Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

DE LO PERSONAL A LO POLÍTICO

por ERIN PIZZEY

Uno de los debates más interesantes del nuevo siglo podría consistir en dilucidar la cuestión de cómo y por qué se fundó el movimiento feminista en el mundo occidental. ¿Surgió, como explican numerosas periodistas, en respuesta a las necesidades de las mujeres oprimidas del mundo? ¿O fue una creación de las mujeres de izquierdas, cansadas de verse relegadas a funciones serviles en las cocinas de sus revolucionarios amantes?

Publicado el

He comprobado que los hombres no se ayudan unos a otros como hacen las mujeres. Durante miles de años, los hombres han aprendido a trabajar juntos con gran eficacia, pero, llegado el momento, en lugar de organizar ese mismo tipo de ayuda para encauzar sus vidas personales, se vienen abajo.

Así ocurrió cuando traté de abrir un albergue para hombres casi inmediatamente después de haber comprado el edificio principal de Chiswick en que establecimos el albergue de mujeres. Había visto un número suficiente de hombres que eran horriblemente maltratados y necesitaban algún lugar adonde poder dirigirse. Lo que me molestó fue que, aún cuando el Gran Consejo de Londres deseaba poner a mi disposición un excelente edificio en el norte de la ciudad, no pude encontrar ni un solo colaborador económico que me ayudase a obtener dinero para los hombres.

Ahora tenemos ya grupos de hombres que funcionan en la mayor parte de los países. Pero, de momento, carecen de financiación, mientras que los albergues de mujeres reciben millones de libras que, en algunos casos, se malgastan. Sabemos que nuestros hombres jóvenes tienen muchos problemas. Durante los últimos treinta años, los hombres han sido objeto de discriminación en los medios de comunicación y en los centros de enseñanza.

La nueva generación masculina ha asimilado una dieta de retórica feminista que les asegura que son "violadores" y "maltratadores". Eso ponían los carteles que rodeaban el Hotel Savoy cuando acudí al almuerzo de presentación de mi libro Prone to Violence ["Proclives a la violencia"] [5]. Es el libro en que expuse mi trabajo con mujeres proclives a la violencia y sus hijos.

Estaba acostumbrada a los piquetes, porque dondequiera que hablaba o hacía acto de presencia me seguían esas mujeres llenas de odio que, en todo el mundo, mantenían conferencias secretas de las que se excluía a los hombres. En realidad, se han infiltrado en las más importantes instituciones, y las Naciones Unidas están llenas de mujeres decididas a destruir la familia y el matrimonio como instituciones, mujeres que desean que la familia se defina únicamente como grupo de mujeres y niños. Los hombres deben quedar al margen. Su función como padres debe reducirse a servir de bancos de semen y billeteras. Afortunadamente, quienes creemos en el matrimonio y en la necesidad de que los niños convivan con ambos padres biológicos siempre que sea posible, tenemos el tiempo de nuestra parte.

El movimiento feminista está agonizando, mientras sus ancianas defensoras escriben ya libros en que, a un paso de la tumba, lamentan su juventud desperdiciada. Gracias a la interesante obra de Mike Horowitz, Hating Whitey and Other Progessive Causes ["Odiar al hombre blanco y otras causas progresistas"] [6] , sabemos que Betty Friedman era marxista stalinista. Por mi parte, fui tan consciente del trasfondo político de muchas de las denominadas "líderes" del movimiento que escribí un pasaje al respecto en una de mis novelas, First Lady ["Primera Dama"] [7]. En él, habla un agente comunista que es tutor de una de las principales universidades de Inglaterra, y cita a la esposa del Presidente ruso:

"Se lo diré. Fue realmente la esposa del Primer Ministro quien trajo la respuesta. Una mujer encantadora que, mientras hablaba, no dejaba de mirarme. Recuerdo sus palabras exactas: "Empezad siempre la subversión por las mujeres, como en África, ofreciéndoles anticonceptivos, asistencia médica gratuita, facilidades para abortar, etc."