Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Cuando ellos son los maltratados

LA VOZ DE GALICIA

LOS DOMINGOS DE LA VOZ 3/12/2006

Una mujer acude a comisaría y denuncia una agresión.
Un parte médico de lesiones lo confirma. Si el culpable es su novio, su marido o su pareja, es seguro que las próximas horas las pasará en el calabozo.

Los inocentes hablan de discriminación legal

Ana Rodríguez /texto
César Quian/ fotos

Publicado el

De lo que supone exponerse a una denuncia por malos tratos sabe mucho A. G., coruñés que prefiere mantener su anonimato para narrar su historia, una historia que él mismo define como la de un supuesto maltratador maltratado.

Cuenta que, después de 15 años de matrimonio, problemas con su familia política empezaron a enturbiar la relación de pareja hasta el punto de que, en vísperas de la boda de una de sus cuñadas, después de que, según él, no hubiera pasado nada.

«Me pidió las llaves del coche y yo le dije que no. Discutimos y a ella le dio un ataque de ansiedad en la calle», continúa, y añade que, una vez presentada la denuncia, sin más, se vio obligado a pasar más de veinte horas en el calabozo.

«Y luego vino lo peor, el peor error que he cometido en mi vida, que fue dejarme convencer por mi abogada y declararme culpable de un forcejeo que, en la sentencia, se convirtió en un delito de violencia de género y a mi me convirtió en un maltratador», cuenta este hombre, sin trabajo desde que se supo de la condena y que en los últimos meses se ha visto inmerso en una guerra de denuncias con la que ya es su ex mujer.

«La mayoría son por el niño, porque lo que empezó como una separación más o menos amistosa ahora es una guerra a todas luces», matiza.

Una última denuncia por unos supuestos insultos de A G. a su hijo le obligan a ver a su hijo dos horas cada quince días, bajo vigilancia y en un punto neutral