Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

IRPF Y FAMILIA EN ESPAÑA:

REFLEXIONES ANTE LA REFORMA

Autor: Francisco J. Fernández Cabanillas
Universidad Complutense de Madrid
Universidad de Castilla-La Mancha
(Instituto de Estudios Fiscales)

Publicado el

De todos los grupos es evidente destacar a la familia por razones históricas, sociológicas, antropológicas, etc.
La literatura económica neoclásica ha tratado a la familia como una unidad de producción y consumo que, junto a la empresa y el Estado, constituyen los tres agentes económicos básicos cuyas decisiones y acciones suponen la creación de mercados y el desarrollo de los mismos, estudiando fundamentalmente el problema de la decisión racional o problema asignativo.

Por otra parte, la economía de la organización y de las instituciones estudia el problema de organizar las relaciones entre agentes que cooperan en actividades de producción e intercambio. Si se define organización como entidad a través de la cual las personas se interrelacionan –mediante vínculos contractuales, acuerdos informales o meros sobreentendidos– para alcanzar metas individuales y colectivas (Milgrom y Roberts, 1992), es evidente que la familia encaja perfectamente dentro del concepto.

¿Es la familia una organización o institución eficiente? La respuesta será afirmativa si su diseño minimiza el coste total de transacción. Analicemos someramente varios casos:

A) En las familias con hijos pequeños el Sector Público interviene mediante legislaciones en la búsqueda del bienestar de los niños (como son infans –sin voz– no pueden dar fe de cualquier arreglo contractual con sus padres o cuidadores, es decir, las transacciones no son factibles y la intervención pública se realiza por cuestiones de eficiencia). Del conjunto de leyes reguladoras en España de las rupturas de parejas con hijos de corta edad, inspiradas en el favor filii, se obtendría en promedio, por una parte, una familia monoparental formada por la madre y los hijos (que conviven en la vivienda ganancial y obtienen las rentas del trabajo de la madre y la pensión alimenticia de los hijos), y de otra, en principio, el padre no custodio que obtiene sus rentas del trabajo de las que detraerá el alquiler (coste de uso) de su nueva vivienda y el pago de la pensión alimenticia (en nuestro Derecho no existe límite –por ejemplo el salario mínimo interprofesional– a la embargabilidad de los bienes y derechos del progenitor para el pago del montante de la pensión alimenticia a los hijos).

Una vez aplicado el IRPF en lo referente a la pensión : hasta 31-12-98, el padre tributaría por renta no discrecional con progresividad, y, desde 1-1-1999 “sin progresividad”
(nuestra última reforma ha suavizado algo este problema del Impuesto sobre la “No Renta” de la Personas Físicas).

VEr el trabajo completo en el archivo asociado