Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

VEINTICUATRO AÑOS DE VIOLENCIA DE ESTADO, EN NOMBRE DE LA LEY DEL DIVORCIO

De cómo una ley que garantiza libertades es utilizada para crear violencia)

Cuando se va a modificar la actual Ley del Divorcio, con cambios que algunos quieren calificar de espectaculares, considero una necesidad hacer algunas reflexiones jurídicas sobra la ley que se quiere cambiar, y creo poder demostrar que no es tan mala como nos la quieren pintar. Mi opinión es que ha sido maliciosamente manipulada y utilizada, y es lo que ha provocado gravísimos daños, que han sido evitables, a muchas personas.

Publicado el

MIS PEQUEÑAS REFLEXIONES

De dos leyes que hablan, con insistencia, de acuerdos, el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil, los políticos, vienen incumpliendo su obligación de darlas a conocer, conforme se contempla en la Constitución española.

Sólo hablan, una y otra vez, de expulsiones sumarísimas de un esposo y padre del domicilio familiar y de separar a niños de uno de los padres, en desigualdad, cuando tanto en la Constitución española, como en el Código Civil, se habla de plena igualdad jurídica e igualdad de derechos y deberes entre los esposos, lo que ha conducido, en los últimos tiempos, a crear leyes y poner algunos dinerillos en promover las urgencias judiciales en temas matrimoniales y de pareja, que pueden afectar a hijos, y dejando otros aspectos judiciales, también importantes, en la tardanza y la precariedad.

A la vista de lo expuesto, estimo que el lector habrá llegado a la conclusión de que es una barbaridad en temas matrimoniales y de pareja llevar las posibles discrepancias y situaciones conflictivas a los tribunales, cuando el ordenamiento legal vigente permite no convivir si no se quiere con el cónyuge que, en un momento, se eligió y se obligó a inscribir en el Registro Civil.

El primer delito que vienen cometiendo los políticos es no dar una visión, sino global de la posible legislación en materia de nulidad, separación y divorcio, contenida en el Código Civil y Ley de Enjuiciamiento Civil, sí, al menos, dar a conocer los distintos caminos que hay para separarse y divorciarse. Mal hacen todos los políticos cuando no informan, por ejemplo, a una persona que quiera acceder a la separación que puede alegar el cese efectivo de la convivencia conyugal durante seis meses, libremente consentido, y se la embarca en un proceso o procesos que pueden durar años. Mal se las viene aconsejando e informando, cuando todas las esposas, en concreto, debieran saber que para separarse y divorciarse no hace falta ni alegar nada, ni aguantar situaciones no deseadas, que no tienen que ser forzosamente maltratos, ni expulsar al esposo del domicilio familiar, que se tendrá que vender o dejar, quizá, dentro de varios años. Solución precaria de hoy, que creará un drama dentro de unos años a esa misma mujer, con gravísimas tensiones que pagarán todos, empezando por los niños, que todos dicen proteger, que duran años y años.

Sigue una segunda parte. Gracias por su interés.

Jesús AYALA CARCEDO

Valladolid, 27 de Marzo de 2.005