Inmaculada no está cumpliendo en dicho ámbito las obligaciones dimanantes de la patria potestad, y más concretamente, de la guarda y custodia que le ha sido atribuida, prescindiendo de los motivos que han conducido a dicha situación - es decir si las numerosas faltas de asistencia al colegio de Alejandro son debidas a la dejadez de su madre quien no tiene interés en que su hijo acuda al colegio, o bien si dichas inasistencias obedecen a otros factores, como su imposibilidad por motivos laborales - puesto que lo que aquí se discute, tal y como avanzamos, es cual de los progenitores debe ostentar la guarda y custodia del hijo, por ser el que está más capacitado para su atención y cuidado y para asumir las responsabilidades que la custodia conlleva.

Uno de los principales deberes u obligaciones de los padres es la de procurar la educación de sus hijos que conlleva, como actuación mínima, la de preocuparse de su asistencia al colegio.

Dicho incumplimiento que debemos calificar como grave, y carente de justificación, dada su prolongación en el tiempo - las faltas de asistencia son continuas desde el mes de diciembre en que se matriculó en el Colegio Público hasta el mes de mayo en que se remitió la certificación a este tribunal -y el número de días a que se refiere, prácticamente la tercera parte de los día lectivos-. Puesto que si descontamos de los días transcurridos desde el 13 de diciembre de 2006 hasta el 24 de mayo de 2007 (163 días) los días no lectivos, correspondientes a las vacaciones de Navidad, Semana Santa y Carnavales, y los sábados y domingos (que suman 60 días), quedan como lectivos unos 100 días, de los que Alejandro no asistió 34 días, y lo hizo con impuntualidad 14 días -, resulta inadmisible, por lo que procede acceder a la solicitud de atribución de la guarda y custodia del menor a su padre Gonzalo, por cuanto si bien es cierto que dicho progenitor dado su trabajo como camionero solo permanece en su domicilio los miércoles y los fines de semana, sin embargo ello no es obstáculo a que pueda cumplir las obligaciones y deberes inherentes a la guarda y custodia que se le atribuye, y, en concreto, la de asistencia del menor al colegio, al contar con la ayuda de su núcleo familiar, tanto su actual pareja, como su madre Doña Marisol, quien ha demostrado a lo largo de estos años, tanto se lo pidiera su hijo como si la solicitud proviniera de la madre del menor, que podían contar con ella en todo momento para atender al cuidado de su nieto; lo que desde luego no puede predicarse de Doña María Inmaculada y de su entorno familiar o de amistad, como se desprende de las numerosas faltas de asistencia de Alejandro al Colegio Público Emilia Pardo Bazán, que serían todavía más injustificables, si cabe, de ser cierto - tal y como manifestó al equipo psicosocial - de que cuenta con el apoyo de su pareja y de la madre de un compañero de Alejandro para que el menor pueda acudir con normalidad al colegio.

A todo ello tenemos que añadir, aún cuando no sea la causa principal de la atribución al padre de la guarda y custodia del hijo menor, que con ello se consigue que Alejandro conviva con su hermano Roberto, de un año de edad, (hijo de la actual pareja de su padre).