Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

El movimiento SOS Papá decae tras el encarcelamiento de su líder

LA Voz de Galicia 3/09/2005

(Firma: E. V. Pita | Lugar: vigo)

CUSTODIA COMPARTIDA

Alejandro Urcera cumple cuatro años de prisión por secuestrar a su hijo

Su entorno lamenta que fuese a la cárcel sin resolverse su último recurso. El abogado de la otra parte: Ventura Pérez Mariño

(NOTA: el que tiene poder lo usa)

Publicado el

Un día después de las Letras Galegas, el 17 de mayo, Alejandro Urcera, presidente de la asociación por la custodia compartida SOS Papá en España, recibía la orden de ingresar de inmediato en prisión por el secuestro de su hijo durante dos años. Pese a ello, su voz grabada en el contestador automático de la asociación sigue sonando: «Nuestro horario es de ocho a diez. Deje su mensaje después de la señal». La web www.sospapa.es está sin actualizar desde hace meses y no aparece ningún teléfono de un portavoz que lo reemplace. El último acto público de la agrupación tuvo lugar en abril y consistió en una protesta pública contra la nueva ley del divorcio.

Han pasado ya cuatro meses y medio desde que el vigués Urcera ingresó en prisión para pasar cuatro años entre rejas. Algunos de sus allegados consideran «injusta» su situación y creen que no fueron observadas todas las garantías procesales en el pleito, que condenó por extorsión en el 2003 al líder del movimiento de padres separados en España.

Fuentes cercanas a Urcera lamentaban recientemente que la orden de encarcelamiento llegase de improviso y pese a que todavía estaba pendiente de resolver un recurso en el Tribunal Constitucional. Argumentan que el imputado no debía haber ingresado en la penitenciaría mientras no se hubiese dictado una sentencia en firme. Urcera incluso tenía previsto llevar su caso a Bruselas.

Otra queja de las personas cercanas al encausado es que los informes de los expertos que evaluaron los supuestos daños psicológicos sufridos por el niño beneficiaban a la parte contraria. «Creemos que el juez debía haber pedido escuchar un tercer dictamen que hubiera despejado cualquier duda», lamenta un allegado.

En el entorno del líder que encabezó las protestas de los padres separados se ve con preocupación el «desproporcionado» castigo al padre fugitivo. La primera sentencia lo había condenado a dos años de cárcel. Al carecer de antecedentes, podía seguir en libertad. Sin embargo, ambas partes recurrieron al Tribunal Supremo, quien resolvió en contra del presidente de SOS Papá y le aumentó el castigo a cuatro años.


Un padre separado convertido en bonzo Perfil | A. Urcera

El vigués protagonizó una fuga de tres años

Alejandro Urcera vendió en 1997 algunas de sus propiedades y con ese dinero cogió a su hijo de 13 meses y huyó con él durante 3 años por Estados Unidos y Venezuela. Su ex esposa, durante el juicio penal celebrado en Vigo, declaró entre sollozos que el padre disfrazaba al menor, algo que él siempre negó.

Urcera vivió por América una road-movie, siempre con temor a ser descubierto por la Interpol o los detectives de su ex mujer. En el 2000, el dinero se agotó y el progenitor regresó a Vigo. La madre recuperó al menor y le pagó con la misma moneda: se fugó con el niño al extranjero.

Urcera se unió a otros padres separados que reclamaban la custodia compartida automática. Tomaron el nombre de SOS Papá, al igual que otras agrupaciones similares de todo el mundo. Entre sus acciones destacó el quemarse a lo bonzo (provistos de trajes ignífugos) ante los juzgados.

La huida con su hijo le pasó factura y la ley cayó sobre él para hacer frente a acusaciones de extorsión, desobediencia al juez, lesiones y quebrantamiento del deber de custodia.

(NOTA: el que tiene poder lo usa)