Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Sentencia incidente que pide reducción pensión de alimentos

Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Sevilla

Tema: PENSION ALIMENTICIA. REDUCCIÓN

Clase de resolución: Sentencia

Fecha: 19 de noviembre de 2007
Magistrado-Juez: Ilmo. Sr. D. Francisco de Asís Serrano Castro

Resumen: Solicita una modificación de medidas para reducir la pensión de los hijos, se desestima con costas y se envía testimonio a la inspección de trabajo para que investigue la actividad que realiza el padre (demandante de empleo) en la economía sumergida.

Publicado el

Mas actualmente, no es necesario acudir a la prueba de presunciones. A través de la prueba practicada ha quedado meridianamente acreditado que todo el planteamiento del demandante se basa en una falsa apariencia de precariedad: consta que D. Manuel vive con desahogo, disfrutando de lujos y caprichos, como una moto de gran cilindrada que, por supuesto, no está a su nombre, pero de la que sólo, solamente él, dispone; se permite y goza de capacidad para no privarse de unas vacaciones en Galicia...

Todo menos pagar un solo céntimo de pensión para cubrir ni siquiera el más imprescindible sustento de sus hijas.

Mas, con todo, el cinismo en grado sumo ha quedado acreditado a través de la prueba consistente en el informe de detectives aportado y ratificado en el acto del juicio y la prueba testifical de la hija y del Sr. R.. A través de toda esa prueba se ha desmontado toda la estrategia urdida por D. Manuel, pues ha quedado claro que se encuentra trabajando en economía sumergida, como distribuidor habitual de prensa, socio de una cooperativa que sigue, de hecho, actuando y ejerciendo una actividad económica.

Tanto por el detective que ha investigado su actuación, como por el referido testigo que trabaja en el almacén de la empresa D. que distribuye el trabajo entre las cooperativas de reparto de prensa, se ha puesto en evidencia que D. Manuel trabaja allí a diario, acudiendo entre las 3 y las 4 de la madrugada, donde permanece hasta las 5, hora en la que da comienzo (con la furgoneta titularidad de la cooperativa) a su trabajo de suministro de la prensa diaria. El último día que se le ha visto ejercer ese cometido, que ha intentado ocultar, fue en la misma mañana en que se celebró el juicio. El testimonio del testigo al respecto, realmente, hace innecesario cualquier comentario más al respecto.

Por último, pretende justificar su pretensión el demandante, en el hecho de que sus hijas y madre de sus hijas, actualmente han mejorado su situación personal y que sus necesidades se han reducido. Ninguna prueba se ha aportado al respecto, constando que las dos hijas, pese a ser mayores de edad, se encuentran estudiando, no desempeñando ninguna actividad laboral y que D. Gloria desempeña trabajos esporádicos como limpiadora en un bar, cobrando una pensión de 270€ en concepto de incapacidad permanente. Por consiguiente las necesidades sus hijas, hoy en día, precisamente por su edad, se habría no solo reducido sino incrementado (en todo caso su padre siempre ha aportado lo mismo a su sustento, es decir, nada); resultando incluso amoral reprochar a D.ª Gloria que se procure ganar honradamente la vida, procurando a la vez atender al sustento de las hijas a su cargo, y ante la manifiesta, injustificada e indigna falta de colaboración de un padre que, sencillamente, no ha querido ni quiere saber nada de las mismas.

Quinto.- La presente Sentencia se pondrá, de oficio, en conocimiento de la Inspección de Trabajo para que supervise la irregular, ilícita y fraudulenta actuación que el D. Manuel (demandante de empleo) desempeña en el almacén sito en c/ … de SEVILLA, a tenor de lo puesto de manifiesto en el anterior fundamente de derecho.

Sexto.- Las costas del procedimiento se impondrán al demandante por considerar, como se ha dicho, que su actuación procesal resulta temeraria y contraria al principio de buena fe, generándole un perjuicio a la demandada que ha de ser reparado. Todo ello a tenor de lo dispuesto en los arts. 394 de la LEC y 1902 del Código Civil