Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

A propósito del segundo aniversario de la llamada ley del divorcio

Carlos Caldito Aunión.
Badajoz

Todavía recuerdo aquel día, el locutor de televisión estaba contándonos como iba aquello que tópicamente-típicamente denominan año tras año "operación retorno", que si retenciones, que si muertes, que si este año ha aumentado el número de turistas,...

Publicado el

Era el mes de septiembre del año 2004, cuando de repente empezaron a hablar de un asunto que me hizo sentir especialmente sorprendido: ¡No me lo podía creer, estaban diciendo que el Gobierno tenía intención de presentar en el Parlamento un "anteproyecto" para reformar el Derecho de Familia!

Una vez recuperada de la sorpresa, comencé a darme cuenta de que hablaban de acortar los plazos para poder acceder al divorcio, de eliminar la "causalidad", hablaban incluso de equiparar a los homosexuales con el resto de la población respecto a derechos como el de adopción, etc. Y de pronto nombraron lo más esperanzador: Hablaban de custodia compartida de los hijos tras la ruptura de pareja.

Y entonces me dije (incauto de mí) "Ha llegado la revolución Sègoléne Royal". Dirán ustedes que ¿de qué estará hablando este señor? Pues muy sencillo: estoy hablando de la Ministra de la Familia y la Infancia (socialista) de cuando Chirac tuvo que compartir el poder con el Partido Socialista Francés. Pues bien, esta mujer socialista fue la promotora de una profunda reforma del Derecho de Familia en Francia, que implantó por vez primera la Custodia Compartida de los hijos menores tras el divorcio como norma general, y no como algo excepcional.

Por entonces, el que esto les cuenta era el Secretario de Organización de la Federación de Asociaciones por la Custodia Compartida, de ámbito nacional-estatal. Recuerdo que estaba especialmente ilusionado; también especialmente atareado. Puse en marcha, junto con otros padres y madres separados y divorciados una comisión que procuró reunirse en múltiples ocasiones con los diversos grupos políticos con representación parlamentaria. Me decía a mí mismo, después de cada viaje que hacía a Madrid como poco una vez por mes, que el despiste era general entre los "políticos" (por no llamarlo ignorancia).

Fue una experiencia especialmente interesante y de la que podría contar innumerables anécdotas, como la del Sr. Luis Mardones de Coalición Canaria que a punto estuvo de echarse a llorar por ser un abuelo que no puede ver a su nieto, debido a que su hijo está separado y su ex nuera tiene la custodia exclusiva... También recuerdo, y aún no me he recuperado de la sorpresa, como personajes como Lidia Falcón, María Teresa Pérez del Campo o una tal Alemany (presidenta del grupo de mujeres juristas Themis) se movían por el Congreso de los Diputados como "Mateo por su casa", saliendo y entrando de despacho en despacho, mientras la comisión de padres, madres y abuelos de la Federación de Asociaciones por la Custodia Compartida se las veía y deseaba para ser recibida (aquello fue toda una premonición