Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

LAS BASES IDEOLÓGICAS DE LA VIOLENCIA HUMANA

(Y SU MATERIALIZACIÓN EN LA IDEOLOGÍA FEMINISTA)

La especie humana se diferencia del resto de las especies animales, entre otras muchas características, porque su genética al permitirle generar cultura, con ella nuestra especie trasciende su propia biología.

Ninguna otra especie animal puede hacerlo. Sin lugar a dudas dicha característica es el paradigma más identificador de lo humano; ya que en el devenir de nuestra evolución, el resultado diferenciador de lo que hoy somos está causado por ello.

Publicado el

¿Será capaz el feminismo de llegar a estos extremos?.

Ya hay datos preocupantes que así lo corroboran. Por ejemplo, son frecuentes los casos de jueces que oponiéndose a dictar sentencias inspiradas en los principios de "la ciencia de género", han visto manipuladas sus biografías profesionales y "colgadas" en la red como forma de presión y escarnio personal. Del mismo modo, no son infrecuentes casos similares en catedráticos, profesionales y colectivos de hombres, que luchando por su dignidad como varones, reciben ataques virtuales en sus webs y correos personales o desaparecen sus enlaces de los principales buscadores mundiales....

En el conjunto de dicho proceso de la legitimación y materialización ideológica de "la violencia humana", ¿en que nivel esta en la actualidad, la en su día noble idea de la igualdad feminista?. No debemos olvidar que cuando una idea se fascistiza persigue acabar el proceso descrito, pues no se siente segura hasta conquistar la última fase del mismo.

En síntesis, una ideología cuando se fascistiza pone en marcha el siguiente proceso:

1º.-
El colectivo estigmatizador se define a si mismo como "superior" basándose en la posesión una diferencia biológica que sacraliza; al tiempo que califica de "inferior" al grupo por ellos seleccionado en base a la ausencia de la misma y/o la presencia de alguna otra característica genética las cuales definen como "taras biológicas".

En el caso del feminismo resaltan que la diferencia biológica que caracteriza a las mujeres está centralizada en su capacidad para "engendrar". El feminismo afirma, que dicha diferencia conlleva para las mujeres características bio-psico-sociológicas únicas de "género" ("género", del inglés "gender" = engendrar); razón "sine qua non" de su superioridad natural sobre el hombre.

2º.-
Objetivada su realidad "biológicamente superior", esta ideología se siente legitimada para estigmatizar y discriminar a otros colectivos no iguales a ellas, pues en ellos, al estar ausente en su biología dicha característica superior, ello es causa fundamental de "su peligrosidad social".

El feminismo, estigmatiza a todos los hombres, pues según dicha ideología, por la incapacidad que los varones tienen para "engendrar", se constata que sus correspondientes características "bio-psico-sociológicas" son inferiores. Es decir, los hombres son más primarios, ya que al ser sólo sexo, ello les hace "biológicamente agresores".

3º.-
Dado que en dichos colectivos, sus estigmas son de origen biológico, la ideología en cuestión no sólo no se siente responsable moral de sus desgracias, sino que muy al contrario, los pertenecientes a dicha ideología se definen como las principales víctimas de tales estigmas ajenos.

Para el feminismo, las mujeres no sólo no son responsables de los estigmas de los hombres (genéticamente agresivos) sino que por ello, afirman, las mujeres son sus verdaderas víctimas.

4º.-
En la medida que dicha ideología va adquiriendo poder, se siente legitimada para institucionalizar y legalizar en base a sus valores, sus formas de violencia en cuanto a explotación, corrección biológica, exterminio o provocación del autoexterminio de los pertenecientes al colectivo por ella estigmatizado.

El feminismo concluye, si los hombres por carecer de la capacidad de "engendrar" son "biológicamente violentos", el género (la mujer) se siente legitimado para legalizar contra el colectivo con dichos estigmas (los hombres), cualquier clase de conducta punitiva que considere oportuna, pues ellas (las mujeres), son las verdaderas víctimas y las únicas necesitadas de permanente y total protección y defensa.

Ahora bien, dicho todo lo anterior, siempre hemos de tener presente no confundir nunca ideología con persona (en el presente caso, feminismo con mujer). Nada tienen que ver; pues sabido es, que la mujer también se convierte en víctima, no sólo cuando se enfrenta al feminismo, sino siempre que un familiar suyo varón es atacado por la leyes feministas.

Las y los fascistas siempre han existido y existirán, pero la sociedad en su conjunto es mayoritariamente sana. Nunca debemos perder la esperanza en el ser humano; pero tampoco debemos olvidar que los verdaderos fascistas (mujeres y hombres), a lo largo de la historia han sabido periódicamente alcanzar "el poder", a través de una hábil manipulación de aquellas ideologías que en su momento concreto han tenido una gran aceptación social; sean éstas religiosistas, racistas, nacionalistas, o como en el presente caso....de un cruel sexismo de carácter hembrista.

Agresividad y violencia, con que facilidad ambos conceptos, han sido perversamente amalgamados por los fascismos a lo largo de toda la historia humana y cuan distintos son. Agresividad y violencia versus naturaleza e ideología, motores del devenir humano, eterno ying yang de hombres y mujeres...y probables causas de su finitud como especie.

Pablo el herrero