Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Siempre hay esperanza

a pesar de todas las adversidades, nuestros hijos merecen que no desfallezcamos, que dediquemos todas nuestras fuerzas a luchar por ellos, a pesar de la lejanía, del rechazo y del sistema.

(Rafael Montero)

Publicado el

Desde mayo de 2002 no he podido estar con mi hija.

Conseguí en marzo de 2004 que se dictaminara el reinicio de la relación paterno-filial, pero el tiempo transcurrido y la alienación parental hicieron imposible el reinicio de tan querido reencuentro.

Mi querida hija mostraba un rechazo brutal, severo, no pude acercarme a ella más que 45 minutos en la segunda visita,no pude realizar ninguna visita más.

En Junio 2004 determinaron desde el psicosocial del Juzgado que interviniera un equipo de salud mental.

En febrero de 2005 le diagnostican una fobia( es un trastorno de ansiedad) al entorno paterno.

Comienza uno de los dos tratamientos posibles: La desensibilización sistemática, es decir: acercar la figura del padre poco a poco hasta que bajen los niveles de ansiedad que le produce a mi hija todo acercamiento al entorno paterno.

ESTE SISTEMA NO FUNCIONA, NO HAY MANERA DE AVANZAR MÍNIMAMENTE.

El jefe del equipo opta por la segunda posibilidad:
LA INMERSIÓN.

La inmersión consiste en someter durante un tiempo prolongado al paciente ante los estímulos que le provocan la fóbia.

Es decir, la menor tiene que estar con el padre, y además un tiempo prolongado, hasta que se le pase el miedo infundado que tiene.

PUES BIEN, LA TUVE TODA LA SEMANA SANTA ( 11 DÍAS ) , Y A LAS 48 HORAS ME VOLVIÓ A LLAMAR PAPÁ DE NUEVO, A PARTIR DE AHÍ MI HIJA HA ESTADO SIMPLEMENTE FELIZ, NO SOLO CONMIGO, SINO CON TODA LA FAMILIA PATERNA.

LA REACCIÓN HA SIDO FANTÁSTICA, UNA VEZ SUPERADO EL PRIMER DÍA EN QUE ESTUVO MUY TRISTE CUANDO LA RECOGÍ DEL COLEGIO.

DE MOMENTO ESTARÁ CONMIGO TODOS LOS FINES DE SEMANA DESDE VIERNES A A SALIDA DEL COLEGIO HASTA EL LUNES POR LA MAÑANA, QUE LA REINTEGRO A LA ESCUELA.

MI HIJA ESTÁ, COMO HE DICHO ANTES, FELIZ, Y YO MISMO, NO OS LO PUEDO LLEGAR A EXPLICAR MUY BIEN, TRAS CUATRO AÑOS EN LOS QUE NO HE PODIDO ESTAR MÁS QUE DOS HORAS CADA SEMANA, Y SOLO HASTA MAYO DE 2002.

Si quereis información sobre la inmersión,tengo algunos informes especializados, y sobre todo, el testimonio de mi hija, después de tanto tiempo.

Por este motivo os quiero enviar un mensaje de esperanza, que nunca tireis la toalla, vale la pena luchar, a pesar de todo, vale la pena por oir de nuevo a nuestros hijos cuando te dicen: Hola papá.

Desde hace mucho tiempo, y ante la lentitud del proceso, decidí quitarme la ansiedad diaria, me coloqué a mi hija en el corazón, y me convencí de que conseguiría recuperarla, aunque fuera pasado años, no sé cuantos, pero estaba convencido de que lo iba a conseguir, a pesar de todo.

No tengais duda de que al final cada uno siembra lo que recoge, aunque por desgracia, muchas veces haya que esperar demasiado tiempo y sufrir mucho para recoger los frutos de tanto esfuerzo por nuestros hijos, pero vale la pena, aunque tarde en llegar.

Un saludo a todos.

Rafael Montero