Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

¿Por qué está fracasando la Ley Integral contra la Violencia de Género?

www.forumlibertas.com/Sociedad 06/09/2006

Josep Miró i Ardèvol

Pasado más de un año de su aprobación, las cifras de mujeres asesinadas se acercan a batir un récord. ¿Qué falla?

El fracaso de la Ley es evidente. Una cosa es que sus efectos se vayan notando a largo plazo y otra muy distinta el que tras más de un año de su aplicación (la ley entró en vigor en enero de 2005) los resultados del 2006 amenacen con un macabro récord. La cifra de muertes a 6 de septiembre ya supera las acaecidas en 1999, 2001 y 2002. Y pueden superar el máximo de 72 homicidios del año 2004.

Publicado el

La ley fracasa porque está ante todo construida desde la ideología de género y no desde la interpretación de la realidad. Es un monumento al doctrinarismo cuyos efectos, además, resultan negativos no sólo por su ineficacia sino porque ha judicializado penalmente las relaciones en el seno de las parejas.

Perspectiva de género, una doctrina total

Vayamos por partes. La perspectiva del género, de ahí el título de la ley, es una doctrina que se pretende total, como en el marxismo del que en buena parte es deudora.

En esta interpretación, la sociedad tal y como está constituida, fundamentada en el matrimonio y la familia, donde existe una cierta división de roles, es intrínsicamente perversa porque está sujeta a los dictados de una "clase" dominante: los varones; la familia es un ámbito donde se educa de manera que facilita la violencia contra la mujer.

La teoría que sustenta la fracasada ley es que la violencia contra la mujer, los feminicidios, son consecuencia de la oposición del "macho dominante" a la voluntad de independizarse de la mujer propio de la sociedad moderna.

El hombre asentado en su papel pasado, educado por la familia y la religión judeocristiana en el patriarcado, niega la autonomía de su pareja y a partir de un determinado límite resuelve el conflicto matándola. Naturalmente, como mala ideología que es, no existen datos que avalen estas hipótesis. Más bien todo lo contrario.

Los fallos lógicos de la perspectiva de género aplicada a la violencia

Si la teoría fuera cierta, la violencia y, sobre todo, los asesinatos se darían en mayor medida en las personas educadas en una cultura preexistente más tradicional que en los jóvenes. Pero no es así, la inmensa mayoría de homicidas tienen menos de 40 años, y el 20% menos de 30. Tantos como los mayores de 50 años, el grupo en teoría más peligroso por patriarcal.

Si la teoría fuera cierta, las personas con mentalidad tradicional deberían cometer más homicidios que las "liberales" o "progres". Pero no es así. Las personas unidas por el matrimonio religioso presentan una menor prevalencia de homicidios que las unidas por el matrimonio civil, y a su vez, éstas muchísimo menos que las que tienen vínculos basados en la pareja de hecho.

En el periodo 1999-2005, para el que existen los datos más fiables, la tasa de feminicidios por cada 100 mil matrimonios se mueve con escasas variaciones entre el 0,26 y el 0,35. Resulta casi constante. De manera que si el comportamiento global fuera el de este tipo el número de feminicidios sería más bajo y prácticamente no habría aumentado en relación a 1999.

Para las parejas de hecho la tasa por cada 100 mil uniones es mucho más elevada y oscila entre el 2.92 y el 4.65. Esto significa de promedio 10 veces más posibilidades de homicidio en una relación de pareja de hecho.