Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Trabajo desde hace dos años en un Juzgado de Violencia sobre la mujer

. Ha pasado ya tiempo suficiente como para poder extraer alguna conclusión sobre su funcionamiento, y aunque no discuto su utilidad, en la mayoría de los casos, la Justicia es utilizada por las "Víctimas" para obtener algún tipo de beneficio sustentado en mentiras contra sus maridos o parejas, y alentadas por la multitud de organizaciones feministas, ONGS etc., etc., etc., que obtienen grandes beneficios con los supuestos maltratos, a saber:

Publicado el

1) El 90-95% de las "Víctimas", curiosamente, no son de la nacionalidad que mas abunda en este Pais, la española, sino Ecuatorianas, Peruanas, y Bolivianas, que ya han sido convenientemente instruidas por feministas, asociaciones de mujeres, asistentes sociales, etc. de las ventajas del maltrato; preferencia en guarderías, colegios, empleos públicos (las que tienen papeles), puntos extra para acceder a viviendas de protección oficial, obtención rápida de permisos de residencia y trabajo y sobre todo paralización y archivo de cualquier orden de expulsión que pesara sobre ellas por estancia ilegal en España.

Algunas llevan más de dos años en casas de acogida (gestionadas la mayoría por ONGS), con varios hijos y gastos pago y todavía se las sigue ayudando a buscar trabajo porque en dos años no lo han encontrado.

La mayoría de ellas intenta retirar la denuncia (algo imposible en España pero viable en las películas americanas) cuando descubre que aparte de estos beneficios, el maltrato implica expulsión de su pareja.

2) Una simple denuncia de la mujer implica detención inmediata por la policía, que te conducirá esposado a la comisaría y al cabo de uno o dos días de calabozo te llevará al Juzgado, donde mediante un procedimiento muy rápido, en cuestión de minutos y sin prueba alguna en la mayoría de los casos (solo la palabra de la señora) se encontrará expulsado de su casa, viendo a los hijos una vez por semana o cada 15 días y por supuesto manteniéndolos a todos y pagando la hipoteca si la hubiera.

Tras la salida del Juicio, la policía le volverá a acompañar a su casa para que recoja rápidamente lo que pueda, y en la mayoría de los casos no regresará nunca más.

Todo esto va acompañado de una medida de alejamiento, que le impedirá acercarse a la mujer, su domicilio o lugar e trabajo, lo que en caso de incumplimiento casi siempre supone la prisión.

Esto lo único que genera es la posibilidad de convertir una discusión familiar en una ruptura total del matrimonio y poner, ahora si, en autentico peligro a la víctima; ¿alguien se imagina que puede hacer un señor al que en 5 minutos han destrozado la vida

3) Esta Ley genera grandes beneficios para asociaciones, ONGs y demás, que compiten entre si para ver quien atiende a mas mujeres, crea mas pisos de acogida y asesora a mas señoras, incitándolas a denunciar, sea verdad o mentira, y a solicitar todo tipo de prestaciones que ellos se encargan de gestionar -a mas pleitos mas subvenciones y dinerito-.

En el supuesto de que sea muy evidente la falsedad de las denuncias, el fiscal tiene instrucciones de no perseguir a las señoras y "dejarlo estar", eso sí, solo en estos casos de "violencia"; el que quiera que haga la prueba de presentar una denuncia falsa y verá lo que le pasa....

4) En Madrid existen en la actualidad ocho Juzgados de Violencia Sobre la Mujer y próximamente se crearán dos más, imagínense lo que cuesta esto, aparte que nadie puede creerse que haya santísima maltratada como para colapsar ocho juzgados (esto está en relación con los beneficios a los que antes me he referido).