Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

DEFENSOR DEL PUEBLO DE CATALUNYA INFORMA DEL S.A.P. EN EL PARLAMENTO

EL SÍNDIC DE GREUGES(DEFENSOR DEL PUEBLO EN CATALUNYA) INFORMA ANTE EL PARLAMENT DE CATALUNYA DEL PADECIMIENTO INFANTIL EN LOS PROCESOS DE SEPARACIÓN Y DIVORCIO, DEL SÍNDROME DE ALINEACIÓN PARENTAL, Y DE LA UTILIZACIÓN DE DENUNCIAS PARA ALEJAR A LOS HIJOS DEL OTRO PROGENITOR.

Publicado el

El debate y las prácticas sobre quién de los dos cónyuges tiene que tener la custodia de los hijos ha generado también varias demandas.

Así, se nos ha dirigido una asociación de padres separados que no tienen la custodia de los hijos, denunciando a todos los efectos las consecuencias negativas para los niños que, a su parecer, comportan muchas decisiones judiciales relativas a la custodia de menores.

Especialmente destacan las consecuencias de la carencia de relación de los niños y los adolescentes con uno de los dos progenitores, en este caso el padre. Esta situación podría dar lugar a la denominada "síndrome de alienación parental", que provoca rechazo del padre no custodio y la negativa de los niños a acudir a las visitas.

Estos padres aportaban artículos elaborados desde los ámbitos psiquiátricos y psicológicos, en los cuales se demostraría una actuación manipuladora de la madre por conseguir que los hijos no quieran ver el padre.

A menudo el desacuerdo y la demanda de intervención se fundamenta en los déficits o estilos educativos inadecuados que la otra parte aplica o deja de aplicar. Ha sido, por ejemplo, el caso del padre que pide ayuda por conseguir el seguimiento y el control del absentismo de una hija de la cual no tenía la custodia y no conseguía visitar.

Las tensiones más extremas han aparecido cuando las quejas tienen como fundamento la obligatoriedad por acuerdo judicial de entregar el hijo o la hija a la parte contraria sin que, según una de las partes, se haya escuchado el menor y se hayan valorado adecuadamente los informes existentes, a menudo contradictorios.

Este era el caso de la hija de muy corta edad por ir a vivir con el otro progenitor, que tenía formalmente la guarda pero con el cual la chica no había convivido desde hacía años, y casi no se conocían. Al contrario, también aparecen las quejas por la lentitud judicial a decidir cambios de custodia que se consideran necesarios y urgentes.

En los dos casos acuden a la Institución pidiendo que intervenga por evitar daños irreparables.