Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Maltrato infantil

LA VOZ DE GALICIA 5/12/2006
AL DÍA
Firma: RAMÓN IRIGOYEN

SEGÚN el Ministerio del Interior, 6.400 menores de 18 años sufren anualmente malos tratos. Esta cifra indica, pues, que cada día del año, diecisiete menores sufren la atrocidad de los malos tratos.

Vista la tragedia desde la perspectiva de los accidentes de tráfico con víctimas mortales, hay que concluir que en los hogares españoles, por cada dos personas que mueren en la carretera, tres menores son torturados por sus padres.

(NOTA: en su mayoría madres)

Publicado el

Estos niños tan salvajemente agredidos no sólo podrían llenar las gradas del estadio del Club Deportivo Lugo, cuyo aforo es de 4.800 espectadores, sino que 1.600 se tendrían que quedar en la calle sin entrada.

Consulto a través del buscador de Google una página web que informa sobre la detección de malos tratos físicos a menores y la tengo que leer por encima, por no poder resistir la descripción de los actos brutales contra los menores que allí se relatan.

¿Quién, en su sano juicio, podría llamar padres a esos criminales nacidos por un gravísimo error de la naturaleza que, por desgracia, no está creada para sutilezas sentimentales? Obviamente, en esta espeluznante cifra de 6.400 menores agredidos físicamente, y, en tantos casos, sexualmente violados, no se incluyen los menores que sufren malos tratos psíquicos.

Del mismo modo que la Seguridad Social, hasta ayer, consideraba que las enfermedades mentales uno se las tenía que curar con el lechero, tampoco los malos tratos psíquicos que sufren los menores en familia, por ser psíquicos, no tienen rango jurídico de delitos.

¿Cuántos padres dementes insultan a sus hijos y ponen el mayor empeño en hundirles la autoestima? La cifra -que, por desgracia, será altísima- se ignora, porque es muy difícil de cuantificar.

En el terreno de las relaciones familiares, nunca hay que olvidar el primer principio bioquímico: tanto los padres como los hijos son animales. Por tanto, las relaciones son muy complicadas. Pero, por supuesto, corresponde a los padres, que son los adultos, odiar la violencia y crear un ambiente de máximo respeto entre todos, y de un amor incluso a prueba de bombas.

Si, por ejemplo, cae una bomba en casa, los padres no deben empeorar la situación dándole un navajazo al niño o a la niña.

Comentario: en los tiempos de "vascos y vascas", el no distinguir entre padres y madres en el comentario no parece neutro. No es políticamente correcto atribuir a las mujeres maltrato, pero... las noticias asociadas aportan información más precisa.