Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Los padres separados denuncian que la Ley del Divorcio ha favorecido la violencia familiar

EL MUNDO, 4 de MArzo de 2007

Portavoces de la federación que los agrupa denuncian además que muchas mujeres se amparan en la ley contra la violencia de género para presentar falsas denuncias y obtener la custodia de los hijos

Publicado el

OLAIA F. JACOB

BILBAO.-
Son dos leyes que en muchos casos avanzan por caminos paralelos; la ley del divorcio y la ley contra la violencia de género.

Es al menos lo que ayer denunciaron desde la Federación Vasca de Padres y Madres Separados, Kidetza. Recuerdan que han pasado dos años desde la aprobación de la ley contra la violencia de género, pero sus víctimas no sólo no han disminuido sino que incluso van en aumento.

Si en el año 2001 fueron 45 las personas muertas a manos de sus parejas en España, en 2005 la cifra se elevaba a 63.

Desde Kidetza recuerdan que detrás de estas agresiones, en muchos casos existen graves desavenencias de pareja que se podrían erradicar con una adecuada Ley del Divorcio que evitara favorecer casi siempre a las mujeres en perjuicio de los hombres. «A golpe de sentencia judicial no se consigue nada», apunta su presidente, Justo Sáenz.

«Lo que hay que hacer es prevenir y evitar a toda costa la discriminación».

«Llevamos tiempo observando que aumenta la petición de guarda y custodia compartida por parte de los hombres», comenta Sáenz. «pero como ésta queda supeditada al consenso entre ambas partes se ha convertido en un arma arrojadiza por parte de las mujeres que acrecienta los conflictos».

Los miembros de Kidetza señalaron en este sentido el incremento de los divorcios contenciosos en Euskadi en cerca de un 7%, suponiendo ya el 35%.

Justo Sáenz señala la Ley contra la violencia de género como un motivo del aumento de la violencia familiar. «En tomo al 44% de las denuncias son archivadas o absueltos los acusados», señaló Pedro Diez, presidente de la Asociación vizcaína, «como esta ley no respeta la presunción de inocencia muchas veces la mujer la utiliza para lograr determinados objetivos en el divorcio».

«Incluso se dan falsas denuncias de abusos sexuales hacia los hijos», comentó Diez, «es urgente perseguir estas conductas porque a la larga se perpetúa la violencia en ellos: aparecen trastornos psicológicos, agreden a sus padres...».

«Es urgente que cambien las dos leyes, porque además de abrir las heridas de la separación tampoco garantizan el cumplimiento de las sentencias», denunció Sáenz.

Los miembros de Kidetza señalaron que un 12% de los progenitores custodios no recibieron la pensión alimenticia en 2006.

«Hay que perseguir a los que pueden hacerlo y no lo hacen, porque si no se está discriminando a las mujeres, y apoyar a los que simplemente no pueden hacerlo», apuntó Sáenz.

El presidente de Kidetza señaló la intención de este colectivo de reunirse con el Lehendakari «para pedirle que ponga en marcha cuanto antes el fondo de garantía para los padres que no pueden hacer frente a las pensiones». «Es inconcebible que Euskadi haya sido pionera en su aprobación y la última en ponerlo en marcha», denunció.

Además, los miembros de Kidetza redamaron un plan de vivienda específico para el colectivo de separados y divorciados, «ya que son muchos los que, pagada la pensión y su parte de la hipoteca, se quedan literalmente en la calle».

Kidetza lleva ocho años ofreciendo un Programa de atención integral e interdisciplinar a familias en crisis que trata de suplir esta carencia y que se ofrece en las tres provincias vascas