Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Opiniones sobre un juez

COMENTARIO EDITORIAL DE LA ASOCIACION POR LA CUSTODIA COMPARTIDA

www.papahuelva.org

(Tlno. 606.06.68.74 )

Publicado el

D. SANTIAGO GARCIA GARCIA: UN IMPRESENTABLE DISFRAZADO DE JUEZ JUSTO.

(Historia de un sarcasmo judicial con final INfeliz)

Huelva, 27 de febrero del 2.005 (Editorial repuesto de 7/10/04)

Padres sufridores:

La JUSTICIA no es solo un concepto político, que todo ciudadano relaciona inmediatamente con quienes la administran; no, es algo más, es un bien moral, un valor colectivo, que el hombre precisa ver satisfecho cada vez que tiene un conflicto con sus semejantes. Cuando la JUSTICIA falta, la sociedad queda desnutrida y cuando sus servidores son débiles, se delcalcifican los pilares de la convivencia.

Recientemente, la Consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, María José López, ha declarado en unas jornadas de formación organizadas por el C.G.P.J. y la Junta, que “jueces y magistrados deben actuar con mayor transparencia” , al objeto de impartir una justicia “más próxima al ciudadano”, para seguir afirmando que es “apremiante la utilización de un lenguaje transparente y mucha comunicación, de forma que seamos mucho más eficaces a la hora de impartir justicia”, invocando finalmente porque “jueces y magistrados actuen con mucha mayor transparencia” .

Suscribimos estas palabras de la Consejera, y probablemente las suscriban todos los ciudadanos de España afectados por una crisis matrimonial, cuando sufren esta situación, donde tan necesaria es que la Justicia esté cerca y cuando tan lejos se nos coloca, hasta resultar inaccesible. El mensaje de TRANSPARENCIA de la Consejera, lo hacemos nuestro en doble sentido, no solo el de la PUBLICIDAD DE LAS RESOLUCIONES sino también, así lo preferimos, en el conocimiento por el ciudadano de cómo resuelven aquellos jueces en relación a la JUSTICIA ESPERADA, la que emana del sentir popular.

“La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley”. ¿DE LA LEY, dice el artículo 117.1 de la C.Española? . ¿Pero de qué ley? ….¿qué dice la ley?...¿para qué sirve la ley?....¿es igual para todos la ley?...estas preguntas se las hacía recientemente una abuela de Valverde del Camino (Huelva), a quien el destino de la vida quiso que un accidente de carretera acabase con la vida de su hijo, de sólo 32 años. Casado y su esposa embarazada, ésta dio a luz una preciosa niña, nacida con la imponderable desgracia de ser huérfana de padre. Esta buena abuela, en su afán de ver, tocar, sentir a la hija de su hijo, ver en la mirada de su nieta una chispa de aquella caida de párpados de su querido hijo, no tuvo peor fortuna que darse de bruces con una madre que se empeñó en trastocarle a la abuela todos sus sanos instintos.

La abuela pleitea en el Juzgado de aquel pueblo (es partido judicial) por gozar de un simple derecho de visita, la juez se lo otorga en las mismas condiciones que si su hijo viviese y estuviera separado (fines de semana alternos) ….la abuela se da por conforme, pero la madre dice que NO. Recurre en apelación y el pleito cae en manos de un malvado magistrado que lleva por nombre SANTIAGO GARCIA GARCIA, de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva. Este individuo, juez sin alma, persona sin escrúpulos, individuo sin principios, hombre sin vergüenza, profesional desobediente con la ley que está obligado a respetar, “CONDENA A LA NIÑA Y A SU ABUELA” a verse en casa de la abuela UNA HORA A LA SEMANA, del domingo por la tarde.

D. SANTIAGO GARCIA GARCIA, vividor de la toga, titular de una muy probada puñetera conciencia estimó que un fin de semana alterno “perjudicaría el equlibrio emocional de la menor, dado el conflicto que existe entre madre y suegra….”. Humilla a la abuela, premia a la madre por ser conflictiva y condena a la niña a UNA HORA SEMANAL en la compañía de los padres de su difunto padre.

