Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Informe psicológico ejemplar

[)r. Arnaldo. (iusclla Lavalle xxxx 30.G asel la~redesdeIsur.com

Buenos Aires, 18-06-2005

De mi consideración:

De acuerdo a lo conversado oportunamente me dirijo a Ud. a fin de informarle acerca de las conclusiones a que me llevan las entrevistas individuales mantenidas con el Sr. Néstor CH, las individuales y familiares realizadas con la Sra. Claudia A, su actual pareja conviviente y los niños K y J realizadas entre fines de diciembre de 2005 y fines de abril de 2005 relacionadas con la revinculación paterno filial del Sr. CH con sus hijos.

Publicado el

a) Que llegado al momento actual de Las actuaciones judiciales tanto la justicia corno ellos comparten parte de la responsabilidad de las circunstancias que les tocó vivir a sus hijos, el largo plazo transcurrido y la serie de inconvenientes a que llevó el trámite de tomar una decisión judicial.

b) Que los niños tienen actualmente pleno derecho acerca de relacionarse con su padre, participar de un régimen de visitas y recibir de él los valores de crianza que la patria potestad le confiere. Que aun tomando en cuenta el actual rechazo de los niños a ver a su padre, avalar la disolución arbitraria y de hecho del vinculo, puede tener consecuencias negativas futuras para los niños que la justicia no puede favorecer.

c) Que ellos, en términos de las obligaciones que como progenitores les competen, deben acogerse ambos a un proceso de revinculación familiar con pleno respeto mutuo de los derechos como progenitores.

d) Que deberán asistir a un programa terapéutico especifico dé revinculación. con un terapeuta designado por el juzgado. Este programa. diagramado por el terapeuta. les será informado y será de cumplimiento obligatorio.

Este programa de cumplimiento obligatorio debiera incluir un trabajo terapéutico de sostén y apoyo, reflexión sobre las creencias y modificación de los pensamientos automáticos acerca del tema, la organización de un régimen de contactos escalonado y creciente en tiempo y calidad de tareas a emprender entre los niños y su padre que lleven a un paulatino acercamiento intelectual y emocional.

e) Que la relación terapeuta/autoridad judicial será directa y excluida de las normas que rigen acerca del respeto a la confidencialidad profesional. Que el terapeuta estará en condiciones de relatar en forma inmediata al juzgado sobre irregularidades u obstrucciones al régimen del programa terapéutico y/o eventual régimen de visitas futuro.

f) Que la autoridad judicial establecerá un régimen de sanciones -que el tribunal debe establecer y comunicar a los progenitores-, a aplicar ante esas irregularidades u obstrucciones y que esas sanciones pueden llegar inclusive al cambio en el régimen de tenencia de los niños.

El objetivo de establecer este régimen de sanciones es el de hacer firme en los progenitores la decisión del tribunal de llevar adelante el programa terapéutico y cerrar en la medida de lo posible sin desatender derechos el camino de las dilaciones judiciales que son parte importante en la construcción y mantenimiento del problema.

La acción combinada, la comunicación directa y ágil entre el tribunal y el terapeuta y la existencia de un régimen automático de sanciones como reglas de juego claras y conocidas por los partícipes son absolutamente necesarias para que se pueda esperar un grado mayor de eficacia de las decisiones y salir del mas de lo mismo en que la situación familiar parece estar estancada.

g) Esto debiera quedar claramente por escrito en el expediente como un posible documento de consulta para los niños y tercero en el futuro. Sería adecuado que el terapeuta informara al tribunal cada sesenta días sobre la marcha del programa, como seguimiento. hasta darlo por completado.