Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

DIRECTRICES PARA LA EVALUACIÓN DE CUSTODIA EN PROCESOS DE DIVORCIO

La Asociación Americana de Psicología (1994) desarrolló 16 directrices a seguir en los procesos de evaluación de custodia.

Las tres primeras se centran en el objeto de la evaluación. Las cuatro siguientes se centran en la forma en la que se produce la evaluación.

El tercer bloque se refiere a cómo se dirige la evaluación.

Son de obligado cumplimiento.

Publicado el

· Directrices orientativas.

1. El mejor interés del menor será el principal propósito de la evaluación.

2. El bienestar del menor es primordial. Aunque los intereses de los padres sean legítimos, ha de prevalecer el interés del menor.

3. Se deberá focalizar la atención en las necesidades del niño, la capacidad de sus padres y el ajuste final. Se incluiría así:

a. Una evaluación de las capacidades del adulto para ejercer su paternidad/maternidad, incluyendo inteligencia, atributos y habilidades y destrezas.

b. Una evaluación del funcionamiento psicológico y necesidades de desarrollo de cada niño, así como de sus deseos, si procede.

c. Evaluación de las habilidades de cada padre para cubrir estas necesidades, incluyendo la evaluación de la interacción entre cada adulto y el niño.

d. Se considerarán también la habilidad de los padres para planificar las futuras necesidades del niño, así como la capacidad de proporcionarle un hogar estable y feliz, y la potencialidad de emitir conductas inapropiadas o negativas que puedan influir en el niño.

Aunque la presencia de patologías pueda ser importante, ya que tienen un efecto sobre el niño y condicionan las habilidades parentales, su detección y evaluación no se considerará el objetivo principal.