Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Así luchan algunos padres

martes 14 de septiembre de 2004

Un padre separado ridiculiza la seguridad de Buckingham tras trepar a un balcón

Disfrazado de Batman, protagoniza el cuarto incidente en el Palacio Real en plena psicosis antiterrorista

Publicado el

La seguridad de la Familia Real británica volvió a quedar ayer en entredicho cuando un hombre disfrazado de Batman burló la seguridad del Palacio de Buckingham y se encaramó al balcón principal del edificio.

El activista, Jason Hatch, pertenece al grupo «Fathers 4 Justice» [Padres por la justicia], que saltó a la fama hace cuatro meses cuando atacó al premier, Tony Blair, con preservativos llenos de harina púrpura en el Parlamento.

La Casa Real explicó que la Reina no corrió peligro pues está de vacaciones en Escocia, pero el incidente volvió a probar que Buckingham es un coladero en plena psicosis terrorista.

Jason Hatch, de 33 años y con dos hijos, burló todas las medidas de seguridad del Palacio de Buckingham para exigir los derechos de los padres separados británicos

Gonzalo Suárez

Londres-
La reciente reforma de las medidas de protección de Buckingham, anunciada después de que el pasado noviembre un reportero se infiltrara como mayordomo, no logró evitar ayer un nuevo sonrojo para los cuerpos de seguridad británicos.

Armado con una escalera, un activista del grupo «Fathers 4 Justice» [Padres por la Justicia] logró subir al balcón de uno de los edificios supuestamente más seguros del país sin que la Policía pudiera evitarlo.

Una vez allí, desplegó una pancarta con el lema: «Superpapás por la justicia: luchando por los derechos a nuestros hijos». Al cierre de esta edición, la Policía ya había logrado convencerle para que abandonara su protesta.

Según los activistas de «Fathers 4 Justice», su estrategia fue bien simple. Un grupo organizó una protesta en las puertas del Palacio para despistar a los cuerpos de seguridad. Mientras, dos de ellos aprovecharon la confusión para saltar la valla por un lateral. La policía consiguió detener a uno de los manifestantes, disfrazado de Robin, pero no llegó a tiempo para impedir que «Batman» subiera al balcón desde el que la Reina se dirige al pueblo en ocasiones especiales.

Según el Comisario Jefe de Scotland Yard, John Stevens, los policías no dispararon contra el intruso porque desde el primer momento se dieron cuenta de que no era un acto terrorista, sino un mero montaje propagandístico.

Sus compañeros de «Fathers 4 Justice» identificaron al intruso como Jason Hatch, de 33 años, y dijeron que tiene dos hijos de cinco y cuatro años a los que no ha visto hace meses. Mientras, su compañero de protesta, disfrazado de Robin, se mostró sorprendido por la facilidad con que lograron trepar.

«Somos tipos normales, sin entrenamiento, así que si podemos subirnos ahí, cualquier persona puede», declaró a la BBC. La oposición se lanzó ayer a criticar al Gobierno por lo sucedido. El portavoz de Interior conservador, David Davies, criticó que Downing Street «no haya aprendido la lección» de varios escándalos semejantes ocurridos en los últimos meses.


 
Batman en lucha
Un padre en la cornisa de Buckinghan