Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

De la FALSEDAD "femenina" y sobre mujeres patologicamente falsas

Por Miguel Ángel Gallardo Ortiz, Criminólogo, en
http://www.cita.es/conmigo
Página publicada en http://www.cita.es/falsas

Dedicado a la única mujer que, tal vez, sea capaz de mentir por mí Ella sabrá la razón, pero yo se lo agradezco así.

Publicado el

Algunas mujeres tienen un mérito extraordinario al denunciar la falsedad de otras mujeres sin tener especiales simpatías por sus víctimas. Son frecuentes los casos en los que un hombre se muestra en toda su debilidad frente a una mujer cuando se confiesa impotente ante otra a la que pide ayuda para defenderse.

Las abogadas más capaces conocen bien este fenómeno. Pero es mucho mayor el mérito de la mujer que, sin ser abogada, ni estar directa o indirectamente interesada en un juicio, ofrece su información, y su criterio interpretativo siempre superior, al hombre que desesperadamente lo necesita.

La objetividad, necesariamente, ha de ser altruista y abnegada, especialmente cuando se trata de detectar, denunciar, probar y enjuiciar la falsedad. Si se trata de una falsedad de género, ni los hombres por ignorantes, ni las mujeres por identificables, pueden ser completa y absolutamente objetivos.

Pero las víctimas no tienen la obligación de ser objetivas, sino sólo de ser veraces. Y quienes trabajamos para víctimas de falsedades judiciales, siendo veraces, también tenemos que ser eficaces al mismo tiempo que prudentes, para tratar de objetivizar evidenciando los indicadores de falsedad. Sin embargo, es la ausencia de indicadores lo que puede ser más sospechoso. En su obra Breve historia de la mentira de Ulises a Pinocho María Bettetini aborda una apasionante tarea en la que parece haberse olvidado por completo de la mujer, y de todas las mujeres que alguna vez han mentido, como si la mentira fuera sólo algo propio de los hombres que posiblemente no hayan mentido más, sino que es evidente que lo han hecho peor, porque además de haber sido descubiertos, han pasado a la Historia como los grandes mentirosos.

Si una mujer hubiera sido descubierta así, probablemente hubiera disimulado mejor, y las consecuencias no serían tan escandalosas. Las grandes mentiras femeninas no son recordadas, precisamente, por la habilidad con la que se conciben, se ejecutan, y se ocultan eternamente.

Las falsedades más difíciles de combatir son las que parten de la convicción de quien las vive como si fueran ciertas. Nunca sabremos cómo era Mario, pero en Cinco horas con Mario llegamos a intimar con el personaje que magistralmente representó Lola Herrera permitiéndonos comprender lo más profundo de la psicología femenina, según lo percibe y describe su autor, Miguel Delibes.

El síndrome de Münchhausen es el trastorno de fabulación más conocido clínicamente. Se caracteriza por mentiras patológicas y una conducta errante, de hospital en hospital, fingiendo una enfermedad física inexistente. Se hace enloquecedoramente insoportable cuando lo padece una mujer inteligente y realmente querida por varones próximos (marido, hijos, padre, hermanos, amigos, compañeros de trabajo y al final, indefectiblemente médicos, enfermeros y posiblemente, también abogados con los que demandarles civilmente, o acusarles penalmente). Entre la falacia y la fabulación hay todo tipo de brotes de la falsedad fértil.

Hay mentiras de segunda generación, o inducidas, posiblemente mucho más peligrosas que las simples y directas. La mujer, por lo general, no sólo sabe mentir mejor, sino que también hace mentir mucho más sutil, y más hábilmente. Es difícil que un hombre logre su propósito si trata de persuadir a una mujer de que mienta por él. Sin embargo, es tan frecuente que una mujer haga mentir a un hombre, que casi pasa desapercibido. Estas falsedades inducidas llegan a tener consecuencias judiciales auténticamente dramáticas. Más aún cuando se orquestan perversa y maliciosamente en confabulaciones hembristas de mujeres con inteligencia, poder, influencia y recursos económicos. Para enfrentarse eficazmente a ellas, toda la ayuda es poca y siempre nos damos cuenta demasiado tarde, y demasiado solos.

Referencias de otras páginas de Internet:

Denuncias falsas en
http://www.cita.es/denuncias/falsas

Manual para el recién acusado en http://www.cita.es/acusado

Pruebas de falsedad en http://www.cita.es/para/probar/falsedad

Doctrina sobre la falsedad en España en http://www.cita.es/falsedad

Legislaciones sobre la falsedad judicial en http://www.cita.es/falsedades

Catálogo de pruebas periciales en http://www.cita.es/para/probar

Falsedad en documentos electrónicos en http://www.cita.es/digital

Estilemas - estilemática - estilometría - estilómetro en http://www.cita.es/estilema

Traducción de falsedades y falsedad en la traducción en http://www.cita.es/traducir/falsedad

Presentación del proyecto de " Asociación para la Veracidad Judicial (AVJ) " en http://www.cita.es/veracidad

Último borrador de Estatutos publicado en http://www.cita.es/veracidad/estatutos

Para completar este texto agradeceré que se visite y se invite a visitar después de haber leído también la página de Internet
http://www.cita.es/contribuciones

Para consultas, referencias y correcciones, contactar directamente con su autor:

Miguel Ángel Gallardo Ortiz , E-mail: miguel@cita.es Apartado Postal 17083 - 28080 Madrid España (Spain)