Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Amnistía Infantil formula una QUEJA al C.G.P.J.

Queja al CGPJ sobre la presunta Quiebra de la Apariencia de Imparcialidad debida del Juez.

La Asociación Gallega de PAdres y MAdres Separados suscribe la queja también.

Publicado el

SEPTIMO -
Llama igualmente la atención la referencia, en la segunda de las noticias reseñadas en el hecho primero, la mención a la jueza Dª Raimunda Peñafort, pues podemos acreditar si fuere necesario una extraña entrevista en su juzgado con la denunciante y su abogada, en la señora Peñafort daba, instrucciones en tono autoritario, a la denunciante, antes de la celebración de la vista, para que esta ingresara precisamente en el centro de Dª Ana Mª Pérez del Campo (CARRMM), lo que podría demostrar que estaríamos, cuanto menos, ante un caso de falta de imparcialidad, que puede haber ocurrido gracias a esa campaña de "sensibilización" realizada por el CGPJ, a través de su servicio de formación continua a jueces, y que tememos que se pueda estar manifestando en otros casos de otras múltiples formas.

En el mismo sentido una psicóloga que trabajaba con la mencionada jueza nos informó en un tono muy bajo, con miedo a ser oída, de ciertas prácticas de la jueza, que nada tienen que ver con la tutela judicial efectiva de los varones consagrada en el artículo 24 de la CE.

NOVENO -
Entendemos que las presiones y la formación en la ideología de género recogidas en esas noticias, y como toda ideología, parcial y tendenciosa, es especialmente grave cuando colaboran organizaciones que han dado reiteradas pruebas de un carácter extremista e incluso sexista y que de hecho a día de hoy están incursas en distintos causas por presuntos delitos tramitadas ante la Fiscalía General del Estado.

En particular esa específica y peculiar formación en doctrina género a través del servicio de formación, la consdieramos especialmente grave por dos razones:

1. Porque afecta negativamente a los derechos constitucionales de presunción de inocencia, y de apariencia de imparcialidad del juez legal en casos de familia y de violencia sobre la mujer en exclusiva, lo que sería incompatible con la tutela judicial efectiva consagrada en el artículo 24 de la Constitución Española y que el CGPJ se reconoce obligado a garantizar.

2. Porque al ser impartida desde el CGPJ la imagen de los jueces quedan irreparablemente dañada, al asociarse dicha imagen a esos grupos que siendo parte en procesos judiciales, exponen a jueces, que luego han de entender de sus casos, a puntos de vistas incompatibles con el rigor, lo que contaminaría de forma grave a nuestro juicio la capacidad de juicio del juez, y la confianza de la sociedad en su capacidad de decidir en justicia. En este sentido llama la atención la declaración pública de la presidenta de Themis, en las que reconoce que en su organización hay jueces.

por todo lo anterior y por la relevancia de lo denunciado