Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

LA CAZA DE LA MUJER

Ayer por la noche oí en un programa de radio una información que me estremeció.

Como la estaba grabando la puedo pasar íntegramente:

Publicado el

Desde que en España se aprobó la Ley del Divorcio, un total de 3.850.000 hombres, que representan el 95% del total de divorcios habidos hasta la fecha, han sufrido por parte de sus ex-compañeras sentimentales actos de violencia jurídico-doméstica, en las formas acostumbradas de "rapto legal de sus hijos", "usurpación de su vivienda y bienes patrimoniales", "parasitismo vitalicio debido a la pensión compensatoria" y “maltrato moral a través de hechos y palabras”.

Asimismo, se estiman en más de cuatro millones los hombres que han sufrido maltrato laboral debido a la discriminación positiva imperante, ya que es negativa hacia el hombre.

El Instituto del Hombre, la institución oficial creada en 1981 para luchar por la igualdad de hombres y mujeres, afirma en su último informe sobre "Violencia doméstica contra el varón" que el perfil de la mujer maltratadora, hoy por hoy, es un verdadero rompecabezas psico-sociológico.

Esto es así porque su denominador común está presente en todos los niveles sociales y culturales, y se extiende por igual a todas las edades (menos los bebés) y a todas las zonas rurales y urbanas.

Según este Instituto, toda mujer tiende por naturaleza a considerar a los hijos como si fueran de su propiedad exclusiva.

Tanto es así, que desprecian el papel del padre incluso desde la gestación, considerándolo poco más que un espermatozoide.

Esta opinión la comparten muchos hombres, sobre todo los auto-llamados progresistas (o también progres de salón o tontoándricos).

Este concepto denigratorio les lleva a maltratar psicológicamente al padre y a dominarlo en todas las facetas de la vida matrimonial, gracias al chantaje emocional ejercido sobre los hijos.

Según el citado informe, en lo que va de año los casos de violencia jurídico-doméstica contra el varón han aumentado un 35% con respecto al mismo período del año anterior. El citado Instituto ha facilitado también los resultados escalofriantes de una encuesta realizada a mil hombres escogidos al azar. Prácticamente todos han sido maltratados durante varios años por sus mujeres, aunque no se han querido nunca separar de ellas porque parece ser que les gustaba ser difamados continuamente con insultos gravísimos del tipo de “eres tontolculo, hijo”.

Estos datos son corroborados por el Instituto Rey Felipe contra la violencia al sexo masculino. Este organismo público informa que "los hombres sin techo, vagabundos y solitarios, lo son en una relación de 20 a 1 con respecto al “sexo” femenino. Remarca especialmente el uso del término “sexo”, en contraposición a la falacia de "género" sustentado por las escasísimas asociaciones feministas que el estado y las comunidades han legalizado y permiten sobrevivir.

Para el Instituto Rey Felipe, este último término no se puede manipular con fines sexistas debido a su carácter exclusivamente gramatical, sirviendo como clasificador de sustantivos, adjetivos o pronombres, pero sin ningún valor semántico.

Aún son peores los datos del "Observatorio del Maltrato Psicológico al Hombre", otra institución más del mismo cariz que las anteriores, y también apoyada por todos los políticos. Según este Observatorio, en los últimos cinco años el aumento de suicidios masculinos (abuelos, padres y niños) está creciendo a una medía de un 7% anual.

De hecho, ya alcanza cifras realmente preocupantes, de más de 250 casos al año, el triple que el de las mujeres asesinadas. Las enfermedades psicosomáticas que padecen estos colectivos, tales como disfunciones sexuales, depresión o hiperactividad, junto a conductas de inadaptación social y escolar, además de las lacras del alcoholismo y la drogadicción, también están creciendo en similar porcentaje.

A todo ello hay que sumar la sangría de los accidentes laborales, que se mantiene estable en los últimos veinte años en unos 1.100 hombres anuales por sólo 30 mujeres. Además, los hombres son las víctimas del 80% de los asesinatos que se cometen en el mundo, el 70% de los asaltados a mano armada, y el 90% de los enfermos de SIDA. Eso, sin olvidar los abundantes casos de violencia contra menores ejercidos por sus madres, y la pérdida creciente de nacimientos de niños varones por abortos seleccionados.

Antes de ahora todo esto no había importado ni nadie se había preocupado. Ahora será lo único que importará.

NOTA: Dada la extensión de este interesante artículo, si deseas leerlo íntegramente (recomendado), deberás consultar el archivo asociado del mismo título, visible en esta misma página.