Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

¿Y los hombres...?

En estos momentos procedería una revisión seria y científicamente contrastada de cómo se están a tomar los datos y cómo se hacen los cuestionarios sobre el maltrato (pero por gente independiente y en la que sus puestos de trabajo no dependan de que la violencia de género exista). Sanahuja fue la primera en decir que hubo un aumento de denuncias falsas; datos que se confirmaron cuando se publicó que el treinta por ciento de las denuncias en el País Vasco se desestiman

* Publicado en Hika, núms. 171-172 (2005) y en Pensamiento Crítico.

** Amaia Beranoagirre Arteaga es psicóloga.

Publicado el

Un porcentaje de las denuncias falsas o infladas se debe la que algunos abogados incitan las mujeres a poner denuncias de maltrato para facilitar la separación legal; en muchos juicios valle todo con tal de ganar. Otro porcentaje de mujeres está utilizando la facilidad actual para poner denuncias sin que nadie lo compruebe y arropadas por lo “políticamente correcto”, como instrumento de agresión y dominio de sus parejas: «si no funcionas como yo digo, te denuncio»; los hombres frente a esto no tienen ninguna defensa.

Cuando llega una mujer a una institución diciendo que es maltratada, se cuenta cómo tal, sin que se contraste la veracidad de lo que dice (frente a la actual presión social, nadie osa probar la veracidad o no del testimonio de una mujer que dice sufrir maltrato).

Otro de los instrumentos que se toman como referencia del maltrato es la encuesta del Instituto de la Mujer, cuando no se sostiene la metodología empleada, ya que sólo se pasó la mujeres. ¿Cuántas de las preguntas de tal cuestionario no darían positivo en caso de pasarla también a hombres?

Ejemplo de algunas preguntas:

1. Le impide ver su familia o tener relaciones con sus amigos? Los hombres se distancian más de sus familias de origen que las mujeres; estas arrastran cara sus familias. En cuanto a los amigos, cuantas mujeres se enfadan y montan a bronca cuando sus parejas vienen de estar con los amigos, en vez de hacer ellas el incluso, esto es, cultivar su vida social?

2. Le quita el dinero que usted gana o no le da bastante para mantenerse? Cuantas mujeres controlan todo el dinero que entra en casa, dándoles una paga a los hombres?

3. Hace oídos sordos a lo que usted le dice, no tiene en cuenta su opinión, no escucha sus peticiones? Cuantas mujeres no quieren escuchar hablar de los temas que a sus hombres les interesan? Cuantas toman decisiones sobre toda la familia, incluso la economía sin tener en cuenta a opinión de sus parejas? Cuantas mujeres no saben ni les importa el que sus parejas quieren, les gusta??

13. Se enfada sin que sepa la razón? Que pregunten a los hombres cuantas veces se enfadan sus parejas sin que sepa la razón.

14. Delante de los hijos dice cosas para no dejarla en buen lugar? Que pregunten a los hombres cuantas veces lo hacen las mujeres: «inútil, vago?». Y en las separaciones, son mayoría las mujeres que, teniendo la custodia, van alejando a sus hijos y hijas de los padres, descalificándolos; son mayoría los hombres que son alejados de sus hijos e hijas por sus ex en el llamado síndrome de alineación parental.

Bien, todo el mundo podríamos pasar las preguntas del cuestionario a los hombres que conocemos, padres, maridos, hermanos, amigos?; si se pasara ese cuestionario a los hombres, podría dar cómo resultado que las mujeres también maltratan a los hombres. A mi entender créelo que es un cuestionario que tipifica como maltrato conductas de la vida cotidiana que no el sonido (las relaciones no son fáciles y no existen relaciones sin conflicto).

Se debe diferenciar el nivel de conflicto existente en toda pareja, del maltrato. Discusiones fuera de tono? las hay en todas las relaciones; hoy en día todo es maltrato. Esto habría que revisarlo y diferenciarlo.

Así como los hombres tienen mayor fuerza física para bien y para mal, creo que las mujeres tenemos más recursos psíquicos y emocionales también para bien y para mal; lo prueban los fenómenos del mobbing laboral, en el que el porcentaje mayor de verdugos para con las mujeres lo constituyen las propias mujeres. Y en el bullying adolescente, en el que los datos muestran como las agresiones soy tanto de chavales como de chavalas; la diferencia es que los chavales tienden más al ataque físico, y las chavalas al psíquico (difamar, aislar?).

