Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

La gran mentira de la ?violencia de género?:

Goebbels (Ministro de Instrucción Pública y Propaganda de Hitler) es el autor de una máxima que tiene muchísimos adeptos:

"una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad". La afirmación que, el feminismo ?políticamente correcto? ha conseguido imponer como verdad deja sentir todo su peso en las decisiones de los poderes ejecutivo, judicial y legislativo, e incluso del ?cuarto poder?:

"la violencia doméstica es unidireccional, hombre = maltratador; mujer = víctima".

Publicado el

No hay noticiario de televisión, o de radio, o periódico diario que no incluya entre sus ingredientes, día tras día, algún comentario sobre eso que han dado en llamar la “lacra social” de principios de siglo (según el Diccionario de la Real Academia, lacra es sinónimo de secuela, cicatriz, daño ocasionado por contagio de una enfermedad, vicio físico o moral…)

Al oír este vocablo acompañando a eso que llaman “violencia de género” la persona que lo escucha se sobresalta y sobre todo llega al convencimiento de que el asunto del que informan los medios de comunicación posee tal magnitud que sólo se puede interpretar como una descomunal e inadmisible tragedia… Bien, pero ¿Qué hay de verdad en todo ello? Veamos la realidad que nos cuenta el Ministerio del Interior en sus estadísticas:

DATOS SOBRE VIOLENCIA Y MALTRATO EN EL PERIODO COMPRENDIDO ENTRE 2001 Y 2005, MINISTERIO INTERIOR, ANUARIO 2005

MUERTES EN EL AMBITO FAMILIAR

Autores: Cónyuge, Ex cónyuge, Novio, Novia, Compañero/a sentimental, hij@s, padre/madre o pariente.

AÑO 2001:
68 mujeres...............64%
38 hombres..............36%
Total.........................106 personas.

AÑO 2002:
77 mujeres.............61%
49 hombres...........39%
Total......................126 personas.

AÑO 2003:
84 mujeres.............63%
49 hombres............37%
Total......................133 personas.

AÑO 2004:
79 mujeres.............71%
31 hombres............29%
Total.......................110 personas.

Año 2005:
71 mujeres..............51,8%
56 hombres.............48,2%
Total......................137 personas.

Cualquiera que “sepa leer” llega de inmediato a la conclusión de que de estas cifras poco o nada se habla en los medios de comunicación… Y por supuesto, no son opiniones, son datos reales de la violencia intrafamiliar en España.

Otro asunto más, del que por descontado tampoco se hacen eco los medios de comunicación: España ocupa el quinto lugar por la cola de los países de la Unión Europea en violencia intrafamiliar; “ranking” que tienen el dudoso honor de encabezar países tan “civilizados” como Alemania, Gran Bretaña, Países Nórdicos…
Insisto: son estadísticas oficiales.

Generalmente en no más del 35% de los crímenes violentos las víctimas son mujeres; pese a ello, el Parlamento ha legislado una normativa especial para castigar "la violencia contra las mujeres" como si ésta fuera un crimen más horrendo que el de "la violencia contra los hombres". (Este es un ejemplo de lo que la "igualdad" significa para el fundamentalismo feminista, esto en castellano se denomina trato de favor…)

Es absolutamente una necedad, una idea delirante, un insulto a la inteligencia, que haya quienes afirmen que las mujeres no son proclives a la violencia (también afirman que poseen superioridad moral respecto del hombre…) y que el recurso a la violencia es algo propio de la identidad masculina.

Es absolutamente increíble que sólo se hable de la violencia que los varones ejercen sobre las mujeres, que se la compare con el terrorismo o cosas parecidas, y que todo ello haya llevado a que el Poder Legislativo haya creado tribunales especiales para juzgar exclusivamente a hombres, que se hayan creado normas que violan el precepto constitucional a la presunción de inocencia (por supuesto cuando se trata de un hombre) el derecho a un juicio justo y con todas las garantías legales, o que si dos personas cometen el mismo delito sean castigadas de manera diferente si se trata de un hombre o una mujer.

Es realmente alucinante que el propio Ministerio de Justicia reconozca, que todo ello ha llevado a un aumento descomunal de las denuncias falsas por maltrato por parte de mujeres inmersas en procesos de ruptura de pareja, con la intención única de obtener ventajas procesales en los pleitos por custodia de los hijos y las disputas por cuestiones patrimoniales; y lo más grave: que el propio Ministro, Juan Fernando López Aguilar, diga que esto es un daño soportable…

Huelgan comentarios.

Pero hablemos también de otras violencias, porque la violencia no entiende de género: