Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Cómo actuar cuando falta alguno de los padres

Si bien tener sólo a la madre o al padre significa una alteración en aspectos psíquicos, físicos y sociales de los niños, esto no necesariamente limita su posterior desarrollo.

(Beatriz Carrasco, psicóloga)

Publicado el

Impacto del "padre ausente" en el desarrollo de los niños Lo importante es no negar la realidad, evitar la creación de "fantasmas" y respetar las inquietudes de los niños. Menos matrimonios y más divorcios marcan el escenario actual en la mayoría de las familias. Cada vez es más frecuente que las mujeres decidan criar un hijo solas. La institución familiar está adoptando, con cada vez más fuerza, la forma de "familias monoparentales", donde destaca mayoritariamente la ausencia paterna.

Los especialistas coinciden en que no se puede obviar esta nueva forma de construir familia, y que en gran medida el impacto que tiene en el niño está dado por el tratamiento que el resto de su familia tenga de esta problemática.

En el caso de los niños, la imagen del padre es especialmente importante al aprender a modular impulsos agresivos, formar el concepto de autoridad y configurar la identidad. Por eso es importante que en distintas etapas de la infancia se beneficien del contacto con un modelo paterno.

Qué hacer

En distintos grados, la ausencia del padre plantea una forma distinta de observar el desarrollo de un hijo. Los niños de estas madres deberán asumir ambos roles a la vez y tendrán pocas vivencias de conflicto en el hogar.

"Muchas veces las mujeres pretenden descartar al padre porque nunca se responsabilizó o porque la relación fracasó. El riesgo es que éste se convierta en un "fantasma", que sin saberlo afecta la relación madre e hijo y aspectos psico-sociales del niño", explica la psicóloga Beatriz Carrasco.

Puede presentarse la inquietud de conocer al padre en distintas etapas de la vida, ya que éste representa una parte de su identidad, haya participado o no de su crianza. Y si bien muchas veces no se cumple la fantasía de ganar un verdadero padre, lo recomendable es escuchar al niño y respetar sus decisiones.

La especialista plantea que cuando no se conoce al padre, aunque se le diga que éste fue violento y abusivo, el niño tiende a construir una imagen ideal de él, como de un héroe. Esto resulta más frecuente en caso de niños hombres, ya que necesitan este referente.

Lo más importante, subraya la psicóloga, es descartar de plano la mentira, que sólo contribuirá a hacer más compleja la búsqueda de identidad que se da durante la adolescencia, y que una vez descubierta, creará sentimientos de ser traicionado.

Efectos en el niño

Muchos trabajos han estudiado el impacto que sufren los niños de familias monoparentales en términos de desarrollo emocional, conductas, probabilidad de enfermedades psiquiátricas, identidad sexual, actitudes futuras hacia el matrimonio e intensidad de las transiciones psicosociales.

Los adolescentes son quienes más sufren a corto plazo inseguridad, soledad y depresión, las que pueden plasmarse en forma de fracaso escolar, conducta delictiva, consumo de drogas y vagancia.
TerraChile

http://www.terra.com/mujer/articulo/html/hof23250,3.htm