¿Transparencia, proximidad al ciudadano, eficacia de las resoluciones….? . Hermosas palabras las de la Consejera, oidos sordos los que hace este indigno magistrado a los requerimientos de la justicia sentida por el pueblo llano.

No terminan aquí las heroicidades de D.SANTIAGO GARCIA GARCIA, actualmente Magistrado de la Audiencia Provincial de Huelva. Con fecha 4 de junio de 2.002, es ponente de un auto (apelación) en el que, igualmente, se dirime un régimen de visitas, en este caso de otra niña, de cuatro añitos, hija de padres separados en vía contenciosa. Este “genio” de la judicatura, malabarista del Derecho fatuo y hacendado de los 4.000 euros mensuales (netos) que percibe por hacer de su toga un sayo y de sus puñetas un puñal criminal, entendió que …como aquellos ex-conyuges estaban en conflicto, LO MEJOR PARA LA HIJA DE AMBOS ERA INCREMENTARLO, INCENDIAR A LA PAREJA, y con un razonamiento jurídico que cualquier lego en delincuencia judicial lo rechazaría por “patochada” que a nadie beneficia ni convence, dice este dignatario en su auto que a menudo “se olvida que los pronunciamientos judiciales sobre medidas reguladoras de las relaciones paterno-filiales tienen el carácter de reglas de conflicto, conforme a los artics. 154 y ss. del C.c….” que regulan las relaciones paterno-filiales cuando de motu propio los progenitores son incapaces de ponerse de acuerdo.

Y con esta tesis, y en su ánimo siempre torcido para con el interés del menor, este “magnate” de la Judicatura onubense confunde a los destinatarios de aquella resolución con un razonamiento que, en principio, parece elaborado por un bienpensante: “es cierto que está comúnmente admitido por terapeutas y psicólogos familiares que es de suma importancia para garantizar un desarrollo armónico en el crecimiento del menor….ofrecerle algún tipo de comunicación y compañía directa con el no custodio”.

Sigue confirmando esta lumbrera togada y puñeteada que la custodia “es un valor en sí mismo, y supone la responsabilidad de evitar al menor el desasosiego que el eterno desacuerdo con el otro progenitor representa, y que de eternizarse presenta como única solución jurídica la de la privación de la patria potestad al progenitor causante de la perturbación…” que no es otro que aquel que lucha por tener la compañía de su hijo, es decir, siempre el mismo, EL DESGRACIADO PADRE.

En vez de paz en una pareja que se odia, le echa gasolina para que, a ser posible, se maten por cualquier medio a su alcance: el asesinato, el suicidio, la muerte prematura, el destrozo de la vida por depresión e impotencia….Antes, este malvado le destrozó la vida a una abuela. En este auto, se la destroza a un padre, al que condena y priva con ver a su hija sábados tarde y domingo hasta el mediodía de cada fin de semana alterno. Considera igualmente, este generador de desgracias infinitas, provocador de torturas mentales y desequilibrios psíquicos de toda índole, que las vacaciones de verano de la niña en la compañía de su padre deben restringirse a sólo UNA SEMANA de los tres meses estivales.

¡CANALLA, MALNACIDO, CRIMINAL!, gritó el padre de aquella niña cuando le dieron traslado de tan leonina resolución atentatoria contra los más elementales derechos humanos de la infancia. “¡4.000 EUROS MENSUALES DE MIS IMPUESTOS…! Para darle de comer a este jabato de la judicatura en Huelva…”murmuró la abuela de aquella pobre niña que, por abatares del destino y por el mezquino impulso malicioso que esta resolución supuso para la madre de la criatura, aquella niña quedó condenada, vejada, humillada y maltratada para nunca jamás poder ir en la compañía de su abuela a comprarse unos zapatos, ni ir con su abuelo a un estudio fotográfico para “plasmar un recuerdo”…Los sábados por la tarde, todo el comercio de Huelva está cerrado y el domingo por la mañana, también.

Hay muchos SANTIAGO GARCIA GARCIA repartidos por los juzgados y audiencias de España; este que aquí citamos no es “joya exclusiva” de ninguna corona, este es un proceder judical habitual en lo criminal y común y corriente en lo inhumano.