En el mobbing laboral y en el bullying, que son ataques psíquicos sobre todo, se observa que mujeres y hombres no se diferencian en el porcentaje de ataques, la diferencia está en que unos usan la agresión física y las otras la psíquica.

Sabiendo que las consecuencias del mobbing laboral ¿acoso psíquico? son las enfermedades somáticas, los suicidios? Los hombres presentan una tasa de suicidios tres veces mayor que las mujeres. La tasa de suicidios en hombres separados es seis veces superior a la de casados, mientras que la separación, el divorcio no incide en la tasa de suicidios de las mujeres.

Sabemos que en el ámbito laboral, público, es muy difícil obtener pruebas del acoso moral; mucho más difícil es en el ámbito personal; si la esto se le añade el actual tratamiento de mujeres y hombres frente a la ley, y la presión socio-política y mediática que, la fuerza de repetir el mensaje mujeres víctimas / hombres maltratadores, se convirtió en una verdad incuestionable, los hombres tienen muy difícil probar que también sufren maltrato. Además de la presión social por la que están muy mal vistos los hombres como víctimas.

En quince años de trabajo con mujeres pude observar como la mayor parte de las mujeres que atendí manifiestan una opinión desvalorizada de los hombres, solucionan las diferencias de género desvalorizando y despreciando el diferente. Una tendencia humana frecuente: ataque al diferente de uno/a incluso/la. Un porcentaje importante de mujeres desvaloriza, desprecia, intenta controlar a sus hombres, pero no tienen ninguna conciencia de que estén haciendo daño. Es tal la presión social sobre la actual visión de maltrato (mujeres víctimas / hombres verdugos), que distorsiona la posibilidad de autocrítica por parte de las mujeres; «lo que ellas hacen siempre está justificado». Muchas mujeres ya consideran maltrato el simple hecho de que la pareja se niegue a hacer las cosas como ellas dicen.

Hombres y mujeres maltratan y son maltratados/las, aunque las mujeres resulten con mayor número de lesiones físicas por la mayor fuerza física del hombre. Como conocer el incidente del maltrato en los hombres, que posiblemente sea principalmente psíquica y con armas de mujer, como el victimismo, la culpabilización del otro y que no se ve como acoso psíquico en la actual corriente social en la que se tiende a instaurar cómo verdad social lo que en realidad no es más que lo políticamente correcto?

Una mujer que se muestra como sufridora o víctima, aunque lo esté empleando para dañar la pareja, hijas, hijos? al mostrarse cómo víctima, se le toma cómo tal; no se ve el victimismo cómo arma. Cuando en la historia de las mujeres el sufrimiento es un arma que las madres a menudo usan para supeditar las hijas sobre todo. La dicotomía mujeres = víctimas / hombres = verdugos, una vez más, reproduce la organización social patriarcal de la que estamos imbuidos /as, a lo que contribuyen cada vez más mujeres.

Dicotomía que perjudica tanto la mujeres como a hombres; a los hombres porque en estos momentos están indefensos frente a la ley y la sociedad; y las mujeres porque una vez más se nos identifica en nuestro papel de víctimas, olvidando una de las reivindicaciones de la psicología femenina que es que las mujeres puedan integrar la agresividad manifiesta cómo parte de su identidad personal y social: agresividad necesaria para poner límites, autoafirmarse, hacerse respetar?

Entiendo la protección positiva a las mujeres frente a la desigualdad física entre hombres y mujeres. Más en el caso del maltrato psíquico, las mujeres parece que psíquicamente somos más poderosas: mayor capacidad empática, mejor manejo y verbalización de las emociones, tanto propias como de los demás, tanto para bien como para mal. No sería necesario tomar medidas de acción positiva para proteger los hombres del maltrato psicológico dada la desigualdad a favor de las mujeres?

* Publicado en Hika, núms. 171-172 (2005) y en Pensamiento Crítico.

** Amaia Beranoagirre Arteaga es psicóloga.