Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Amnistía Infantil formula una QUEJA al C.G.P.J.

Queja al CGPJ sobre la presunta Quiebra de la Apariencia de Imparcialidad debida del Juez.

La Asociación Gallega de PAdres y MAdres Separados suscribe la queja también.

Publicado el

Curiosamente corresponde a las enseñanzas que Ana Mª Perez del Campo dio a los jueces de síntomas de maltrato, y que sólo tienen que ver con la construcción interesada (con elementos de delirio) del maltrato de género bajo la cobertura del servicio de formación del CGPJ, siendo así transmitida en forma de conocimiento a los jueces lo que afectaría así, a través del prinicipio de inmediación, a sus sentencias.

En la mencionada sentencia también se lee:
”En lo que se refiere a la pericial practicada con <>, ambas peritos refieren, sin entrar a valorar la veracidad o no de los hechos expuestos por la denunciante que las dos recogen en sus informes, que por parte de la misma se produce una sobreinterpretación o exageración de los hechos que expone y así te trabajadora social por ejemplo detalla que esta exageración no sólo se refiere a la interpretación que hace de los hechos vividos, sino también a la manera en cómo los expone puesto que durante el tiempo de la entrevista con la psicóloga, en la que ella estaba presente, observó la angustia, el llanto y la manera en que <> relataba los sucesos concretos, y luego pudo comprobar, que cuando ella sola le realizó la entrevista, la denunciante repetía de manera prácticamente idéntica su forma de relatar lo sucedido y en el mismo estado emocional que había manifestado con su compañera”.

La psicóloga de la Clínica Médico Forense expone igualmente en su informe que durante la exploración <> está emocionalmente desbordada con un continuo llanto descontextualizada, esto es sin relación con los hechos que está relatando.

SÉXTO

Bajo nuestro sensibilidad, esta exposición de los jueces a estos grupos, es percibida como de adoctrinamiento a jueces, lo que quebraría la necesaria imparcialidad al que todos los ciudadanos, varones y mujeres, de todas las edades y condición, tenemos derecho, y como consecuencia de ello, y de forma errónea, estos jueces y magistrados detectarían como situaciones de maltrato aquellas que no son más que actuaciones teatrales de las denunciantes en juzgados, dirigidas por organizaciones de mujeres, gracias a que se pueden estar considerando con una "capacidad especial" para detectar este tipo de actuaciones aprendida en los cursos de formación del CGPJ, cuando en realidad ni la poseen, y lo que pueden creer saber no es más que doctrina acientífica de género, al servicio de unos intereses específicos, que puede estar teniendo la terrible consecuencia de condena de muchos hombres inocentes, y por lo tanto minando la esencia misma de un Estado de Derecho.