Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Carta de Jesús Ayala a la Jueza...

ILMA. SRA. Dª PATRICIA TERESA RODRÍGUEZ ARROYO

JUEZA DEL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº 1

C/ República Argentina, 7 09.200 MIRANDA DE EBRO (BURGOS)

Asunto:
Su auto de veintiuno de julio de dos mil seis, relativo a mi denuncia contra la concejala del Excmo. Ayuntamiento de Miranda de Ebro (Burgos), Dª Natalia López-Molina, procedimiento abreviado 585/2006. Número de identificación Único: 09219 2 0101731 /2006.

Burgos, 25 de agosto de 2.006

Ilma. Sra.:

Publicado el

SOBRE EL PUNTO DE ENCUENTRO DE MIRANDA DE EBRO (BURGOS)

Parece que mi denuncia tuvo una amplia repercusión pública, ya que se reunieron los diversos colectivos, catorce, del denominado Consejo de la Mujer de Miranda de Ebro (Burgos), respaldando a la mencionada concejala, Dª Natalia López-Molina, indicando que sus declaraciones no tuvieron el objetivo que yo denunciaba y que las frases hay que enmarcarlas dentro de un contexto, el de una rueda de prensa celebrada para dar a conocer los recursos de la ciudad para aquellas personas que sufren violencia de género.

No es mi deseo el empezar una lucha, dialéctica, entre hombres y mujeres, sobre cómo deben ser nuestras relaciones, pero sí tener presente como marco la Constitución española, como guía y garantía para todos: hombres, mujeres, niños, políticos, jueces, fiscales, policías, abogados, asistentes sociales, psicólogos, asociaciones, etc., etc.

No me opongo a que Miranda de Ebro (Burgos) tenga un punto de encuentro, aunque pueda objetar que no va a ser, estimo, responsabilidad de ninguna administración, sino que lo va a llevar una asociación privada, eso sí, financiada con fondos públicos, de cuyo hacer diario no se va a responsabilizar ninguna administración pública.

Desgraciadamente, es frecuente que a menudo los hijos no vean a sus papás, con diversas excusas o argumentos, sin que dicha práctica sea debidamente perseguida. Personalmente, en esas condiciones, me merece más confianza que se hagan los intercambios de menores no emancipados ante la policía que es una autoridad del estado, que ante una asociación privada. Prefiero un informe policial indicando las posibles circunstancias por las que un niño no ha podido ver a su papá que cualquier informe de dicha asociación. No tendría ningún reparo si dicho punto de encuentro fuera directa y total responsabilidad del Excmo. Ayuntamiento de Miranda de Ebro (Burgos), pero en ningún momento denuncié el que se vaya a inaugurar un punto de encuentro.

Se están privatizando muchos servicios en que se están tratando derechos constitucionales. Por cierto, un padre de la ciudad de Burgos pidió que los intercambios de una niña se realizaran en el punto de encuentro de Burgos. La jueza le respondió que lo debía solicitar por medio de abogado y procurador. Decisión que respeto, pero parece que no todas las madres quieren utilizar un punto de encuentro. A algunas mamás las debe obligar un juez, pero obligando a gastarse un dinero al padre. Penoso. Si es la ley, bueno es que lo sepamos todos.

25 AÑOS DE LEY DE L DIVORCIO

Personalmente, soy de la opinión que llevamos veinticinco años en que la Ley del Divorcio se viene utilizando mal, sobre todo por los Sres. Políticos que elegimos con nuestros votos y cuyas campañas pagamos con nuestros impuestos.

Los políticos vienen manipulando la ley a su manera, y a mi me da mucho miedo, porque eso genera violencia. Cuando Ud. indica en su auto que el punto de encuentro era una demanda social, judicial y policial me temo que Uds., los jueces, han sido obligados a expulsar, normalmente, a muchos esposos y padres de familia del domicilio familiar, pero no por las posibles maldades del esposo y padre, sino por algo tan sencillo como por falta de un acuerdo entre los esposos y padres, y todo ello en interés de los hijos. Esto, me temo, no lo saben muchos ciudadanos de Miranda de Ebro (Burgos). Parece que nadie ha tenido la obligación de hacer reflexionar sobre dos viviendas, sobre todo cuando hay 200.000 viviendas vacías en Castilla y León. Cada uno sabrá de su responsabilidad.

Estimo que no habrá que recordarla lo que dicen los artículos 91, 96 y 103 del Código Civil, 771.3, 774.2 y 775.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Sin ninguna dificultad vienen admitiendo los juzgados reconversiones de lo que llaman separaciones y divorcios de los que llaman contenciosos en separaciones y divorcios solicitados de mutuo acuerdo o por uno de los cónyuges con el consentimiento del otro. Esto es chocante cuando en la ley, aún no vigente, 1/2006, de Mediación Familiar de Castilla y León, habla, en su artículo 1.- Objeto, de que quedan expresamente excluidos de mediación familiar los casos en los que exista violencia o maltrato sobre la pareja, los hijos, o cualquier miembro de la unidad familiar. Uds., los jueces, vienen admitiendo convenios, en teoría de mutuo acuerdo, cuando el padre ya ha sido expulsado del domicilio familiar, apartado de sus hijos en desigualdad, etc.,

¿ Seguro que se hace de mutuo acuerdo o es más bien bajo una amenaza real de tipo judicial ?.

Claramente hay muchos intereses en utilizar los juzgados para obtener ventajas, y a Uds. utilizarles de verdugos. En efecto, normalmente, no pasa nada por denunciar hechos no demostrables, hayan sucedido o no, exagerados o no, pero hombres son conducidos esposados a la comisaría o al juzgado, quizá delante de sus hijos, por si acaso, por supuesto.

A ningún político se le cae la cara de vergüenza por no haber gastado una sola peseta o euro, dentro de los millones gastados en propaganda de presuntos maltratos y violencia doméstico, de género o como quieran llamarla, para decir a los ciudadanos que existía un artículo en el Código Civil, que ha quedado sin contenido mediante la LEY 15/2005. El 87. Sólo han sabido recomendar violencia no necesaria, en muchos casos. Ruego le lean.

Me temo que el EXCMO. AYUNTAMIENTO DE MIRANDA DE EBRO (BURGOS) no ha gastado un solo euro en comunicar a todos los habitantes de esa ciudad que para separarse o divorciarse no hay que manifestar ninguna causa, ninguna, y que los únicos documentos obligatorios a presentar son, conforme al artículo 770.1ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la certificación de la inscripción del matrimonio y, en su caso, las de inscripción de nacimiento de los hijos en el Registro Civil. Denuncias, órdenes de protección, de alejamiento, etc., sobran.