Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Alienación Parental según JM Aguilar

S.A.P. Síndrome de alienación parental

El primero en nombrar el Síndrome de alienación parental fue Richard Gardner en 1985, profesor de Psiquiatría Clínica del Departamento de Psiquiatría infantil de la Universidad de Columbia, este definía el S.A.P. como un trastorno que surge principalmente en el contexto de las disputas por la guarda y custodia de los niños, cuando el niño sufre un sistemático lavado de cerebro por parte de uno de los padres.

Publicado el

ORIENTACIONES A LOS PROFESIONALES

En las concepciones de los trastornos mentales, es desgraciadamente habitual la presencia de influencias espurias al propio conocimiento científico.

Existe un profundo desconocimiento profesional sobre su naturaleza, lo que genera un sinfín de errores diagnósticos y de tratamiento. Por otro, tiene que luchar contra un conjunto de creencias sociales que vienen a potenciarlo en toda su extensión.

El principio primun non nocere – primero, no dañar-, no funciona aquí, pues la dejación de la acción, tanto como la lentitud en ésta, son las causantes directas del daño.

Un progenitor es aquel sujeto que satisface las necesidades de cuidado y protección del hijo, un progenitor es un educador.

Evaluación inicial por parte de los equipos Psicosociales adscritos a los juzgados de familia, los psicólogos especializados y los servicios sociales. Al comienzo del proceso de separación requiriendo un seguimiento posterior en distintos momentos. Siendo imprescindible que recoja todos los puntos de vista disponibles, madre, padre, hijos y familia extensa.

La necesidad de una evaluación extensa, que incluya no sólo las circunstancias próximas a la conducta problema, sino una visión global del niño, desde un punto de vista evolutivo, así como el acopio de toda la información posible proveniente de distintas fuentes, sería la estrategia básica para evitar esa dificultad.

Objeto del tratamiento es en este caso la recuperación de la salud psicológica del hijo, y el reestablecimiento de los vínculos con su progenitor alienado.

Mediación o terapia familiar únicamente es viable en los tipos leves de SAP. SAP moderado y severo deben ser acompañadas de un estricto apoyo judicial y policial que permita la separación del hijo alienado de sus fuentes de alienación.

El tribunal de Distrito de Mettman como el Tribunal Regional de Wuppertal denegaron al demandante el derecho de visitar a su hijo basándose en que la mala relación entre los padres exponía al niño a un conflicto de lealtad.

Declaraciones del niño eran, según la alegación del demandante, sumamente importantes, ya que mostraban que la madre predisponía al niño contra su padre y lo hacía víctima del denominado síndrome de alineación parental ( SAP).

Los Tribunales deben averiguar si el SAP está presente y determinar sus consecuencias para el desarrollo del hijo, con intención de establecer el “ verdadero deseo de éste “

El hecho de ser progenitores no puede tomarse nunca como un derecho propio, sino como una continua liberalidad respecto de los hijos, a los que se debe un cuidado y una entrega como mínimo adecuada.