Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Extinción Pensión compensatoria

Para extinguir la pensión por desequilibrio por «convivencia marital» no es necesario convivir de forma permanente y en la misma vivienda

La AP de Barcelona, en sentencia de 3 de mayo del 2007 declara que evidencia que entre la demandada Sra. Trinidad y el Sr. Ángel Daniel existe, o cuando menos existió, una relación afectiva de pareja, incardinable en el concepto de "convivencia marital", que como causa de extinción de la pensión compensatoria contempla el artículo 86, 1 b) del Codi de Familia.

Publicado el

2. Sentado lo anterior, la Sala, frente al rigorismo exigido antaño y atendida a la realidad social del momento -Art. 3 del CC.-, estima preciso constatar y puntualizar que en la sociedad actual, en que existen distintos tipos y modelos de convivencia, la "convivencia marital" a que hace referencia el mentado precepto del Codi de Familia, debe entenderse como toda aquélla en que se de una relación sentimental de pareja con visos de cierta estabilidad, sin necesidad de convivir de forma permanente y menos en la misma vivienda, toda vez que lo que debe prevalecer y tomarse en consideración para conceptuar la convivencia como "marital", no es el mero hecho de residir siempre juntos los dos miembros de la pareja, sino la existencia de una relación afectiva o sentimental entre ambos, es decir, la voluntad de éstos de ser o de constituir una pareja estable, lo cual acontece, en todos aquéllos casos de parejas, en que habitando cada uno de los componentes de la misma en su propio domicilio o en que comparten vivienda sólo durante algunos determinados días, gocen de los elementos de sentimiento de exclusividad afectiva y estabilidad emocional con vocación de continuidad.

3. Corolario de lo expuesto, es la procedencia de la extinción en este proceso de divorcio de la pensión por desequilibrio económico a favor de la esposa fijada en su día en el juicio de separación conyugal, al concurrir en el supuesto examinado la causa de extinción prevista en el artículo 86, 1 b) del Codi de Familia, y al haberlo así acordado la Juzgadora de Instancia en la sentencia impugnada, procede, sin necesidad de mayor argumentación, en evitación de reiteraciones inútiles e innecesarias, su más plena y total confirmación, con desestimación del recurso contra la misma formulado.

TERCERO.-
Las costas de la presente apelación deben ser impuestas a la recurrente, por imperativo de lo dispuesto en el artículo 398, 1 en relación con el artículo 394, 1., ambos de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

FALLAMOS

Que DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por la representación de DOÑA Trinidad contra la sentencia dictada por la Iltma. Sra. Magistrada-Juez de Primera Instancia nº Dos de Granollers, en fecha veintiocho de septiembre de dos mil cinco, debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS íntegramente la mentada resolución; ello, con expresa imposición de las costas causadas en esta alzada a la nombrada apelante.

Y firme que sea esta resolución, devuélvanse los autos originales al Juzgado de su procedencia, con testimonio de la misma para su cumplimiento.

Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.-
La extiendo yo la Secretaria Judicial para hacer constar que en el día de la fecha ha sido leída y publicada la anterior sentencia estando celebrando audiencia pública. DOY FE.